Marea de niños desborda a Estados Unidos

Cien mil menores solos y miles de familias con hijos arriban a lo largo de la frontera entre México y ese país

COMPARTIR 
08/06/2014 08:01 José Carreño Figueras

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de junio.- Alrededor de cien mil niños sin acompañantes y miles, quizás decenas de miles, de familias con menores, la mayoría procedentes de Centroamérica, cruzaron o esperan cruzar la frontera mexicana rumbo a Estados Unidos atraídos por el rumor de que ese país les permitiría quedarse indefinidamente.

La versión, circulante en América Central, ha llevado a enfrentar lo que el gobierno del presidente Barack Obama y activistas de migración definieron ya como una crisis humanitaria, la cual llevó al establecimiento de refugios improvisados en poblados, incluso en bases militares, en Texas y California, y la detención de millares de niños a veces en condiciones de hacinamiento.

En gran número de casos, los infantes tienen menos de tres años. Muchos de ellos hicieron el viaje por rutas “clandestinas” a cargo de polleros.

Para este mes se espera lo que las autoridades calificaron como “marea” de 48 mil niños no acompañados, amén de familias (padres o madres) con hijos. Un número desconocido sigue en México a la espera de cruzar la frontera.

Según expertos citados por la cadena McClatchy, no parece haber explicación para la cantidad de niños no acompañados que han tratado de cruzar la frontera, aunque hay estatutos que favorecen la concesión de asilo a menores que viajen solos.

En todo caso, el número de menores que llegaron sin familia a la frontera estadunidense pasó de 13 mil 625 en 2012 a 24 mil 688 en 2013; un centro especializado afirmó que van 60 mil este año.

Están a la espera de otros 60 mil antes de fin de año”, comentó Blaine Bookey, director asociado del Centro de Estudios sobre Género y Refugiados de la Universidad de California, reproducido por McClatchy.

Pese a los desmentidos del gobierno estadunidense de la versión de que se permitiría la estancia de los menores y sus familiares, hay un número desconocido de casos; aunque las autoridades han liberado a familias dentro de Estados Unidos.

El Departamento de Justicia de EU indicó el viernes por la noche que buscaría a jóvenes abogados y personal paralegal para ayudar en el procesamiento de casos migratorios de menores.

La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, republicana con postura antiinmigrante, demandó el viernes que el gobierno federal deje de “botar” indocumentados en su estado, luego de que, según ella, funcionarios federales le informaron que este fin de semana enviarían quizás un millar de infantes y algunas familias.

Testimonios de prensa informaron del establecimiento de un campamento improvisado bajo autoridad federal en Nogales, Arizona, en una bodega donde se espera alojar hasta a mil 400 personas. En otros casos se reportó el establecimiento de centros de alojamiento temporal cerca de estaciones de autobuses de Phoenix, en el mismo estado de la Unión Americana.

La llegada de indocumentados y los problemas creados por falta de capacidad para enfrentar la situación llevó a la liberación de indocumentados en ciudades del suroeste estadunidense, especialmente de Arizona.

De acuerdo con reportes de prensa, en un solo fin de semana de mayo, 400 personas fueron transportadas por avión desde Texas y liberadas en ciudades de ese estado, donde se les permite reiniciar su jornada.

En muchos casos, si no en todos, los liberados reciben instrucciones de presentarse ante las autoridades migratorias (ICE) en un plazo de dos semanas.

La inmensa mayoría de los detenidos son centroamericanos que no pueden ser deportados de inmediato.

Muchos de ellos iniciaron el viaje no sólo por el rumor sino por versiones de que las autoridades estadunidenses liberaban a las familias con menores de edad, en lo que se convirtió en un círculo de retroalimentación de información equívoca.

Cecilia Muñoz, consejera de la Casa Blanca para temas domésticos y una conocida activista promigrante antes de incorporarse al gobierno, negó esta semana que haya una política gubernamental de permisión.

Pero algunos se quejan de que la posición adoptada ahora por el gobierno de Obama se parece a la denominada “de capturar y liberar”, que estuvo en práctica hasta 2006 para inmigrantes no-mexicanos y llevó a un considerable aumento en el número de residentes indocumentados centroamericanos en ese país.

 

Buscan a familiares

Se multiplican los casos de niños solos que llegan a esta frontera rumbo a Estados Unidos, muchos de ellos con la intención de reunirse con sus familiares.

El Sistema DIF municipal atiende diariamente hasta 77 niños en albergues, lo cual varía día con día; los menores son atendidos por autoridades migratorias estadunidenses o mexicanas, que los canalizan al centro de atención municipal.

Agustín Chapa Torres, director del Sistema de Integración Familiar, dijo que también atienden a menores de otros países. “Cuando los menores son enviados con nosotros, realizamos el trámite correspondiente para entregarlos a sus familiares; aquí tenemos menores mexicanos y de otras nacionalidades que recibimos de Migración americana  y Migración mexicana”, indicó.

El funcionario destacó que se hace el esfuerzo para enviarlos a su estado o ciudad de origen, incluso se busca la manera de que a través de los sistemas DIF lleguen con sus familiares. Dijo que la situación empeora cada día, pues alrededor de 75 menores son repatriados por el DIF, y la cantidad crece cada semana.

Lo que observamos es que los niños, buscando una mejor vida, se van al extranjero; cruzan la frontera, pero después son repatriados. Cuando los recibimos, nuestra labor es entregarlos a sus familiares”, enfatizó.

El gobierno de Tamaulipas informó que de los 47 mil repatriados en 2009, 4% fueron menores de edad. En 2007, fueron deportadas 33 mil personas.

