Sin acuerdo, periodo extraordinario por coaliciones

El Senado espera el fallo de la SCJN, pero el plazo para modificar la ley vence el lunes; los institutos políticos pequeños, en riesgo de perder prerrogativas

COMPARTIR 
25/06/2014 05:44 Leticia Robles de la Rosa
El senador Luis Miguel Barbosa pedirá hoy que se abra un periodo extraordinario de sesiones del Congreso para concluir la Ley General de Partidos Políticos.

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de junio.- Es definitivo, las comisiones ordinarias del Senado no convocaron a sesión para concluir la reforma a la Ley General de Partidos Políticos, con el fin de concluir el proceso legislativo en apoyo a la distribución de votos para los institutos pequeños, con lo cual no hay dictamen para que este miércoles la Comisión Permanente pueda convocar a un extraordinario por este tema.

Por primera vez los partidos Verde Ecologista de México, aliado del PRI; del Trabajo y Movimiento Ciudadano, aliados del PRD, así como Nueva Alianza, no contarán con ninguna distribución de votos resultado de sus alianzas electorales.

Información obtenida por Excélsior indica que el Senado esperará al fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sobre la acción de inconstitucionalidad interpuesta por la Cámara de Diputados para que sea la máxima instancia judicial la que determine si los partidos pequeños tienen derecho a la distribución de votos, en caso de coaliciones para obtener espacios de representatividad proporcional en el Congreso o en las Cámaras de los estados.

Sin embargo, el plazo para que puedan cambiarse las leyes electorales vence el próximo lunes; a partir del 1 de julio ya no puede modificarse ninguna disposición de ley electoral para el proceso de 2015, que se abre el 1 de octubre de este año.

Tan sólo en el proceso electoral de julio de 2012, las coaliciones implicaron a los partidos pequeños ganancias superiores al millón de votos, con lo cual aumentaron el número de espacios en el Congreso federal, por la vía plurinominal y, en algunos casos, mantuvieron su registro como partido político.

La coalición formada por el PRI con el Partido Verde en las presidenciales de 2012 generó un total de 19 millones 158 mil 592 de votos; de ellos, 16 millones 354 mil 938 fueron para el PRI y dos millones 803 mil 654 para el Verde, porque la bolsa común de votos obtenidos fue de tres millones 690 mil 26, lo cual permitió al Verde pasar de una votación original de 958 mil 712 a dos millones 803 mil 654 votos en la presidencial.

Otro ejemplo es la alianza electoral de los partidos de izquierda también en la presidencial, que tuvo una bolsa común de votos de tres millones 885 mil 767; su distribución fue equitativa entre los tres partidos, pero eso a Movimiento Ciudadano, por ejemplo, le significó pasar de 999 mil 681 a dos millones 128 mil 671 votos; o al PT de un millón 243 mil 155 a dos millones 597 mil 905 votos, mientras que el PRD subió de nueve millones 720 mil 224 a 11 millones 122 mil 251 votos.

Esta distribución que benefició a los partidos pequeños se basó en el inciso C del artículo 295 del ahora extinto Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe):

“En su caso, se sumarán los votos que hayan sido emitidos en favor de dos o más partidos políticos coligados y que por esa causa hayan sido consignados por separado en el apartado correspondiente del acta de escrutinio y cómputo de casilla.

“La suma distrital de tales votos se distribuirá igualitariamente entre los partidos que integran la coalición; de existir fracción, los votos correspondientes se asignarán a los partidos de más alta votación.”

Esa regla fue eliminada por la Ley General de Partidos Políticos, que dispone en el numeral 13 del artículo 87 que “los votos en los que se hubiese marcado más de una opción de los partidos coligados serán considerados válidos para el candidato postulado, contarán como un solo voto y sin que puedan ser tomados en cuenta para la asignación de representación proporcional u otras prerrogativas”.

La disposición, desde la perspectiva de los diputados federales, condena a los partidos a su desaparición paulatina y desincentiva las coaliciones.

