IP hará aportaciones para fondo petrolero

Cuando llegue a su límite máximo se destinará a pensiones, becas, investigación y tecnología, entre otras cosas; iniciará con 4.7% de ingresos por concesiones de hidrocarburos; irá en aumento

COMPARTIR 
28/04/2014 05:47 Leticia Robles de la Rosa
Las autorizaciones para el expendio de gasolina al público serán sin necesidad de tener un contrato de suministro y franquicia con Pemex.
Las autorizaciones para el expendio de gasolina al público serán sin necesidad de tener un contrato de suministro y franquicia con Pemex.

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de abril.- El paquete de nuevas leyes y reformas energéticas que el gobierno federal presentará en cualquier momento al Congreso de la Unión establece que el fondo petrolero arrancará con una capitalización de 4.7% de los ingresos por concesiones de hidrocarburos al sector privado.

El monto crecerá de manera paulatina por periodos establecidos, para que por primera vez los mexicanos sientan los beneficios directos de la riqueza petrolera, pues ese dinero irá a becas y pensiones.

Tal como lo adelantó Excélsior desde febrero pasado, el paquete energético del gobierno federal incluye los mecanismos para que la competencia en el sector vaya desde la venta en gasolineras hasta la extracción de los hidrocarburos.

Precisa que el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo “será el encargado de recibir todos los ingresos, con excepción de los impuestos, que correspondan al Estado Mexicano, derivados de las asignaciones y contratos a que se refiere el párrafo séptimo del artículo 27 de esta Constitución”; es decir, todo lo relacionado con los hidrocarburos.

Estos ingresos se administrarán y distribuirán para realizar los pagos establecidos en dichas asignaciones y contratos, así como para las transferencias de las entidades federativas.

Añade que una vez que el Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros, o su equivalente, haya alcanzado su límite máximo, los recursos asignados al fondo se destinarán al ahorro de largo plazo, hasta por un monto equivalente a 10 por ciento del incremento observado el año anterior en el saldo del ahorro de largo plazo, al fondo para el sistema de pensión universal conforme a lo que señale su ley.

Asimismo, hasta por un monto equivalente a diez por ciento del incremento observado el año anterior en el saldo del ahorro de largo plazo, para financiar proyectos de inversión en ciencia, tecnología e innovación, y en energías renovables; mientras que para fondear un vehículo de inversión especializado en proyectos petroleros, sectorizado en la Secretaría del ramo en materia de Energía y, en su caso, en inversiones en infraestructura para el desarrollo nacional se contempla un monto equivalente o inferior al treinta por ciento del incremento observado el año anterior en el saldo del ahorro de largo plazo.

Y hasta por un monto equivalente a diez por ciento del incremento observado el año anterior en el saldo del ahorro de largo plazo, en becas para la formación de capital humano en universidades y posgrados, en proyectos de mejora a la conectividad, así como para el desarrollo regional de la industria. Con excepción del programa de becas, no podrán emplearse recursos para gasto corriente.

El planteamiento es que este fondo, que será un fideicomiso administrado por el Banco de México, arranque con la aportación mínima capitalizable de 4.7% de los ingresos por concesiones y contrataciones directas de explotación de los hidrocarburos.

El Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo contará con un Comité Técnico integrado por tres representantes del Estado y cuatro integrantes independientes.

Los representantes del Estado serán los titulares de las secretarías de los ramos en materia de Hacienda y de Energía, así como el gobernador del Banco de México.

El titular del Ejecutivo federal, con aprobación de las dos terceras partes de los presentes en el Senado de la República, nombrará a los integrantes independientes.

Competencia abierta

La propuesta de Ley de Hidrocarburos confirma que Petróleos Mexicanos (Pemex) perderá el monopolio de la venta de gasolinas y gas a los ciudadanos, porque el sector privado podrá vender petrolíferos, amén de establecer refinerías y construir ductos, pero con controles claros para evitar que sus intereses pongan en riesgo la seguridad energética del país y con un catálogo de multas que parten en los cinco mil millones de pesos.

El proyecto de Ley de Hidrocarburos que está previsto entregarse a la Cámara de Diputados, establece que la industria del petróleo, petrolíferos, gas natural, gas natural comercial y petroquímicos contará con la participación del sector privado desde el reconocimiento y exploración superficial, hasta la venta de primera mano, con una política de precios que fijará el Estado.

Precisa que para la venta en expendios públicos, como las gasolineras, se necesitará una autorización de la Comisión Reguladora de Energía, y de la Secretaría de Energía si se trata de gas licuado de petróleo, para el tratamiento y refinación del petróleo, así como procesamiento de gas natural y el transporte, almacenamiento y distribución no asociados a ductos o a terminales de importación de gas licuado de petróleo.

Agrega que para que los particulares puedan vender al público, las autorizaciones “se otorgarán con base en el Reglamento de esta ley, siempre que el interesado demuestre que cuenta con un diseño de instalaciones acorde con la normativa, las mejores prácticas y cuente con los seguros necesarios.

“Sin perjuicio de lo anterior, los combustibles para aeronaves no podrán ser expedidos directamente al público y su distribución será controlada por prestadores de servicio de suministro de dichos combustibles, en términos de la Ley de Aeropuertos y su Reglamento”, advierte la propuesta.

También dispone que los combustibles deberán distribuirse y expenderse o suministrarse sin alteración, de conformidad con lo que establece la propia ley; que las especificaciones de los combustibles líquidos producto de la refinación del petróleo (gasolina), así como el gas natural comercial y el gas licuado de petróleo serán establecidas por la Comisión Reguladora de Energía.

El proyecto detalla que se considerará que los combustibles fueron alterados cuando se modifique su composición respecto a las especificaciones en las disposiciones aplicables, y cuando se compruebe que se obtuvieron de forma ilícita, con independencia de su composición real.

Las autorizaciones para el expendio al público de gasolina y otros petrolíferos requerirán del permiso respectivo, sin necesidad de tener suscrito un contrato de suministro y franquicia con Pemex.

Por último, aclara que las franquicias existentes se mantendrán y habrá un periodo de al menos seis meses para la transición al nuevo régimen.

La nuevas reglas

La propuesta que enviará el Ejecutivo fija las nuevas reglas de venta y distribución de los hidrocarburos.

  • Para la venta en expendios públicos, como las gasolineras, se necesitará una autorización de la Comisión Reguladora de Energía.
  • Se deberá contar con un permiso de la Secretaría de Energía si se trata de gas licuado de petróleo, para el tratamiento y refinación del petróleo, así como procesamiento de gas natural y el transporte, almacenamiento y distribución no asociados a ductos o a terminales de importación de gas licuado de petróleo.
  • Para que los particulares puedan vender al público deben demostrar que cuentan con un diseño de instalaciones acorde con la normativa, las mejores prácticas y cuente con los seguros necesarios.
  • Los combustibles para aeronaves no podrán ser expedidos directamente al público y su distribución será controlada por prestadores de servicio de suministro de dichos combustibles. 
  • Se considerará que los combustibles fueron alterados cuando se modifique su composición respecto a las especificaciones en las disposiciones aplicables.

Relacionadas

Comentarios