FOTOGALERÍA: El Chapo se movía en Culiacán como topo

La recolección de pistas para dar con el líder del cártel del Pacífico comenzó hace un año en Arizona; muestran laberinto de túneles por el que se desplazaba el capo

COMPARTIR 
25/02/2014 05:41 AP /Fotos: AP

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de febrero.- Mientras las Fuerzas Armadas se abrían paso por el principal escondite de Joaquín El Chapo Guzmán, en Culiacán, el capo de las drogas más poderoso de México ya había escapado de la casa a través de un túnel escondido debajo de una bañera.

Los marinos mexicanos, con la asistencia de las autoridades estadunidenses, lo persiguieron, pero perdieron al prófugo entre un laberinto de túneles bajo la ciudad, dijo un funcionario estadunidense y un alto funcionario de la Policía.

El escape de Guzmán sería efímero, pues fue capturado el sábado temprano mientras estaba escondido en un condominio tipo hotel en Mazatlán.

Guzmán tenía un fusil de asalto, pero no disparó, dijeron los funcionarios. Su esposa, la reina de belleza Emma Coronel, estaba con él cuando terminó la cacería.

A finales del año pasado, las autoridades comenzaron a acercarse al círculo íntimo del jefe del narco más buscado del mundo.

El 16 de febrero, los investigadores de México, con ayuda de agentes antidrogas de la DEA, del Servicio Federal de Alguaciles de Estados Unidos y de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) consiguieron la clave que necesitaban con urgencia: rastrearon un celular a una de las casas de seguridad en Culiacán que Guzmán utilizó para evadirse.

El teléfono estaba relacionado con el jefe de comunicaciones del capo: Carlos Manuel Ramírez, alias Cóndor. Al día siguiente, las autoridades mexicanas arrestaron a uno de los mensajeros de Guzmán, que rápidamente proporcionó detalles sobre las casas de seguridad que Guzmán y sus allegados habían estado usando, dijeron los funcionarios.

En cada casa, los militares encontraron lo mismo: puertas de acero reforzado y una vía de escape debajo de las bañeras. Cada escotilla conducía a una serie de túneles interconectados con el sistema de drenaje de la ciudad.

Los funcionarios dijeron que en una de las casas de seguridad se encontraron tres toneladas de drogas, aparentemente de cocaína y metanfetaminas.

Un reportero de AP que caminó a través de uno de los túneles tuvo que bajar en un canal y agacharse para entrar en un tubo de desagüe, lleno de agua y lodo que olía a aguas residuales.

Unos 700 metros (yardas) adelante, estaba abierta una portezuela que dejaba al descubierto un túnel recién construido. Grande y forrado con paneles de madera, como una cabaña, el pasaje tenía iluminación y aire acondicionado. Al final del túnel había una escalera azul pegada a la pared que conducía a una de las casas que las autoridades mexicanas dicen que Guzmán usó como escondite.

Un día después que los militares casi capturaron a Guzmán en Culiacán, fue arrestado un alto colaborador: Manuel López Osorio. Según los funcionarios, él contó a los investigadores que recogió en el alcantarillado a Guzmán, al jefe de comunicaciones Ramírez y a una mujer, antes de ayudarlos a huir a Mazatlán.

Una llamada intervenida por agentes de ICE en el sur de Arizona proporcionó la pista final, pues ayudó a rastrear a Guzmán al condominio playero donde finalmente fue detenido.

“De pronto todo se juntó. Teníamos a las personas adecuadas para arrestar y contábamos con una buena intercepción”, dijo el funcionario del gobierno estadunidense. “La escucha de la ICE fue la última en pie. Esa intercepción en Nogales. Esa lo conectó (a Guzmán) con ese hotel”.

Alonzo Peña, un ex alto funcionario de la ICE, dijo que las escuchas telefónicas en Arizona llevaron a las autoridades a la casa en Culiacán de la ex esposa de Guzmán, Griselda López, y al hotel en Mazatlán donde Guzmán fue arrestado.

La investigación de la ICE comenzó hace un año con una pista de la oficina de la agencia en Atlanta, según la cual alguien estaba cruzando la frontera con unos 100 mil dólares, dijo Peña, quien fue informado sobre la investigación. Esa persona llevó a los investigadores a otro elemento operativo del cártel, que se cree que era un comerciante de aeronaves, lo que les permitió localizar los equipos de comunicaciones de Guzmán.

El alto funcionario policial dijo que los marinos mexicanos merecen el crédito de haber detenido vivo a Guzmán y sin que nadie disparara un solo tiro.

“Nunca lo anticipamos, nunca, que iba a ser capturado con vida”, dijo el funcionario.

Aún no está claro qué va a pasar ahora con Guzmán, excepto que él será el centro de un largo y complicado proceso legal para decidir si México lo juzga primero o Estados Unidos.

Relacionadas

Comentarios