Le falla “coqueteo” a la IDN

Los seguidores de la IDN lanzaron una rechifla que desconcertó a Mancera.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 16/12/2013 00:00
Le falla “coqueteo” a la IDN

Lo que intentó ser un coqueteo de la Izquierda Democrática Nacional hacia Miguel Ángel Mancera, terminó en un ambiente de tensión ante el abucheo que seguidores de la corriente de la senadora Lola Padierna le hicieron al jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Tras casi un año de distanciamiento con esa corriente perredista, Mancera aceptó ir al informe de la senadora, celebrado en Azcapotzalco, considerado territorio de la tribu que mucho tiempo fue mayoritaria en la capital y que ahora ha venido a menos.

Cuando el jefe de Gobierno tomó el micrófono para dar su mensaje, los seguidores de la IDN lanzaron una rechifla que desconcertó al gobernante, quien, sin embargo, siguió hablando unos cuantos minutos antes de regresar a su silla.

Ante la rechifla generalizada, el esposo de la senadora Padierna —con quien no se habla y a quien ha combatido en varios frentes— intentó recomponer la situación pidiendo respeto y lanzando porras hacia el funcionario, pero nadie le hizo caso y el abucheo no cesó.

Al término del evento, el jefe de Gobierno lució desconcertado y se negó a hablar sobre el asunto, aunque era obvio que no le había gustado nada.

Entre su equipo cercano piensan que la tribu de IDN abusó de la buena fe de Mancera y de su intención de recomponer la relación con esa tribu perredista, en aras de buscar la unidad de la izquierda ante los recientes embates.

La corriente de Padierna fue una de las que impulsó desde el principio la candidatura del ex procurador capitalino para que llegara al Gobierno del DF, pero una vez que el candidato ganador tomó posesión de su cargo empezaron los problemas.

Como esa tribu se sintió menospreciada a la hora del reparto de las carteras que, creían, eran suyas, comenzaron la guerra contra Mancera desde la Asamblea Legislativa, al grado que el esposo de la senadora negoció directamente con la oposición el presupuesto 2013 para la ciudad, echando por la borda el proyecto del nuevo jefe de Gobierno para su primer año.

Eso fue tomado por Mancera como una traición y dio la instrucción a su secretario de Gobierno, Héctor Serrano, de bajarle el protagonismo a la IDN; algunas alianzas le permitieron al titular del GDF ganar espacios vitales en el PRD local y nacional, desplazando a la tribu perredista.

Ante ese embate, el esposo de Padierna intentó por todos lados buscar una reunión con el jefe de Gobierno, quien se negó a recibirlo; ayer estuvieron juntos por primera vez después de muchos meses y ya se vio lo que pasó.

El evento de ayer contrastó con el del sábado anterior en el Metropólitan, donde Mancera acudió al informe del diputado por GAM, Víctor Hugo Lobo —por cierto enemigo de la IDN—, donde se sintió arropado ante la recepción del legislador.

La gran convocatoria de Lobo, que incluyó a los dirigentes nacional, Jesús Zambrano, y local, Raúl Flores, del PRD, e incluso al secretario de Finanzas capitalino, Edgar Amador, contrastó con la de Padierna y su corriente; los resultados también fueron muy distintos.

Las flores que Mancera le echó al legislador son las segundas para ese grupo, pues a principio de mes hizo lo mismo con la delegada Nora Arias, de GAM, pues además de acudir a su informe la puso como ejemplo de trabajo y eficiencia, lo cual deja a los lobos bien parados… a diferencia de la IDN.

CENTAVITOS… El que resultó más guadalupano que un abad fue Marcelo Ebrard, quien el jueves pasado —justo el día de la Virgen de Guadalupe— se convirtió en padre de mellizos —un hombre y una mujer—, por lo que el puente Guadalupe-Reyes tendrá una carga extra  de trabajo para el ex jefe de Gobierno del DF y su esposa Rosalinda Bueso. A ver si en el caso de Ebrard se hace efectivo el refrán de que cada niño llega con su torta bajo el brazo, pues no le caería nada mal una ayudadita ante la mala recha política que lo ha seguido durante varios meses.

Comparte esta entrada

Comentarios