Divide opiniones la aprehensión de El Chapo; avalan apoyo de EU en captura

La captura generó posturas encontradas sobre su relevancia, 78% ve bien la ayuda de la DEA para detener al líder del cártel del Pacífico

COMPARTIR 
03/03/2014 08:29 Ulises Beltrán y Alejandro Cruz/ BGC, Beltrán, Juárez y Asociados

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de marzo.- La reciente captura de Joaquín El Chapo Guzmán, jefe del cártel del Pacífico, dista de provocar una notable satisfacción entre la mayoría de la población. No se espera que se debilite significativamente el narcotráfico ni que mengüe la violencia por este suceso. Se respalda el apoyo de Estados Unidos para detener a este capo, pero la posibilidad de extraditarlo a ese país divide opiniones, tal y como se observa en la última encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior.

Contra lo que pudiera pensarse, la captura de Joaquín Guzmán Loera no generó un amplio entusiasmo entre la población. La indiferencia está tan extendida como las reacciones positivas. En parte, esto refleja las inquietudes que la opinión pública expresa sobre la intención gubernamental detrás de esta aprehensión, sobre las consecuencias que puede esto traer e, incluso, sobre la identidad real del detenido (graf. 1).

En efecto, para la mayoría la caída de El Chapo Guzmán se trata más de un golpe espectacular para distraer la atención respecto de los problemas del país (60%) y no tanto de un logro que muestra la voluntad del Gobierno de combatir al crimen organizado (graf. 2).

Asimismo, se cree poco o nada que por este hecho se debilite el tráfico de drogas en México (74%) y existen puntos de vista encontrados sobre si se abatirá la violencia: 43% cree que aumentará, en tanto 36% piensa que disminuirá.

Además, si bien 44% piensa que el detenido principal del operativo de Mazatlán es efectivamente El Chapo Guzmán, 34% cree que no lo es y 22% no sabe (graf. 3 y 4).

El arresto de Guzmán Loera se ve más como el fruto de un accionar más eficiente de las fuerzas de seguridad del gobierno de Peña Nieto (44%) que el resultado de la labor previa de inteligencia desarrollada en el gobierno de Felipe Calderón (33%). Para la gente, El Chapo Guzmán se fugó al inicio de la administración de Vicente Fox debido a la complicidad de funcionarios de ese gobierno (76%).

En contraste con la postura popular en favor de la extradición a Estados Unidos de importantes narcotraficantes capturados en el pasado, como Edgar Valdés La Barbie o Miguel Ángel Treviño El Z-40, los juicios ahora están más divididos en el caso de El Chapo: mientras 47% se pronuncia porque sea enjuiciado y castigado en la Unión Americana, 41% quiere que eso ocurra en México. Quienes están en pro de enviarlo a la justicia estadunidense lo justifican con base en la creencia de que las leyes norteamericanas son más severas, así como de que en México hay mucha corrupción y de que El Chapo se puede volver a escapar. En cambio, quienes plantean que aquí se le juzgue y encarcele argumentan que aquí fue donde cometió sus delitos y fue capturado (graf. 5).

La ayuda de EU prestada mediante la DEA para lograr la detención del capo es bien vista por los mexicanos (78%), en parte porque se tiende a estimar que sin esa asistencia no se podría combatir el narcotráfico (53%) (graf. 6).

Con todo, la detención de El Chapo Guzmán propicia una imagen presidencial de fortaleza (62%) y permite repuntar el nivel de aprobación a la labor de Enrique Peña Nieto en el combate al narcotráfico y crimen organizado.

(graf. 7) Crece 9 puntos para pasar de 48% a 57%, registro que se queda por debajo de 61% alcanzado cuando fue capturado Miguel Ángel Treviño en julio pasado.

La caída del líder del cártel del Pacífico no logra revertir la imagen predominante de gobierno rebasado por el crimen organizado, aunque ya no está tan extendida como en meses recientes (pasa de 63% en enero a 52% ahora). Dos tercios continúan pensando que el gobierno tiene poco o nada de éxito en la lucha contra la delincuencia (graf. 8y 9).

Relacionadas

Comentarios