Día de la bandera y Chiapas roban cámara ... no la campaña de Colosio

El registro de la historia diaria del 25 de febrero, como en los días previos, tampoco fue favorable para el candidato presidencial priista, Luis Donaldo Colosio, quien recorría tierra maya

COMPARTIR 
25/02/2014 05:48 Andrés Becerril

El progreso de las conversaciones entre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el comisionado Manuel Camacho Solís volvió a dominar las primeras planas, al igual que el discurso del presidente Carlos Salinas de Gortari con motivo del Día de la Bandera. A estos acontecimientos que acapararon el interés mediático se suman las declaraciones del propio coordinador de la campaña, Ernesto Zedillo, quien dijo desconocer las versiones de que el exregente buscaría lanzarse por la Presidencia y aseguró que la estrategia colosista cumplía sus objetivos. Aunque la percepción pública era muy distinta.

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de febrero.- Amaneció el 25 de febrero de hace 20 años y Luis Donaldo Colosio tampoco le pudo ganar las ocho columnas al EZLN y a Manuel Camacho. El día anterior, el subcomandante Marcos y el comisionado para la paz habían resuelto el 50 por ciento del pliego petitorio planteado por los zapatistas.

Un día como hoy hace 20 años, era el tercero que el candidato del PRI a la Presidencia caminaba tierra maya. Simpatizantes zapatistas saltaron en los mítines de Colosio. Mientras alguien le gritaba casi al oído, “¡Arriba Camacho!”, en el pueblo de Maxcanú, Yucatán, Colosio también tuvo que soplarse un estruendoso: “¡Viva el subcomandante Marcos!”.

En Mérida, Colosio, quien propalaba que como presidente de México no permitiría que se traslapara la pobreza extrema y que se siguieran violando los derechos humanos, exhortaba también al priismo a no romperse frente al adversario; les pedía a los suyos rechazar la negociación a espaldas del pueblo y al margen de los votos.

Pero ese día también tuvo que competir los espacios mediáticos con el presidente Salinas y hasta con su coordinador de campaña, Ernesto Zedillo, exsecretario de Educación.

En la conmemoración del Día de la Bandera, el mandatario mexicano que se comprometió a garantizar elecciones imparciales y democráticas para el 21 de agosto, dijo: “Estoy convencido que necesitamos dar pasos adicionales hacia adelante en la vida democrática del país y, como ciudadano puedo tener, como cada uno de ustedes, una preferencia; como presidente de la República estoy comprometido con una elección imparcial y democrática”.

Salinas también se refirió a las conversaciones de la catedral de San Cristóbal de Las Casas, que entonces estaban en su cuarto día y donde Camacho y el EZLN habían llegado a acuerdos parciales: “Las pláticas van bien; es muy alentador el avance que han tenido”.

En el Zócalo de la Ciudad de México, Salinas dijo que Camacho había estado trabajando con plena dedicación, plena lealtad y compromiso, “y yo le he autorizado a que proceda con las propuestas que ha realizado y, tratándose de  demandas sociales de los indígenas, a ser generoso en esas propuestas”.

El presidente Salinas subrayó que el comisionado está cumpliendo a cabalidad la labor que le pidió llevar a cabo y resulta verdaderamente satisfactorio el hecho de que avance tan rápido y, sobre todo, “que las respuestas que le he autorizado para que vaya dando, estén en la dirección de más justicia para los que menos tienen”.

Zedillo, por su parte, aseguraba que la campaña de Colosio había cumplido los objetivos planteados y aseguraba desconocer las versiones de que Camacho Solís podría lanzar una candidatura presidencial.

Tal cual era su papel, Zedillo rechazaba que la campaña colosista no prendiera, como había quedado registrado en los medios, durante las últimas siete semanas.

“Los resultados hasta ahora corresponden a los objetivos que se trazaron, hay una serie de etapas, de previsiones respecto a la campaña y habrá una estrategia en consecuencia para cumplirla. Yo lo que creo es que el juicio que debe hacerse es en términos de evaluación un poco más objetiva y no adjetiva”, dijo Zedillo.

El coordinador de campaña de Colosio hizo esas declaraciones en la sede del IFE, donde el presidente del PRI, Fernando Ortiz Arana, fue a registrar la plataforma de ese partido.

–¿En el PRI no tienen temor de que vaya a hacer eso? –le soltó un reportero a Zedillo, en referencia a que Camacho pudiera ser candidato presidencial por otro partido.

–Tenemos un gran candidato y vamos a triunfar.

En el artículo que Aurora Berdejo publicaba semanalmente en la sección editorial de Excélsior, llamada Tigre Enjaulado, la periodista hacía referencia a la funcionalidad de la reserva democrática:

“Ésta, la reserva democrática a la que hacíamos alusión la semana pasada, cuando apenas se sometería a prueba, hoy comprueba que está funcionando. Lo importante es confrontar dos posiciones que grupos políticos y medios insisten en separar, cuando en realidad están conjuntadas, indisolublemente unidas”.

Hay quienes insisten –sigue el texto de Berdejo–, con vehemencia en asperezas y, por qué no decirlo, en un pleito “a muerte”  en que uno de los participantes es el comisionado para la Paz y la Reconciliación en Chiapas, Manuel Camacho Solís.

Pero –continúa– en el contexto actual de cambio político, que sin duda alguna afectado a toda la nación e inclusive a los partidos, se dan dos posiciones políticas que convergen:

“Por una parte la del comisionado Manuel Camacho, que encauzó el diálogo con el EZLN iniciando con un sentido profundamente nacionalista, de ahí que las primeras impresiones de las partes negociadoras son de que se marcha por el buen camino. Por la otra, la posición del candidato priista a la Presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio, de apoyar los acuerdos a que llegue en la mesa, dicho por él hace apenas un par de días, al afirmar que apoya los acuerdos que conduzcan a una paz duradera y democrática, aunada a una política de bienestar para los chiapanecos”.

Relacionadas

Comentarios