Denuncian segregación en servicios médicos

De acuerdo con el Plan Nacional de Desarrollo, en algunas entidades la población vive diez años menos que en otras

COMPARTIR 
14/06/2011 05:00 Ernesto Méndez
Denuncian segregación en servicios médicos

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de junio.- La falta de equidad en las instituciones públicas de salud ocasiona una importante disminución en la esperanza de vida de los mexicanos.

De acuerdo con el Plan Nacional de Desarrollo (PND), en estados como Oaxaca, Guerrero y Chiapas la población vive diez años menos que en Baja California Sur, Nuevo León o el Distrito Federal.

Las marcadas diferencias en infraestructura hospitalaria y recursos materiales provocan que, por ejemplo, en Nuevo León mueran diez niños por cada mil que nacen frente a los 25 decesos que ocurren en Guerrero por cada mil.

La desigualdad en los servicios de salud también se puede medir en el número de personas que trabajan en los hospitales. Mientras que en el Distrito Federal existen tres médicos y cinco enfermeras por cada mil habitantes, en el Estado de México, Chiapas y Puebla hay menos de un médico y una enfermera por cada mil derechohabientes.

“En las zonas con menos de cinco por ciento de población indígena, la esperanza de vida promedia  78 años, y donde esta proporción es superior a 75 por ciento, se reduce a 66 años”, establece el PND.

Según el documento, los contrastes además se observan en el abasto de medicamentos. En las unidades de atención ambulatoria se surten nueve de cada diez recetas, y en los servicios estatales de salud apenas 61 por ciento.

La atención efectiva también es diferente. En conjunto, el Distrito Federal tiene la mayor cobertura de servicios, que alcanza 65.1 por ciento de sus habitantes, en tanto que Chiapas únicamente reporta 54 por ciento.

En entrevista con Excélsior, Luis Adrián Quiroz Castillo, vocero de la agrupación Red de Acceso, denunció que la falta de insumos y los diagnósticos tardíos en municipios marginados generan que la esperanza de vida de la población sea diferente para cada región del país.

Destacó que el gran problema de esta “fragmentación de los servicios”, es que no se tienen tratamientos oportunos ni se cuenta con la mejor opción terapéutica.

“Si una persona tiene acceso a la salud en el DF y cuenta con todos los insumos, por qué en el municipio más apartado del país no sucede así; eso en pocas palabras y de acuerdo a la Constitución, discriminación, hay un trato diferencial en el acceso a la salud”, lamentó el
activista.

Al respecto, Gustavo Leal Fernández, investigador del Departamento de Atención a la Salud de la UAM Xochimilco coincidió en que existen “diferencias abismales” entre los servicios médicos que ofrecen los estados y municipios.

“En Nuevo León vamos a encontrar una red muy bien tendida donde hay de todo, pero si buscamos en Chiapas lo que vamos a encontrar es que todos los recursos, por decir, del Seguro Popular, no han llegado ni siquiera al frente de operación, están regados en una bola de jurisdicciones sanitarias que están peor en el año 2011 que como estaban en el año 2000”, destacó.

El experto en políticas públicas indicó que México tiene muchos recursos descoordinados en materia de salud y es necesario poner las prioridades sanitarias por encima de las metas financieras, porque “el sector salud no está para ahorrar sino para brindar buena atención”.

A su vez, Ximena Maroto Elías, coordinadora del Observatorio de Política Social y Derechos Humanos de la agrupación Incide Social, aseguró que 29 por ciento de la población que está afiliada al Seguro Popular tiene una clara desventaja frente a los derechohabientes del IMSS o ISSSTE.

Explicó que la falta de equidad se observa en el catálogo de servicios que ofrece el Seguro Popular, pues cubre mil 400 enfermedades en contraste con los 12 mil padecimientos que incluyen las otras instituciones. “Es una política paliativa, que no combate el problema de salud; estructuralmente no se atiende como debe ser”, concluyó.

Visita el Especial: Por tu Salud

Relacionadas

Comentarios