México se reposiciona en relaciones exteriores

Fortalecimiento de la relaciónde México con EU y el haber resuelto diferencias con Francia, Cuba y Venezuela, entre los logros conseguidos en materia de política exterior durante los primeros 18 meses del actual gobierno

COMPARTIR 
06/06/2014 05:47 Héctor Figueroa Alcántara

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de junio.- En 18 meses de la actual administración federal uno de los saldos más destacados para México es el relativo a la política exterior, definida dentro de los cinco ejes de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto como México, actor global.

En este lapso, México fortaleció su relación con Estados Unidos, reforzó vínculos con China y subsanó diferencias que mantenía con países como Francia, Cuba y Venezuela, al tiempo que tuvo una mayor presencia en los foros multilaterales.

Con la designación de José Antonio Meade Kuribreña como secretario de Relaciones Exteriores, el primer mandatario no sólo buscó que al frente de la diplomacia mexicana quedara un experto en aspectos financieros, sino que se enfocara a reposicionar la imagen de México en el mundo.

La idea fue que se enfocara a México en el exterior como una nación con estabilidad para la inversión extranjera, pero también con vocación para incidir en el engranaje mundial, en temas bilaterales, de economía, migración, misiones de paz y ecología.

La política exterior del país no debería quedar solamente circunscrita a la importante relación con su vecino del norte, Estados Unidos, sino volver la mirada nuevamente hacia América Latina y el resto del orbe.

Igualmente destacado, como lo enfatizó el canciller Meade Kuribreña en entrevista con Excélsior publicada el pasado 6 de enero, ha sido revalorar y mantener vigente la Doctrina Estrada y al mismo tiempo que se perciba a México como una nación “que apuesta a ser actor global”.

La doctrina que por años definió la política exterior del país, se enfocó a que México respetaba la “autodeterminación de los pueblos”, pero hoy vuelve estar vigente  y compatible con la vocación del país de estar presente en las grandes decisiones del mundo.

“La Doctrina Estrada, que no regatea los reconocimientos, sigue siendo vigente, sigue siendo un elemento fundamental en nuestra política exterior, pero eso no quiere decir que México no se involucre en los asuntos globales, siendo un país con importancia global”, definió el canciller.

Por ello, en 18 meses, el presidente Enrique Peña Nieto realizó 23 giras internacionales a tres continentes, y participó en 12 foros multilaterales, incluidas las cumbres del G-8 y del  G-20.

El mandatario ha sostenido más de 180 encuentros bilaterales con jefes de Estado y de gobierno, dignatarios, reyes y príncipes, entre los que destacan las dos reuniones con Barack Obama, presidente de Estados Unidos; con el papa Francisco; dos reuniones con el presidente de China, Xi Jinping, y otra con Raúl Castro, de Cuba.

El 20 de febrero pasado, los presidentes de México, Enrique Peña Nieto; de Estados Unidos, Barack Obama, y el Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper, se reunieron en Toluca y anunciaron iniciativas enfocadas a mejorar la competitividad en la economía mundial de la región del Norte de América, expandir oportunidades y promover paz, seguridad y desarrollo mediante acciones multilaterales.

Un año antes, el 2 de mayo de 2013, Obama fue recibido en México por Peña Nieto, y ambos  coincidieron en la importancia de trabajar en torno a una agenda multitemática, con mayor énfasis en lo económico.

Se resolvió trabajar unidos, para hacer de Norteamérica la región más competitiva y dinámica del mundo y buscar una exitosa conclusión de la negociación del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica.

El embajador  Juan Manuel Gómez Robledo, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, dijo a Excélsior el 12 de enero de este año que con el actual gobierno México tiene mejores oportunidades en el bloque de Norteamérica para fortalecer el intercambio comercial y económico con Europa.

En la agenda internacional, el tema que ha causado más polémica en año y medio de gobierno de Enrique Peña Nieto es el probable caso de espionaje de Estados Unidos a México, cuando el mandatario mexicano era aún presidente electo en 2012.

