Adiós al rey de la sátira Albert B. Feldstein, editor de la revista Mad

El precursor de la parodia política y el sarcasmo sobre el estilo de vida americano falleció a los 88 años de edad en Livingston, Montana, en Estados Unidos

COMPARTIR 
01/05/2014 05:47 Mónica Vázquez
El director de arte John Putnam, el editor de la revista Al Feldstein y el freelances conocido como Jack en las oficinas  de Nueva York.
El director de arte John Putnam, el editor de la revista Al Feldstein y el freelances conocido como Jack en las oficinas de Nueva York.

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de mayo.- Albert B. Feldstein, dibujante, guionista y editor estadunidense es hoy una figura clásica en el mundo de la sátira. Durante su trabajo al frente de la revista Mad, Albert logró transformar la publicación en una institución y un referente cultural internacional. Durante los años cincuenta, Feldstein convirtió al pecoso Alfred E. Neuman en un héroe de la travesura. Caricatura que, con su desdentada sonrisa y la frase ¿qué?, ¿me preocupa?, se utiliza para satirizar aún en la actualidad a personajes como Mark Zuckerberg o hasta al expresidente George W.  Bush. Feldstein falleció esta semana a la edad de 88 años, reportó ayer la casa funeraria Franzen-Davis.

El comienzo de una era

“Al”, como se le llamaba, entró en contacto con la empresa EC en 1948, cuando la editorial requería nuevos talentos para relanzar sus líneas de cómics. Su talento y creatividad le permitieron al poco tiempo no sólo dibujar, sino hacer guiones y editar. “Fue una gran oportunidad”, comentó en entrevista al Bozeman Daily Chronicle años más tarde.

También fue el responsable de reclutar para la editorial a dibujantes tan relevantes en su devenir como Jack Davis, Jack Kamen, George Evans y al mexicano Sergio Aragonés, quien obtuvo una sección fija con el nombre de A Mad Look At.  Feldstein fue el impulsor de títulos de cómics que se convirtieron en éxitos comerciales y colocaron a la editorial EC en un lugar de privilegio.

Antes de su llegada, la editorial había publicado cómics religiosos y algunas burlas a la moda imperante. Sin embargo, fue Feldstein quien popularizó el género del terror en este formato. En un libro con su nombre escrito por Grant Geissman, él relata su convencimiento de que las series románticas para adolescentes serían el colapso de la empresa y fue cuando pensó, “¿por qué no hacer que los demás nos sigan a nosotros?”. Entonces creó su propia tendencia que denominó New Trend, con títulos que no sólo incluían series de terror, también bélicas, de ciencia ficción y de suspenso. Con los títulos de Combate en el frente, Rara fantasía, Historias de la cripta y La bóveda de los horrores.

Muchos han visto aquellos cómics de EC de la primera mitad de los años 50 como un antecedente o una inspiración del cómic alternativo que se desarrollaría en el país años después. La calidad de los dibujantes se sumaba a los guiones de denuncia social. Según informa la publicación Daily News, Feldstein trabajó una temporada en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial realizando pintura de murales e historietas para los periódicos de la armada. Experiencias que se ven reflejadas en sus guiones y dibujos.

En los cómics de EC se incluían una especie de llamados para mejorar los estándares sociales y cuestionar al sistema de gobierno. Feldstein fue guionista de las historias raciales Master Race, dibujada por Bernard Krigstein y retomada por generaciones posteriores, y Judgement Day, dibujada por Joe Orlando, historia contra la segregación protagonizada por un astronauta negro, motivo de censuras en la época.

Revista Mad y la censura

Las presiones de la industria y del gobierno forzaron a Bill Gaines, hijo del fundador y propietario de la editorial, a cerrar la mayoría de los títulos de New Trend. Feldstein se separa de la compañía. Fue en 1946, cuando Harvey Kurtzman editor de la revista Mad dejó la editorial y “Al” retoma la oportunidad de editar en EC. Mad fue una revista que estuvo a su mando los siguientes 29 años de su vida.

       Su trabajo llevaría a esta publicación a ser la revista líder y con mayor influencia de la nación, ampliando su audiencia al exterior. La revista también atrajó a los críticos en el Congreso, quienes cuestionaron la publicación y demandaron a la editorial por 25 millones de dólares.

Vuelta a su primer amor

Con el tiempo, la circulación de la revista se había reducido a menos de la tercera parte de su máximo. Feldstein se retiró por completo y se trasladó a Wyoming y después a Montana.

Desde su rancho de caballos pusó en marcha una casa de huéspedes y persiguió a su “primer amor”: la pintura de la fauna Tenía una página web (www.alfeldstein.com) con su perfil de artista y galería de creaciones. Con escenas de la naturaleza y un toque de fantasía, Feldstein entró a los concursos de arte locales. Sus pinturas en acrílico, retratan el otro estilo de vida americano. 

Comentarios

Lo que pasa en la red