Especial Colosio: Camacho se desmarcó

Un día antes del homicidio del entonces candidato del PRI a la Presidencia, el excanciller dijo que se avocaría a resolver el conflicto en Chiapas

COMPARTIR 
23/03/2014 03:56 Andrés Becerril
Como candidato a la Presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio Murrieta, se reunió con sus simpatizantes sinaloenses y con las estructuras del partido en ese estado en donde buscaba perfilar su candidatura. Fotos: Archivo/Excélsior

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de marzo.- La “cabeza” principal de Excélsior el 23 de marzo de 1994 dice “No buscaré candidaturas en la actual contienda: MCS”. De esta manera, Manuel Camacho Solís hizo del conocimiento público lo que iba hacer con certeza, terminando así con la inquietud política que mantuvo desde el 28 de noviembre de 1993, cuando Luis Donaldo Colosio había sido ungido como candidato presidencial del PRI y el excanciller no hacía público su reconocimiento.

En su declaración a los medios de comunicación, el comisionado para la paz en Chiapas, aceptó: “Sí quiero ser Presidente de la República, pero no a cualquier costo. Entre buscar una candidatura a la Presidencia de la República y la contribución que pueda hacer al proceso de paz en Chiapas, escojo la paz. Tomo esta decisión poniendo por encima de mis aspiraciones las razones superiores de la nación”, dijo Camacho Solís.

De forma simultánea a las declaraciones de Camacho, el índice bursátil se disparó. La Bolsa Mexicana de Valores tuvo una ganancia de 128.97 puntos, equivalente a 5.41 por ciento y que representó la segunda alza más importante desde enero de 1991, cuando alcanzó 6.94 por ciento.

Despachos internacionales de la agencia española EFE y la inglesa Reuters, desde Nueva York, informaban que las emisiones mexicanas en Wall Street subieron sensiblemente tras el anuncio de Camacho. Según expertos, dice la nota del 22 de marzo de hace 20 años, la renuncia de Camacho ha sido recibida por los inversionistas como una señal clara de que el programa político y económico mexicano diseñado por el presidente Carlos salinas de Gortari va a tener continuidad.

De gira por Sinaloa, en Culiacán, Colosio fue consultado por los reporteros sobre una posición ante el anuncio del excanciller mexicano. Aún entonces, Colosio no reaccionó de botepronto. Ramiro Pineda, su hombre fuerte frente a los medios de comunicación, preparó el terreno para que hubiese formalidad en el hecho.

Ocho minutos después de la cinco de la tarde, el candidato del PRI a la Presidencia de México, más relajado que en las semanas anteriores se presentó para leer un comunicado en el Hotel Ejecutivo.

“La declaración pública del licenciado Manuel Camacho nos confirma su entrega absoluta a las tareas de conciliación y pacificación que le fueron encomendadas por el presidente Carlos Salinas de Gortari”, dijo Colosio.

Reconoció el sonorense, que aún era complejo el camino para obtener condiciones que ataquen de raíz el problema en Chiapas y que en su atención no puede haber distracciones ni desviaciones como lo demuestra la encomiable labor de Camacho.

Por sus convicciones, su sensibilidad y su capacidad negociadora, señaló Colosio, el excanciller es el mejor hombre para construir una paz justa en Chiapas.

En su mensaje, el aspirante presidencial dijo que seguiría adelante con su propuesta de un centro amplio, del futuro, de democracia y de mayor justicia para todos, que haga avanzar en el cambio que efectivamente desean las mayorías.

“Las otras propuestas son de ayer, por una parte un ayer de estatismo y burocracia o de ineficiencia e irresponsabilidad, populismo, pesimismo, rencor y resentimiento”, dijo.

Colosio expuso que otros representan un pasado más remoto; un “antier de privilegios que sólo alcanzan a ofrecer un gobierno de los pocos para los pocos”.

Estaba tan de buenas el candidato Colosio que al final de la lectura de su comunicado, los reporteros que cubrían sus actividades y que ellos mejor que nadie podían llevar el pulso de las cosas, se aventuraron a solicitarle al priista una foto con la tropa.