Sobre el particular, en septiembre pasado, durante la reunión del G-20, en San Petesburgo, Rusia, el presidente Barack Obama se comprometió a investigar el tema, como lo hizo también con otro presunto caso de espionaje hacia la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff.

Pese a ello, la nueva relación entre Estados Unidos y México estará basada en mayor intercambio educativo y comercial y no sólo estará fincada en los temas de seguridad y migración, ha sido el acuerdo reiterado entre los mandatarios de ambas naciones.

Al respecto, el embajador norteamericano, Anthony Wayne, comentó que los gobiernos de ambos mandatarios piensan dar un giro al vínculo enfocándose en la prosperidad compartida y para ello es clave fortalecer el tema educativo y el comercio.

Además de la relación bilateral con Estados Unidos, la otra prioridad en la actual administración mexicana ha sido el vínculo con China, como uno de los principales motores de la economía mundial.

El 4 de septiembre de 2013, también en San Petesburgo, el presidente Enrique Peña Nieto se reunió por tercera ocasión en seis meses con su homólogo de la República Popular de China, Xi Jinping, luego de haberse entrevistado ambos en ocasiones precedentes en Pekín y la Ciudad de México.

En el marco de su participación en la Cumbre de Líderes del Grupo de los Veinte (G-20), ambos mandatarios sostuvieron un exitoso encuentro para revisar los avances en los compromisos asumidos durante la visita de Estado a México del presidente Xi Jinping, que tuvo lugar del 4 al 6 de junio pasado.

El embajador de México ante la Organización de las Naciones Unidas, Jorge Montaño, dijo a este diario el 9 de mayo que con la promoción en el exterior de las reformas estructurales y de nuevos esquemas para el combate a la pobreza, además del acercamiento a países con los cuales existía un distanciamiento, “México vuelve a recuperar los espacios que había perdido”.

Las crisis diplomáticas sufridas por México durante los gobiernos encabezados por Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón han quedado subsanadas. Episodios como el denominado “comes y te vas” que lastimó la relación con Cuba a principios del foxismo fueron superados.

De igual forma quedaron atrás episodios de afrenta como las declaraciones que mantuvo Fox Quesada con el presidente ya fallecido Hugo Chávez, de Venezuela, o el enfriamiento en ese sexenio de la relación México-Estados Unidos, a causa de la segunda intervención armada de Washington en Irak, a la cual nuestro país se opuso.

Así, en el ámbito de América Latina, el presidente Enrique Peña Nieto se dio a la tarea de reforzar los firmes lazos históricos de la relación con Cuba, y se entrevistó con el líder de la revolución, Fidel Castro, y con el presidente cubano, Raúl Castro, el 29 de enero pasado.

La casa de Fidel Castro fue el escenario del encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto, reunión que duró alrededor de una hora, durante la cual conversaron en privado.

El mandatario mexicano fue uno de los privilegiados en tener un encuentro con el comandante Castro, en el contexto de la Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe efectuada en la isla caribeña.

Pero también el presidente de México restableció los vínculos con Venezuela, al asistir a los funerales del exmandatario Hugo Chávez Frías, el 8 de marzo de 2013, y reunirse en dos ocasiones posteriores con Nicolás Maduro.

El 26 de abril pasado, los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Venezuela, Nicolás Maduro, se encontraron por segunda ocasión en este año durante la Asociación de Estados del Caribe (AEC) y de la Comunidad del Caribe (Caricom), a realizarse a partir del lunes en Mérida, Yucatán.

El primer encuentro en 2014 ocurrió en enero, durante la participación de ambos mandatarios en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en La Habana, Cuba.

En noviembre próximo, Peña Nieto recibirá, además, a alrededor de 30 jefes de Estado y de gobierno de América Latina y el Caribe, en el puerto de Veracruz, donde será el anfitrión de la XXIV Cumbre Iberoamericana, donde se reforzará el vínculo con los países de la región.

