Seguridad: entre muertos y dudas

COMPARTIR 
Martín Moreno 04/01/2013 00:00
Seguridad: entre muertos y dudas

Desapareció oficialmente la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP) y la suple el discurso. Los muertos de Peña Nieto sumaron, durante el primer mes de gobierno, entre 755 y 982. Un promedio de 25 y 33 ejecutados diarios. Nadie esperaba que la violencia terminara en cuatro semanas, pero ya asoman signos de preocupación por una estrategia con más dudas que certezas.

Adiós a la Secretaría de la Función Pública (SFP) y en su lugar, la retórica. La Comisión Nacional Anticorrupción (CNA) será un órgano acotado, carente de facultades legales para perseguir penalmente actos de corrupción. Un tiburón sin dientes, pues.

Para efecto mediático, acabar con la SSP —emblema del calderonismo en la lucha contra el crimen organizado—, arrancó aplausos momentáneos. Estaba fresca la herida de más de 60 mil muertos durante el sexenio pasado. Sin embargo, como al día siguiente de la celebración por el Año Nuevo, la realidad se presentó con toda su crudeza: no hay, de momento, una corporación, plan o programa lo suficientemente completo para enfrentar al narcotráfico.

Y no es percepción. Allí está el dato preocupante: los cuerpos policiacos de los 31 estados y el DF aún no han cumplido con las evaluaciones de control y de confianza dentro de sus corporaciones policiacas. ¿Qué significa? Casi nada: que ignoramos la capacidad y la confiabilidad de policías estatales y de la capitalina.

Trasciende que Gobernación ampliará a diez meses el plazo para los exámenes a policías. Mientras, a seguir sufriendo la violencia por todas partes. Lo señalamos en los Archivos del poder del viernes pasado: los cárteles no toman vacaciones. “El terror entre la población civil por ataques y enfrentamientos armados está por todas partes”. Entonces hicimos un recuento breve de algunos capítulos violentos durante diciembre. Pero el rosario sangriento continuó al inicio de 2013:

-En el Estado de México, seis integrantes de una familia de comerciantes de Ecatepec fueron asesinados al ser asaltados. “Tras resistirse al atraco, los hampones dispararon en repetidas ocasiones para posteriormente darse a la fuga a bordo de dos vehículos y con la camioneta con la mercancía robada”, detalló en Excélsior el reportero Rodolfo Dorantes.

-En Zacatecas, 12 personas fallecen en un enfrentamiento armado.

-En Sinaloa, gatilleros ejecutaron a cuatro personas en la comunidad de Tepuche.

-En Chihuahua, cinco hombres muertos en un tramo carretero que va de Guachochi a Creel, en la sierra Tarahumara.

-En Veracruz fue atacada la comandancia de Orizaba. Se robaron cargadores de armas oficiales.

Los muertos siguen. La violencia imparable.

Nadie exige al gobierno de Peña que cese la violencia en sólo 30 días. Sería injusto plantearlo siquiera. Pero el punto es que una estrategia bisoña se ve borrada rápidamente por el avance implacable de la criminalidad. No hay rumbo cierto sobre cómo se va a enfrentar a los poderosos cárteles de la droga.

Cuando el presidente Peña delineó los seis Ejes de Seguridad de su gobierno, fueron simplemente eso: seis líneas rectoras, más que de acción aterrizada, con muchos qués y escasos —o ningún— cómo. Más saliva que sustancia.

Y las dudas:

Aún no está claro cuáles de las más de 30 subsecretarías, unidades y direcciones generales de la SSP, permanecerán en Gobernación, pues se requiere que el Presidente reforme el Reglamento Interno de la Segob. También se ignora cómo será la transferencia de los recursos financieros y humanos.

Con la desaparición de la SSP se abre un impasse preocupante en la lucha contra el narco. Hoy, millones siguen con el mismo miedo y con la misma pregunta desde hace meses: ¿cómo enfrentarán Peña y su gobierno a los poderosos cárteles mexicanos?

Es la SSP y es también la SFP, extinta y suplantada, igualmente, más por el discurso que por la acción aterrizada. Si la CNA peñista inicia acotada y limitada respecto a sus facultades legales, debemos esperar muy poco en cuanto al descabezamiento de los corruptos en México.

De entrada, el titular de la CNA no será autónomo al ser designado directamente por el Ejecutivo. Se repite el mismo círculo vicioso sexenal: desde los tiempos de la simulación de Miguel de la Madrid con la “renovación moral de la sociedad”, a la engañifa reciente de Vicente Fox y su falsa promesa de atrapar a “los peces gordos”. Ni charalitos pudo ofrecer el hoy ex panista.

Tanto la lucha contra la violencia, como el ataque a la corrupción, gravitan entre más dudas que certezas. El discurso y la retórica —partes fundamentales del esquema ideológico del priismo–, imperan sobre las acciones de fondo.

Mientras, los muertos siguen.

Y la corrupción galopa. Allí está Tabasco y su ruina financiera.

                Twitter: @_martinmoreno

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red