— Juan Manuel Reyes

 

Muchos van a buscar su primer trabajo en Tijuana

Esta  frontera recibe a un número creciente de jóvenes inmigrantes, muchos de ellos menores de edad, que buscan cruzar a Estados Unidos a reunirse con sus familias, a huir de ellas o para trabajar por primera vez en ese país.

El número de muchachos que se separan de su familia para iniciar la travesía hacia el american dream es elevado, pese al riesgo implícito: traficantes de indocumentados, que los abandonan o los estafan; bandas de bajapollos, que los asaltan, y  redes de tratantes de blancas que los privan de su libertad.

Así lo señaló Uriel González, administrador del albergue de la Asociación de Jóvenes Cristianos (YMCA, por sus siglas en inglés), el cual recibe a los menores inmigrantes detenidos por las autoridades o deportados por Estados Unidos.

Usando las cifras del Instituto Nacional de Migración (INM) de 2013, se detectaron más de 17 mil jóvenes repatriados por Estados Unidos hacia México; de ellos casi 14 mil viajaban solos, sin el acompañamiento de un miembro de la familia. Es un número muy alto que sigue corriendo riesgos.”

El albergue de la YMCA precisa que los jóvenes menores de 18 años son conducidos a sus instalaciones por la policía municipal, el Instituto Nacional de Migración u otras autoridades.

Vienen de estados del sur y en su mayoría pasan de un día a dos meses en Tijuana con algún familiar mientras cruzan a la Unión Americana”, precisó.

Otro albergue para menores deportados es el Módulo de Atención a Menores Migrantes Deportados No Acompañados inaugurado por el DIF Baja California en 2011.

El perfil de los menores inmigrantes, principalmente de los 11 a los 17 años, ha cambiado en el tiempo reciente.

Hasta hace poco los menores viajaban para reunirse con sus padres;  hoy los menores de edad que cruzan por Tijuana tienen otros propósitos, de acuerdo a lo que declaran al llegar al albergue.

Se brinda una atención principalmente a los jóvenes que por primera vez cruzan hacia Estados Unidos; obviamente el principal propósito de cruce es la búsqueda de un empleo en el cual ellos puedan desarrollarse económicamente para así poder hacer un aporte a su familia. 

En años anteriores el principal motivo de cruce era la reunificación familiar: encontrarse con papá o con mamá e iniciar su vida como familia o darle una continuidad después de muchos años.”

- Arturo Salinas/ Corresponsal

 

Asistencia legal

El gobierno de Barack Obama anunció el viernes que atendería el caso.

  • El Departamento de Justicia de EU dijo que ofrecerá asistencia legal a los niños indocumentados que cruzan solos la frontera y son detenidos por la Patrulla Fronteriza, luego de que el Presidente calificó la situación de “crisis humanitaria”.
  • El programa será desarrollado por la Corporación de Servicio Comunitario y la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración, con el objetivo de ofrecer asistencia legal a miles de niños que cruzaron la frontera sin sus padres y fueron detenidos en EU.

 

Tienen exceso de indocumentados en El Paso, Texas

Una oleada de inmigrantes indocumentados que comenzó a llegar el viernes a esta ciudad prendió la alerta roja a grupos locales defensores de los derechos humanos.

Según activistas, a partir de la próxima semana se espera un flujo de miles de personas sin papeles, incluidos menores que cruzan solos la frontera y mujeres.

Se trata de internos que están siendo liberados de los centros de procesamiento de la Oficina de Aplicación de las Leyes de Inmigración y Aduanas (ICE) debido al sobrecupo por el alto número de detenciones recientes en el sur de Texas.

Por ello, los activistas preparan nuevos albergues para suplir la demanda de un espacio dónde dormir, pues sobrepasará el número de lugares que actualmente tiene El Paso.

La situación es tan apremiante —no sólo porque los actuales refugios sobrepasan la capacidad de recepción, sino porque nunca antes se había lidiado con una situación similar— que la información sobre la masiva llegada de estos migrantes a la frontera está siendo tratada con mucha cautela.

En el caso de Casa Anunciación, parada de descanso para miles de inmigrantes que logran cruzar la frontera, debido a lo delicado del tema su director declinó comentar y dijo que esperaría hasta el lunes.

Por otra parte, el ministerio Refugio Infantil Comunitario y otros grupos religiosos trabajan en conjunto con los únicos cuatro centros de procesamiento de niños y niñas indocumentadas de ICE en la zona. Todos sufren de exceso de refugiados.

En ocasiones, la demanda —que por ahora no sobrepasa los 300 inmigrantes procesados— es tan alta, que deben llevarse a dormir a los infantes a sus propias oficinas. Ahora, se habla de la llegada de cientos de hombres, mujeres y niños cada día.

No sabemos todavía el total… el lunes tendremos una junta para prepararnos, porque si no los albergamos, andarán en la calle, no tendrán qué comer o beber y ya no hay espacio en los centros. Estamos formando comités con urgencia”, declaró una persona involucrada con el ministerio RICO, que solicitó el anonimato.

Los activistas están comprando y recolectando comida y un lugar donde mantenerse durante su estadía en esta localidad. Además, están preparando el gimnasio de la escuela parroquial de San Pío X para albergar a los que lleguen y otros espacios de congregaciones de monjas, como las Hermanas de Loretto.

Este fin de semana, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, la Coalición Latina Nacional Evangélica y el Foro Nacional de Inmigración realizaron una convocatoria a sus miembros a sumarse a los esfuerzos de apoyo para asistir a niños y niñas inmigrantes.

La fuente indicó que en la base militar de Fort Bliss se instalarán carpas para recibir a algunos inmigrantes, lo cual no fue confirmado.

- Diego Murcia/ El Diario de El Paso

Comentarios

Lo que pasa en la red