La depresión y Facundo Cabral

En la depresión influyen factores genéticos, biológico-fisiológicos y ambientales

COMPARTIR 
Alfonso Aguilar 17/07/2011 00:00
La depresión y Facundo Cabral

SALUD. Al decir de la Compañía de Mercados Nielsen, las mujeres mexicanas son las segundas más deprimidas del mundo, con una incidencia de 74% —sólo antecedidas por las de la India con 87 por ciento—. El origen de la depresión es variado, ya que en su aparición influyen factores genéticos, biológico-fisiológicos y ambientales (o sicosociales). Hay evidencias de que pueden influir en su aparición fallas en la recaptación de los tres principales neurotransmisores: la serotonina, la dopamina y la noradrenalina, en cuyo caso se requiere necesariamente el uso de fármacos que facilitan esa recaptación.

Mientras en el año 2000 la depresión se ubicó en cuarto lugar en la tabla de enfermedades causantes de discapacidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en 2020 ocupará el segundo sitio. Los riesgos son severos, pues la falta de atención del padecimiento puede llevar a los afectados a una de las complicaciones más temidas: el suicidio.

Un informe de Psychology Today sobre la búsqueda del origen genético de la depresión afirma: “Los datos epidemiológicos disponibles sobre las principales enfermedades mentales dejan claro que las causas no son únicamente genéticas o fisiológicas”. El informe da el siguiente ejemplo: “De los estadunidenses nacidos antes de 1905, uno por ciento padecía depresión a los 75 años de edad. De los que nacieron medio siglo después, seis por ciento padecía depresión a los 24 años de edad”. De ahí que el estudio concluya que un cambio tan espectacular en un espacio de tiempo tan breve sólo puede deberse a factores externos o sociales.

OS sugiero que repaséis lo que decía Facundo Cabral: “No estás deprimido, estás distraído de la vida que te puebla.  Distraído de la vida que te rodea: delfines, bosques, mares, montañas, ríos. No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano cuando en el mundo hay más de seis mil millones. No estás deprimido, estás distraído, por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un solo pelo de tu cabeza, por lo tanto no puedes ser dueño de nada. Además la vida no te quita cosas, te libera de cosas. Te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones. No perdiste a nadie, el que murió simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos”.

OS comento que el hecho de que a partir del pasado siglo XX venga aumentando el número de personas deprimidas en gran parte obedece, además de que la sociedad mundial se ha tornado más competitiva, más conflictiva, más pragmática y menos religiosa y reflexiva, a los malos enfoques que hacemos de nuestra existencia a los cuales con mucha objetividad se refería Cabral. Desde luego que éstos no son la única causa de depresión, pues siguen estando presentes las alteraciones neurofisiológicas en los neurotransmisores a las cuales la ciencia médica continúa abocándose a corregirlas, mediante el uso de fármacos específicos. Fármacos que, siendo efectivos para mejorar la depresión, la industria químico-farmacéutica deja de producirlos y saca al mercado otros de mucho mayor precio que les dejan enormes ganancias, lo cual no es ético ni se vale.

TRES APOSTILLAS. En su comparecencia ante la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados, el director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Jesús Villalobos, llevó la documentación que acredita el gasto de ocho mil millones autorizados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el cual ha sido auditado minuciosamente por las instancias federales correspondientes. Además solicitó a la Secretaría de la Función Pública dos auditorías específicas para verificar las adquisiciones, distribución y abuso de medicamento... Por desfortuna sigue habiendo legisladores que durante las comparecencias de funcionarios públicos de alto nivel “ven el árbol, pero no el bosque”. En esta ocasión un legislador le mostró una foto (o sea el árbol) en la que aparecían dos personas que nada tenían que ver con el quid (el bosque), de su presencia que era lo que es y lo que hace el ISSSTE... Por ejemplo, el rubro de la atención médica, que es una de sus principales funciones, indudablemente ha mejorado sin haber llegado a la idoneidad, pero se vienen realizando esfuerzos palpables para alcanzarla, como aumentar el número de médicos con base en que la población derechohabiente del ISSSTE se ha incrementado de manera importante. SALUD Y SALUDOS.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red