Ante la intención de los diputados de PRI, PRD, PVEM, PT, Movimiento Ciudadano y Panal de modificar estas disposiciones para volver a distribuir los votos entre todos los partidos coligados, el PAN se levantó de la mesa de negociación de la Reforma Energética y logró que el Senado levantara la sesión extraordinaria de la semana pasada sin concretar el cambio aprobado ya por la Cámara de Diputados.

Interrogado la noche del jueves, el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Raúl Cervantes, aclaró que el cierre de la sesión extraordinaria no cancelaba la reforma, porque la turnó a comisiones, pero hasta anoche las comisiones no convocaron para aprobar el dictamen y, con él, ya pudieran pedir el extraordinario en la sesión de hoy del pleno de la Comisión Permanente del Congreso.

Hoy los senadores perredistas que coordina Luis Miguel Barbosa pedirán la apertura de la sesión extraordinaria, pero al no existir dictamen ni voluntad de los senadores del PRI ni de los diputados y senadores del PVEM será difícil obtener las dos terceras partes necesarias para abrir el extraordinario.

El PAN, marginado y en crisis, considera diputado del Verde

La estrategia armada en la Cámara de Diputados por la bancada del PAN, coordinada por Luis Alberto Villarreal García, en contra de los partidos pequeños cuando participan en coaliciones electorales es una expresión de “la crisis interna” que ese partido afronta ahora, afirmó Arturo Escobar y Vega, jefe del grupo parlamentario del Partido Verde.

“Una vez más, como les ha venido pasando en los últimos 12 años, los panistas se mantienen aislados de todos los partidos. Porque el PAN es un partido que no tiene alianzas electorales. Ellos hicieron un cálculo y definieron que no les convenía que el voto doble tuviera contabilidad, porque es otro esquema para hacer campaña”, expuso.

Escobar y Vega se refirió así a lo sucedido el jueves en San Lázaro, cuando los diputados del PAN se opusieron a la reforma que permitiría contabilizar —lo cual favorece a los partidos pequeños— los votos derivados de las coaliciones.

Entonces una veintena de diputados liderados por Villarreal llamaron “parásitos” a los partidos pequeños.

“Estoy convencido que en su fuero muy privado, él sabe que éste es un tema que no tiene fondo, que es una posición política del PAN y que son absolutamente falsos los argumentos vertidos en tribuna”, señaló.

“Esa actitud de los panistas pasa mucho por su soberbia, por su falta de consistencia, por ese aire que tienen de sentirse por arriba del ciudadano común. Es un partido lejano de la sociedad, que ve a todo mundo como adversario. Y le cuesta mucho construir acuerdos.”

Aunque en San Lázaro prosperó el ajuste con el respaldo de las bancadas de PRI, PRD, Verde, Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y Nueva Alianza, la presión de los panistas al gobierno —con la advertencia de que no regresarían al debate de las leyes secundarias en materia energética— hizo que se frenara la aprobación en el Senado.

“Estamos convencidos que el no haber modificado el artículo 87 de la Ley General de Partidos Políticos es un referente anticonstitucional, en  virtud de que hay un artículo específico en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe) que prevé la contabilidad de los votos dobles. Esto más la certeza del voto que tiene que tener dos efectos: el de elegir al candidato que compite por mayoría y el de la representación proporcional”, detalló.

“Todos los partidos, salvo el PAN, acudimos a la Corte para que se pronunciara al respecto. Y confiamos en que, cuando lo analicen, podrán los ministros asumir una posición donde se decrete la inconstitucionalidad de ese artículo y pasemos a su derogación, sólo quedaría vigente el de la Legipe”, confió.

Consideró el exsenador que el PAN, “un partido roto en su fondo y en su interior”, se encuentra en una situación de “soledad”, de “independencia marginal”.

Alertó Escobar y Vega que esta actitud de los legisladores del PAN constituye un riesgo, en tanto fija la conducta de recurrir “al chantaje” cada vez que busca obtener “algo de raja política”.

El coordinador de los diputados del Verde advirtió que “una vez culminada la etapa de reformas, entraremos a la batalla político-electoral y estas cosas no se olvidan, esta forma de querer perjudicar a los partidos que vayan en coalición no se olvida, y no es una amenaza, simplemente no se olvida esta muestra clara de la cara de guerra que tiene el PAN contra todos”.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red