Crece polarización por proyecto turístico

Ambientalistas advierten de posible daño a los arrecifes, además del consumo anual de cinco millones de metros cúbicos de agua

COMPARTIR 
29/03/2014 04:57 Paul J. Ulloa/Corresponsal
El megaproyecto turístico Cabo Dorado, que será construido en el Parque Nacional Cabo Pulmo, tendría una inversión inicial superior a los 36 mdd. Foto Paul J. Ulloa

LOS CABOS, BCS. 29 de marzo.— Opiniones encontradas ha provocado la posible instalación del megaproyecto turístico Cabo Dorado en el Parque Nacional de Cabo Pulmo, donde se pretende la construcción de 22 mil cuartos de hotel, con una inversión inicial superior a los 36 millones de dólares.

Por una parte, ciudadanos preocupados por los problemas ambientales que pudiera conllevar el proyecto Cabo Dorado iniciaron con la recolección de firmas para manifestar su rechazo al desarrollo inmobiliario y turístico.

Martha Guadalupe Gutiérrez, activista ambientalista y quien inició con la recolección de firmas, manifestó su preocupación por la problemática social y de medio ambiente que, según ella, significaría el proyecto.

“Por qué es necesario evitar que empresarios pongan en riesgo el arrecife de coral de Cabo Pulmo (el más grande de Norteamérica), acabando con una belleza natural que debe ser declarada patrimonio de la humanidad y no que sirva sólo para que unos cuantos se llenen los bolsillos de dinero”, expresó Gutiérrez.

La ambientalista denunció que dicho megaproyecto utilizaría alrededor de cinco millones de metros cúbicos de agua al año, “agua que pretenden extraer del acuífero de Santiago, agua suficiente para abastecer a una pequeña ciudad, por lo que de ser utilizados generaría una presión hídrica en Los Cabos, sobre todo a Cabo San Lucas y San José del Cabo”.

Al respecto, el representante del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) en Baja California Sur, Agustín Bravo Gaxiola, advirtió que la edificación del megaproyecto turístico Cabo Dorado, podría afectar a las 26 especies endémicas de la región, “muchas de ellas en peligro de extinción”.

A través de un desplegado, los inversionistas de La Rivera Desarrollo BCS solicitaron al presidente Enrique Peña Nieto su apoyo para el proyecto Cabo Dorado que, dicen, contribuirá al desarrollo social y económico de la región, pues creará 18 mil empleos y una derrama económica potencial anual de alrededor de 900 millones de dólares.

El nuevo megaproyecto turístico Cabo Dorado está siendo replanteando está vez por la empresa estadunidense Glorious Earth Group y las chinas: Beijing Sansong International Trade Group y China State Construction Engineering Corporation.

En la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), el desarrollo descarta la construcción de una desalinadora y una marina, como fue presentado en una primera ocasión por la empresa española Hansa Urbana.

En contraparte, el senador por Baja California Sur del PRI y secretario general de la CROC, Isaías González, se mostró en favor del megaproyecto.

Contrario a lo que han advertido asociaciones ambientalistas en la entidad, el priista declaró que “mientras más cuartos haya más turistas van a venir; Baja California Sur tiene vocación turística. Estaría en favor, siempre y cuando esté de acuerdo con la ley”, contestó, además negó que el número de habitaciones vaya a provocar una sobreocupación hotelera. “No afecta a la competencia, va a haber más vuelos, más servicios.

“En caso de que el megaproyecto cumpliera con la normatividad sería aprobado”, expresó el secretario estatal de Desarrollo Económico, Joel Ávila Aguilar.

Aseguró que no pueden oponerse al proyecto inmobiliario y turístico si éste cumple con los lineamientos; sin embargo, dijo que estarán atentos a la Manifestación de Impacto Ambiental que presente la empresa ante la Semarnat.

Mientras tanto, el delegado estatal de la Semarnat, José Carlos Cota Osuna, aseguró que el proyecto Cabo Dorado es diferente a Cabo Cortés, pero no descartó una consulta pública y una reunión informativa con los sectores interesados, principalmente los habitantes del Parque Nacional Cabo Pulmo.

Comentarios

Lo que pasa en la red