Colosio accedió de buena gana, reflejan las crónicas publicadas el 22 de marzo de hace 20 años. Y tan de buenas estaba, después del anuncio de Camacho y entre broma y serio, y a propósito de la foto con los informadores que dijo “a ver si ahora si salimos… en los periódicos, digo”.

Así, como la de Colosio, las reacciones por las declaraciones de Camacho Solís fueron inmediatas.

Carlos Castillo Peraza, jefe nacional del PAN, dijo que la declaración de Camacho Solís fue la crónica de una declinación anunciada: “Él no se tardó en definir su situación porque nunca dijo que se iba a lanzar por la Presidencia de la República, y con su declaración sólo aclaró a los que estaban oscuros”.

La candidata del Partido Popular Socialista a la Presidencia de México, Marcela Lombardo, dijo que la postura del ex regente del DF, se trató de una decisión personal. “Sin embargo, contribuye a clarificar la situación para que su nombre ya no sea utilizado y para que tampoco abusen de éste”.

Por su parte, Porfirio Muñoz Ledo, expriista y entonces líder del PRD, dijo que respeta mucho las opiniones de los demás y que Camacho Solís sabe cuáles son sus compromisos: “Creo que está haciendo un buen trabajo y me parece lógico que lo prosiga hasta el final, siempre y cuando, como él lo dijo, empuje y siga empujando en favor de la democratización del país”.

María de los Ángeles Moreno, lideresa de la Cámara de Diputados, dijo que se camina sobre un sendero en el cual se fortalece la campaña de Colosio porque la actuación y el discurso del candidato priista avanzan.

Ese 22 de marzo, fecha del inicio del periodo extraordinario de sesiones para sacar la reforma electoral, Moreno dijo que nunca hubo duda de que el PRI tenía un solo candidato y señaló que su partido es fuerte, unido, y que las declaraciones de Camacho le parecieron claras y sensatas.

El entonces senador priista Ricardo Monreal expresó que la postura de Camacho Solís refuerza lo que los priistas han pensado de él: que es un hombre serio, de esfuerzo, de trabajo y apertura democrática. “No me extraña, sino que constato y reitero que se trata de Camacho Solís, un político profesional, leal al PRI”, dijo.

El asesinato del candidato cumple hoy dos décadas

Luis Donaldo Colosio Murrieta, quien fuera el candidato del PRI a la Presidencia para las elecciones del 21 de agosto de 1994, fue asesinado el 23 de marzo de hace 20 años en la colonia Lomas Taurinas en Tijuana, Baja California, a manos de Mario Aburto Martínez.

A las cinco de la tarde y diez minutos hora local (19:10 hora del centro), Aburto Martínez, un obrero de 23 años, le dio dos balazos a Colosio. Uno en la cabeza y otro en el abdomen.

Ese 23 de marzo, Colosio acudió a Lomas Taurinas, en la recta final de la primera etapa de campaña proselitista, que arrancó el 8 de enero en Huejutla, Hidalgo, en el contexto del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación nacional (EZLN), ocurrido el 1 de enero de 1994 en ocho municipios de Chiapas.

Colosio Murrieta, originario de Magdalena de Kino, Sonora, fue ungido candidato presidencial el 28 de noviembre de 1993, entonces era secretario de Desarrollo Social del gabinete de Carlos Salinas.

Manuel Camacho, entonces regente del DF, fue el único miembro del primer círculo presidencial que no aceptó la nominación de Colosio, que entonces tenía 43 años.

Los medios de comunicación registraron que la campaña de Colosio estuvo opacada por el desarrollo de los acontecimientos en Chiapas: el cese al fuego; el nombramiento de nuevos funcionarios, incluyendo la nominación de Camacho como comisionado de paz, sin cargo, lo que lo habilitaba legalmente para convertirse en aspirante a un puesto de elección popular y la negociación entre el EZLN y Camacho, como representante presidencial.

El 16 de marzo de 1994, Colosio y Camacho llegaron a un acuerdo político y privado, para que el comisionado para la paz reconociera públicamente a Colosio como candidato presidencial del PRI. Acordaron que el 22 de marzo Camacho haría público su adhesión a Colosio y que abdicaría participar en cualquier elección en el proceso de agosto, como lo hizo. Al día siguiente, 23 de marzo de 1994, Colosio fue asesinado a manos de Mario Aburto, condenado a 50 años de prisión.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red