Censo de SEP revela gasto ineficiente en obra escolar

Aceptan que hay escuelas que “son construcciones precarias o adaptaciones”

COMPARTIR 
11/05/2014 05:23 Lilian Hernández
Aunque son más de 40 mil las escuelas en estado de precariedad y otras 112 mil necesitan arreglos mayores, la meta del gobierno federal actual es mejorar las instalaciones de 26 mil 930 planteles para el año 2018. Foto: Archivo/Cuartoscuro

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de mayo.- Debido a la “ineficiencia en el gasto” para el mantenimiento y construcción de los planteles de educación básica, 40 mil 239 escuelas del país están en pésimas condiciones, pese a que cada año se destinan en promedio 10 millones de pesos.

Un diagnóstico elaborado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), con base en los datos del Censo Educativo, detectó que esos recursos no han servido para darle calidad a la infraestructura escolar, pues hay inmuebles que en vez de parecer escuelas “son construcciones precarias o adaptaciones”, lo cual repercute en el desarrollo de los estudiantes.

De los 152 mil 895 planteles públicos en el país, 112 mil 656 (74%) fueron construidos con las condiciones que requiere una escuela, pero 40 mil 239 están fuera de esos requerimientos, además de que trabajan en condiciones precarias que perjudican en el aprovechamiento académico de los niños.

Al dar a conocer el Programa del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa 2014-2018, la SEP señaló que la precariedad de los planteles se debe a que “los recursos federales que aplican los tres niveles de gobierno no han convergido en una planeación integral y resulta evidente que la falta de calidad en la infraestructura escolar se debe en gran medida a la ineficiencia en el gasto”.

La secretaría, incluso, admite que de las 112 mil 656 escuelas construidas para fines educativos, una de cada cuatro no cumple con especificaciones técnicas constructivas y de materiales para techos, mientras que cinco por ciento carece de esas especificaciones para paredes.

El diagnóstico señala que todas las escuelas del país requieren atención casi en su totalidad, “debido al grado de deterioro, provocado, entre otras cosas, por el uso intensivo de los inmuebles, por  falta de mantenimiento adecuado, el paso del tiempo y la edad de los inmuebles”.

Aunado a ello, la administración federal actual criticó que el sexenio anterior realizó acciones que no tuvieron un impacto real, pues “los esfuerzos anteriores” se realizaron en forma aislada, de modo que no hubo una mejora significativa en la infraestructura escolar, “lo que pone de manifiesto el bajo impacto de las acciones de mejoramiento que aisladamente se realizaron”.

Luego de una revisión al Programa “Mejores Escuelas” que puso en marcha el entonces subsecretario de Educación Básica y yerno de Elba Esther Gordillo, Fernando González, la SEP detectó que la inversión promedio para la remodelación de las escuelas anualmente fue de dos mil 135 millones de pesos, con lo que atendieron en promedio al año tres mil 785 planteles.

Con los datos anteriores, la dependencia federal señaló que la inversión promedio anual por plantel con el programa “Mejores Escuelas” fue de 564 mil pesos contra un promedio de 958 mil pesos que destinaron en 2013 a través del programa “Escuelas Dignas”.

Además de considerar que en el sexenio pasado la asignación de recursos por escuela fue menor a la que ha destinado este gobierno, la SEP también subrayó que “en los cuatro años anteriores, la participación de los estados mediante el convenio correspondiente fue limitada, lo que se tradujo en resultados de poco impacto al no considerar de manera conjunta las necesidades reales de atención de la infraestructura escolar”, puntualiza el diagnóstico.

La administración actual de la SEP aseveró que los recursos que gastó el gobierno predecesor prácticamente no mejoraron las instalaciones, pues “la inversión promedio por plantel sin un diagnóstico previo, resultó ineficiente”.

Según datos de la secretaría, más de la mitad de las escuelas del país tiene 30 años o más de antigüedad, de modo que son urgentes reparaciones mayores, por lo que aseguró que mediante el programa de “Escuelas Dignas”, atenderán a menos planteles por año, pero el dinero que se ejerza en cada uno será el apropiado para realmente mejorar sanitarios, paredes, techos y pisos.

Alertan por incremento de mexicanos sin terminar la primaria o secundaria

El número de mexicanos que no termina la primaria o la secundaria presenta una tendencia “creciente”, debido a la cantidad de niños y jóvenes que abandonan el sistema escolarizado y, de no atenderse ese problema, para 2025 habrá casi 2.3 millones adicionales de personas en rezago educativo.

De acuerdo con estimaciones de la SEP, “sin una intervención amplia y sostenida, que supere las cifras anuales de abandono escolar, para el año 2025 las personas que no concluyen la educación básica mayores de 15 años se habrán incrementado a 34.3 millones”.

Esa cantidad de mexicanos que no tienen la secundaria representa casi la misma cifra de niños y adolescentes que actualmente estudian en preescolar, primaria y secundaria, así como 30 por ciento de la población nacional.

Las proyecciones de la SEP indican que de no atenderse el rezago educativo, de los 32 millones de mexicanos que en 2013-2014 están en esa situación, para 2024-2025 subirán a 34.3 millones, es decir, 2.3 millones de personas más, porque los jóvenes que abandonaron la primaria o la secundaria se sumarán a esa cifra negra.

La SEP aclaró que disminuir el rezago educativo es muy complejo porque año con año se van sumando quienes dejaron el sistema escolarizado y, de todos los que después quieren terminar la primaria o la secundaria, menos de la mitad cumple ese propósito.

El Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) atiende al año a un promedio de dos millones de personas que quieren dejar de ser analfabetas y buscan concluir la educación primaria o quieren terminar la secundaria.

De esos dos millones que asisten a los cursos, apenas 900 mil adultos logran terminar sus estudios. “Esa cifra nos permite dimensionar la enorme tarea que se requiere para incidir en la reducción del rezago educativo consistentemente”, subrayó la dependencia.

La SEP señaló que la parte más sensible del rezago educativo lo integra la población en condición de analfabetismo, pues 5.4 millones de personas mayores de 15 años están en esa situación.

“Lo que ubica a México en una posición intermedia si lo comparamos con otras naciones de América Latina, pero por debajo de naciones como Costa Rica, Venezuela o Paraguay, lo que refleja el abandono que ha observado el tema de alfabetización en los últimos años”.

El diagnóstico de la SEP indica que siete de cada 10 personas en condición de analfabetismo residen en nueve estados: Veracruz, Chiapas, México, Oaxaca, Puebla, Guerrero, Guanajuato, Michoacán y Jalisco, principalmente en comunidades indígenas de esas entidades, lo cual se acentúa en el caso de las mujeres de esas poblaciones.

De la población indígena, 27 por ciento es analfabeta y esta proporción se eleva en las mujeres, ya que una de cada tres no sabe leer ni escribir. De esos 5.4 millones de analfabetas, un millón tiene limitantes físicas o mentales y otros 400 mil rebasan los 80 años de edad, por lo que la meta objetivo del gobierno para alfabetizar es al menos a 3.8 millones de personas.

De esa población objetivo que el INEA plantea alfabetizar, 440 mil tienen entre 15 y 29 años; un millón 236 mil se ubican entre 30 y 49 años, mientras que un millón 695 mil son personas de 50 años y menores de 70 años, y 440 mil tienen entre 70 y 79 años.

El objetivo de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para 2018 es bajar el analfabetismo a 3.4 millones, pero, de no realizarse ese esfuerzo, “el logro de esta meta no será posible”.

—Lilian Hernández

 

Comentarios

Lo que pasa en la red