Especial Colosio: Zedillo hace olvidar ausencia de Colosio

El candidato sustituto del PRI a la Presidencia hace un llamado a la unidad

COMPARTIR 
30/03/2014 05:22 Andrés Becerril

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de marzo.- Ernesto Zedillo se convierte en el candidato sustituto de Luis Donaldo Colosio. El 30 de marzo de 1994, Excélsior publica como información principal que Zedillo es el candidato del PRI a la Presidencia de México y que en su discurso llama a la unidad. Ése fue el último día de Colosio.

La información publicada hoy hace 20 años señala que a las 12:12 del 29 de marzo, Fernando Ortiz Arana, líder nacional del PRI, hace la designación de Zedillo como candidato presidencial para las elecciones del 21 de agosto de 1994.

En la ceremonia de protesta, Zedillo, quien había sido el coordinador de campaña de Colosio y secretario de Educación Pública de Carlos Salinas, dijo: “Con el ánimo enlutado, pero con mi entera determinación y con la más sincera humildad, asumo la grave responsabilidad que me confiere mi partido. La asumo con absoluta conciencia de que el mejor hombre del PRI para llevarlo a la victoria y al país a cumplir sus aspiraciones fue, en todo momento, Luis Donaldo Colosio. Asumo esta responsabilidad con el aliento de saber que los priistas no iniciaremos una campaña; la continuaremos”.

Los preparativos para el pronunciamiento en favor de Zedillo comienzan desde la mañana del 29 de marzo. Mientras el presidente Salinas se reúne en privado con líderes sectoriales del PRI, a los ocho y cinco de la mañana, en conferencia de prensa, Ortiz Arana se autodescarta de participar en la sucesión de Colosio.

En su discurso, Zedillo hace alusión a Colosio en 40 ocasiones. A diferencia del destape del 28 de noviembre de 1993 en favor de Colosio, Manuel Camacho, comisionado para la paz, sí se suma a la nominación de Zedillo. El cintillo de este periódico del 30 de marzo de 1994 dice: “Alivio en EU; lo aprueba la IP; respuesta en la bolsa; ‘te apoyo’: MCS”.

Por medio de una carta, Camacho le dice a Zedillo que para evitar que la situación del país se agrave es necesario fortalecer la candidatura del PRI, por lo que cuenta con su apoyo y contará con él conforme se construya una opción republicana y democrática de gobierno.

El texto del exregente del Distrito Federal señala que puede caerse en la ilusión de que la forma más rápida de garantizar el orden es la exclusión, la intolerancia, la exaltación de pasiones y rencores y la condena a cualquier opinión distinta.

“O se puede a partir del reconocimiento profundo y sereno del origen de los problemas, de las aspiraciones de la sociedad y de la percepción adecuada de la dinámica de conflictos, llegar a la conclusión de que ese clima de orden y tranquilidad nacerá del respeto a las libertades públicas y a los derechos humanos.”

La ceremonia de unción de Zedillo no estuvo exenta de sobresaltos. Un hombre, identificado como Miguel Ángel Bernal Vargas, es arrestado por efectivos del Estado Mayor Presidencial muy cerca del salón de usos múltiples de la sede nacional del PRI con una pistola calibre .38.

El hombre, llevado a la séptima delegación, se identifica como elemento de la Secretaría de Protección y Vialidad del DDF, y que había sido enviado a la ceremonia para pasar un informe a sus jefes.

Pedro Aspe, secretario de Hacienda, dice sobre Zedillo que éste “conoce perfectamente el programa de Colosio y sabe bien cuáles son las necesidades políticas, económicas y sociales del país. Hoy es un día de luto y esperanza”, dijo quien pudo sustituir a Colosio, si se hubiera modificado el artículo 82 constitucional.

Fernando Ortiz Arana, finalista junto con Zedillo para ocupar el lugar que Mario Aburto le arrebató a Colosio el 23 de marzo en Lomas Taurinas, dijo: Ernesto Zedillo es un gran militante de nuestro partido, hombre conocedor del pensamiento de Luis Donaldo Colosio, político comprometido con las tesis y principios de nuestro partido y con la plataforma política de esta campaña.

El líder nacional del PRI subrayó: “Nuestro convencimiento es que Ernesto Zedillo es el mejor priista, es la persona en quien Luis Donaldo Colosio confió la coordinación de su campaña”.

El 30 de marzo de 1994, León García Soler, en su artículo de las páginas editoriales de Excélsior, que tituló “Nuevo candidato: respeto al derecho y a la continuidad”, escribió: “‘El mejor hombre para conducir al PRI fue Luis Donaldo Colosio’, con esas palabras inició su grave responsabilidad de candidato del PRI a la Presidencia, Ernesto Zedillo”.

El periodista señala que el PRI dejó de hablar de novenarios y volvió a lo suyo: al grito de unidad y a decidir, de una vez por todas, quién y hacia dónde.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red