Cancelan el proyecto Cabo Cortés, en Baja California Sur

El presidente Felipe Calderón anunció la cancelación del desarrollo turístico, por ser un riesgo para una reserva ecológica

COMPARTIR 
16/06/2012 09:00 Georgina Olson
Cancelan el proyecto Cabo Cortés, en Baja California Sur

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de junio.- El gobierno federal anuló la autorización de impacto ambiental para el proyecto turístico de Cabo Cortés, que operaría la española-estadunidense Hansa Baja, pues la empresa no pudo demostrar que su proyecto no dañaría el ecosistema de Cabo Pulmo, en Baja California Sur, anunció ayer el presidente Felipe Calderón.

“Ha quedado claro que el proyecto de Cabo Cortés es un proyecto que no ha demostrado aún, clara e indubitablemente, como debe ser, su sustentabilidad, particularmente tratándose de un área tan importante para el Mar de Cortés y para el país. Por su magnitud debe a todos quedarnos la absoluta certeza de que eso no generará un daño irreversible, y esa absoluta certeza simple y sencillamente no se ha generado”, dijo.

Desde hace cinco años, organizaciones ambientales como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) han alertado acerca de que la construcción del complejo turístico Cabo Cortés, con 30 mil cuartos de hotel —similar a la capacidad de Cancún— y con una marina con espacio para 490 embarcaciones pondría en severo riesgo al arrecife de Cabo Pulmo, uno de los más importantes del mundo.

Además, en 2008, cuando Semarnat otorgó la primera autorización a la empresa Hansa Baja, el Cemda alertó acerca de que “la  infraestructura en las dunas de arena dañaría la costa y provocaría la erosión de la playa, que es un sitio vital para la anidación de las tortugas marinas. La presión que ejercerá este desarrollo sobre la reserva pone en un enrome riesgo a las especies que en ella habitan, siendo especialmente susceptibles el tiburón ballena, los delfines, las tortugas y otras especies”.

Ayer, durante el anuncio hecho en Los Pinos, el presidente Calderón dijo que con esta decisión la empresa no queda “en estado de indefensión”, pues en México se respeta la certidumbre jurídica de las inversiones y dijo que, si está interesada, la empresa podrá empezar con el desarrollo de un nuevo proyecto que sí sea sustentable con Cabo Pulmo.

“Habrá que empezar de nuevo, si esa es la intención, claro, de los interesados, con el análisis y el estudio de un proyecto de desarrollo que sí sea absoluta e indubitablemente compatible con la sustentabilidad de Cabo Pulmo”, dijo.

El mandatario dijo que el gobierno federal está decidido “no sólo a respetar los derechos de los inversionistas y hacer valer sus activos, sino acompañar a los interesados que tienen un derecho legítimo sobre tales predios a generar un nuevo proyecto”, señaló.

En el evento donde estuvo el secretario de Medio Ambiente, Juan Rafael Elvira Quesada, el jefe del Ejecutivo dijo que si la empresa Hansa Baja diseña un nuevo proyecto turístico, tendrá que hacerlo de la mano de las opiniones de la comunidad científica especializada y tomando en cuenta el punto de vista de las comunidades que allí viven.

Cabo Pulmo fue decretado como parque nacional en 1995.

Calderón insistió en que el desarrollo económico no está peleado con la protección al medio ambiente e insistió en que se puede diseñar un proyecto turístico que cumpla con ambos criterios.

La empresa asegura que replanteará la propuesta

Los inversionistas del proyecto de Cabo Cortés, a cargo de la empresa Hansa Baja Invest-ments, precisaron a través de un comunicado que tras el anuncio que realizó ayer el presidente Felipe Calderón de dejar sin efecto la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental para la construcción del megaproyecto turístico en la zona de Cabo Pulmo, harán un replanteamiento del plan.

Según la compañía, mediante la modificación buscará encontrar un equilibrio entre el desarrollo económico y turístico de Baja California Sur y la sustentabilidad medioambiental a través de un asesoramiento de gestores calificados que han estado en proyectos similares en México y en el ámbito internacional para que se pueda tener una conservación y preservación de las condiciones medioambientales de la zona.

La principal preocupación por el territorio se debe a que el proyecto colinda con Parque Nacional de Cabo Pulmo, que alberga el único arrecife coralino en el Golfo de California.

El plan maestro del proyecto Cabo Cortés contemplaba el desarrollo de infraestructura para uso habitacional, de albergue y comercial, con un máximo de 30 mil 692 cuartos hoteleros o su equivalente a diez mil 230 viviendas.

La construcción de Cabo Cortés implicaría la edificación de hoteles, comercios, campos de golf, marina, aeródromo, lagos y canales, vialidades e infraestructura de clubs de playa, entre otros.

Relacionadas

Comentarios