En estos 18 meses, el gobierno actual también se dedicó a restablecer los vínculos con Francia, que durante el sexenio de Felipe Calderón casi llegan a la ruptura a causa del caso de Florence Cassez.

La detención de la ciudadana francesa acusada de secuestro, con pruebas, que luego se dictaminó, a decir de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), fueron fabricadas, llevaron a la relación con la nación europea durante el sexenio de Felipe Calderón casi al borde de la ruptura y tuvo que cancelarse el “Año de México en Francia”.

Pero, el pasado 11 de abril, el presidente de Francia, François Hollande, anunció que en 2016 en París se realizará una gran exposición sobre México, con lo cual se retomará “el año mexicano”, que fue anulado en 2011 por las diferencias entre ambas naciones por el caso Florence Cassez.

Luego de su encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto, Hollande detalló que la exposición abarcará el periodo de 1860 hasta actualidad, con todas las civilizaciones de la cultura mexicana.

Entre sus encuentros con líderes mundiales, el mandatario mexicano también se ha reunido con el jerarca de la Iglesia católica, el papa Francisco, a cuya ceremonia de investidura asistió el 19 de marzo de 2013.

En esta semana, Peña Nieto se vuelve a reunir con el pontífice romano para extenderle una invitación con el fin de que visite México.

Asimismo, ha realizado también una visita a España, donde se reunió con el rey Juan Carlos de I, quien recientemente anunció que abdica, y con su sucesor al trono, Felipe de Borbón.

En año y medio de su gobierno, el primer mandatario ha tenido, asimismo, una participación destacada en foros multilaterales, a los cuales ha llevado la agenda de México y ha destacado los cambios que se impulsan en el país con la aprobación de las reformas estructurales.

En este sentido, el pasado 10 de enero, el embajador de México ante los organismos internacionales con sede en Ginebra, Suiza, Jorge Lomonaco, señaló que al sacar adelante las reformas Energética, de Telecomunicaciones y Educativa revive el llamado Mexican Moment y la atención del mundo hacia nuestro país.

Apuntó que con este giro en la óptica global hacia México se permite que no sólo sigamos abanderando las “causas mundiales” sino que pongamos en el escenario global la “agenda de México” y que nuestro país sea líder para abanderar temas tan trascendentes como la atención de la migración, y el cambio climático.

En enero de este año, Peña Nieto, visitó Suiza para estar presente en el Foro Económico Mundial en Davos.

En febrero viajó a Colombia, para asistir a la VIII Cumbre de la Alianza del Pacífico, donde se encontró con los presidentes de Colombia, Chile y Perú. En marzo, hizo visita oficial a Ecuador y vio al presidente Rafael Correa y en Chile asistió a la toma de posesión de la presidenta Michelle Bachelet.

Así, el 16 de abril de este año, el presidente Enrique Peña Nieto recibió en Los Pinos al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, con el fin de desarrollar temas de cooperación en temas como derechos humanos, el mantenimiento de la paz y la seguridad.

Peña Nieto agradeció a Ban Ki-moon su visita y reiteró que el activismo internacional mexicano corresponde al compromiso de ser una nación con mayor presencia global y refirió que México ha desplegado una diplomacia activa en todos los frentes de la escena internacional.

En esa reunión, y a un año de que venza el plazo que fijó la comunidad internacional para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), Peña Nieto llamó a construir una “nueva arquitectura de la ayuda internacional”, que contribuya verdaderamente a erradicar el hambre y la pobreza extrema, y evitar las muertes infantiles por enfermedades prevenibles.

Pero, también con los países de África y Oriente Medio, México ha incrementado el diálogo político de alto nivel, como un primer paso para lograr un acercamiento y dotar de mayor contenido a las relaciones bilaterales.

Como parte de la visita de Estado a México del presidente de Israel, Shimon Peres, el 27 de noviembre pasado  ambas partes acordaron ampliar la relación económica y se fortaleció el marco jurídico bilateral mediante la suscripción de nuevos convenios.

