Se enfrentan las autodefensas en La Ruana

Un grupo civil armado exige a Hipólito Mora que entregue a los presuntos asesinos de Rafael Sánchez Moreno, El Pollo; el gobierno federal asegura que está listo ante “cualquier reacción” criminal

COMPARTIR 
11/03/2014 05:53 Miguel García Tinoco/ Corresponsal

BUENAVISTA TOMATLÁN, Mich., 11 de marzo.– La muerte de Rafael Sánchez Moreno, alias El Pollo, generó una ruptura entre los grupos de autodefensa de Felipe Carrillo Puerto, comunidad mejor conocida como La Ruana. Miembros de una célula del grupo civil armado exigen a Hipólito Mora, fundador del movimiento entregar a los asesinos del desaparecido líder comunitario.

Los antagónicos de Mora Chávez también exigen entregar el mando a El comandante Simón y regresar a sus legítimos propietarios huertas de limón supuestamente confiscadas por Mora.

La fractura del grupo de autodefensa de La Ruana, el primero que surgió hace un año, se agudiza porque a Hipólito Mora ya no le tienen confianza sus compañeros.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, reconoce el conflicto interno entre los guardias civiles.

“Sí, estoy enterado, estamos viendo de qué se trata exactamente, hay dos grupos formados ahí con conflictos, con un problema, y estamos viendo cómo apoyamos para que no suceda absolutamente nada. Sería el colmo que estuviéramos en esa circunstancia, ellos deben por eso seguir respaldando y apoyando a las fuerzas federales con su conocimiento y no tener problemas entre ellos”, señaló el funcionario federal.

La tarde de ayer, en la plaza principal de La Ruana se reunieron autodefensas y habitantes en general y acordaron emplazar a Hipólito Mora a que entregue  a los asesinos de Rafael Sánchez Moreno, El Pollo.

Sánchez Moreno, a quien los “ruaneros” apodaban El Pollo, fue asesinado y a su cuerpo le prendieron fuego junto con su escolta José Luis Torres Nino el fin de semana pasado en una brecha de Buenavista Tomatlán.

La asamblea decidió acudir hasta los corrales de la Asociación Ganadera local para desarmar a los seguidores de Hipólito Mora, pero fueron frenados por elementos de la Policía Federal.

Un comandante  de las fuerzas federales dialogó en más de tres ocasiones con uno y otro bando. A los seguidores de Mora Chávez les llamó a entregar las armas.

“Son más de dos mil personas, no tiene caso que se expongan”, les dijo. A los encabezados por el El Americano les pidió calma.

Pero ni uno ni otro bando cedieron en las peticiones del mando federal y la tensión aumentó cuando el grupo mayoritario avanzó más y se colocó a sólo 50 metros de sus adversarios.

Miembros de los dos bandos se acusaron a gritos de ser templarios; los grupos en pugna descartan pertenecer a dicha organización criminal.

La paciencia a prueba de cualquier provocación estuvo del lado de aproximadamente 300 policías federales y sus mandos; escucharon propuestas y reclamos de unos y otros sin perder la calma.

La tensión bajó alrededor de las 23:00 horas, cuando los agentes de la Comisión Nacional de Seguridad “encapsularon” a los autodefensas de Mora Chávez para evitar que salieran de la asociación ganadera, pero también a fin de evitar riesgos de ataque.

El gobierno federal convocó a una reunión con los líderes de estos grupos en pugna y se espera que la mañana de hoy haya una reunión donde estén presentes El Americano, Alfredo Castillo, comisionado para la Seguridad en Michoacán, e Hipólito Mora, quien fue sacado del poblado de La Ruana por elementos de la Policía Federal y resguardado en un lugar secreto.

Comentarios

Lo que pasa en la red