A finales de diciembre de 2013, Peña Nieto realizó una visita de Estado a Turquía, donde se reunió con su homólogo Abdullah Gül para profundizar las relaciones bilaterales y fortalecer el diálogo político con esa nación.

En 18 meses, el gobierno de México también fortaleció la relación con las regiones de Asia-Pacífico y países de África y el Oriente Medio.

Con Asia y el Pacífico, la región de mayor dinamismo económico en el mundo y el principal motor del crecimiento global, México construye un modelo de integración y diálogo de alto nivel, con el objetivo de incrementar el intercambio comercial y los flujos de inversión.

Así, por medio de una Asociación Estratégica Integral entre México y China, ambos países impulsan una relación para la instrumentación de acuerdos para favorecer el flujo de inversión y promover el turismo, así como la cooperación en los ámbitos académico y cultural.

Con Japón, se dio un decidido impulso a la relación bilateral con la visita que realizó el presidente Peña Nieto a este país. Los encuentros con el emperador Akihito, el primer ministro Shinzo Abe y legisladores japoneses dieron cuenta de la relación y su carácter estratégico para ambos países.

El número de turistas japoneses que visitan México va en aumento; además, Japón será invitado de honor en la edición 2014 del Festival Internacional Cervantino.

Con la República de Corea, se avanzó en la profundización de la relación bilateral. El presidente Peña Nieto se reunió en dos ocasiones con la presidenta Park-Geun-hye, con quien conversó acerca de las perspectivas para mejorar el clima de inversiones y la conectividad aérea, así como la ampliación del diálogo político en foros como el G-20, el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés) y el nuevo espacio MIKTA (conformado por México, Indonesia, la República de Corea, Turquía y Australia).

Otro componente de la presencia de México en Asia-Pacífico es la participación mexicana en los foros multilaterales de la región. En este sentido, en el mes de abril de 2013 el presidente Peña Nieto participó en la Conferencia Anual 2013 del Foro Boao para Asia, celebrada en China. Es la primera ocasión en que un mandatario mexicano participa en este espacio de reflexión entre líderes políticos, empresariales y académicos de Asia y el Pacífico.

La participación del presidente Peña Nieto en la XXI Reunión de Líderes Económicos de APEC, celebrada en octubre pasado, en Bali, Indonesia, permitió difundir el potencial de las reformas estructurales que recientemente se han aprobado en México para ampliar sus capacidades de inserción en la economía regional y global. México reafirmó su papel como un actor con responsabilidad global y ratificó su compromiso con el avance de los objetivos del foro, así como con la negociación del Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP).

Marca hitos

Con el fin de reforzar las políticas internacionales, el Ejecutivo federal ha sostenido encuentros clave alrededor del mundo.

  • El viaje que realizó Enrique Peña Nieto a Turquía constituye el primer viaje oficial de un mandatario mexicano a ese país, tras el Tratado de Amistad que data desde hace 85 años.
  • En  abril de 2013 el presidente Peña Nieto participó en la Conferencia Anual 2013 del Foro Boao para Asia, celebrada en China. Es la primera ocasión en que un mandatario mexicano participa en este espacio de reflexión entre líderes políticos, empresariales y académicos de Asia y el Pacífico.
  • Peña Nieto participó por primera vez en la XXI Reunión de Líderes Económicos de APEC en octubre pasado, en Bali, Indonesia. Pudo  difundir el potencial de las reformas estructurales.
  • Con Japón, se dio un decidido impulso a la relación bilateral con la visita que realizó el presidente Peña Nieto a este país. Los encuentros con el emperador Akihito, el primer ministro Shinzo Abe y legisladores japoneses dieron cuenta de la relación y su carácter estratégico para ambos países.
  • El presidente Enrique Peña Nieto recibió en Los Pinos al secretario general de laONU, Ban Ki-moon, para desarrollar temas de cooperación en temas como derechos humanos, el mantenimiento de la paz y la seguridad.

Relacionadas

Comentarios