Subejercicio de 50% en salud: ASF

Afirma que faltan mecanismos de control, supervisión y seguimiento a los subsidios

COMPARTIR 
22/02/2014 05:35 Ivonne Melgar

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de febrero.- Subejercicios superiores a 50  por ciento en los estados, descontrol federal sobre el dinero que no se aplica a nivel local, ausencia de reglas sobre la operación de los programas, pagos sin comprobar, aumento de transferencias al margen de lo autorizado e incumplimiento en la pregonada cobertura universal de salud son algunas de las fallas que sobre el Seguro Popular reporta la Cuenta Pública de 2012.

Las conclusiones sobre el desempeño del sector muestran que el desorden en materia de licitaciones y cumplimiento de metas también campea en el IMSS y en el ISSSTE, donde se dejan a medio andar programas de modernización tecnológica sin que nadie reclame la entrega de resultados por contrataciones pagadas a precios millonarios.

148 mdp en pagos indebidos del IMSS encontró la Auditoría.

Los señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre el sector revelan que los subsidios de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud por dos mil 574 millones de pesos destinados a las 31 entidades no se ejercieron en 27 de éstas, pero tampoco se reintegraron al erario federal mil 105 millones de pesos.

Se muestran casos especiales como el de Chiapas, donde la verificación física de los recursos transferidos mostró que la cuarta parte de los mismos fueron utilizados para fines diferentes a los que se habían autorizado.

Tabasco, Veracruz, Zacatecas, Coahuila y Colima presentan también irregularidades significativas en la falta de rendición de cuentas.

¿Y el dinero?

La revisión de  las transferencias hechas por la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS) indica que en 26 entidades federativas se reportaron como aplicados mil 265 millones de pesos, “sin que la entidad fiscalizada proporcionara la documentación que acredite que se destinaron para los fines que fueron autorizados”.

Ya en la verificación  física de los recursos transferidos al estado de Chiapas por 203 millones de pesos se constató que utilizó 53 millones para fines distintos a los autorizados; se carece de la documentación justificativa y comprobatoria por 11 millones de pesos; se reportó como ejercidos 59 millones de pesos sin acreditar la recepción de los bienes.

153 mdp no fueron acreditados para nuevos afiliados al Seguro Popular.

Otra anomalía se refiere a la entrega que la CNPSS hizo de un millón 706 mil 359 suplementos alimenticios a las entidades federativas “sin mediar instrumento jurídico que establezca sus obligaciones, ni el uso y manejo de los insumos, lo que pone en riesgo que se destinen a fines distintos del que fueron otorgados”.

Se afirma que estas irregularidades se explican por la falta de mecanismos de control, supervisión y seguimiento a los subsidios transferidos a las entidades federativas.

Se evaporan recursos para afiliaciones

En el caso del Programa Seguro Médico para una Nueva Generación, la ASF identificó opacidad en las reglas de operación y en los convenios para la transferencia de los apoyos económicos celebrados con las entidades federativas, al tiempo que se carece de los mecanismos de control, supervisión y seguimiento que garanticen la transparencia en la aplicación de estos subsidios.

27 estados no ejercieron los recursos entregados vía la Comisión Nacional de Protección Social.

“Se transfirieron 196 millones de pesos a 31 estados y el Distrito Federal, para cubrir el incremento en la demanda de los servicios de salud de nuevos afiliados al programa, así como para la impartición de Talleres, Comunitarios para el Autocuidado de Salud dirigidos al personal médico y a las madres de los niños beneficiarios del programa, de los cuales no acreditaron la aplicación o reintegro de 153 millones de pesos”, se puntualiza.

Esta falta de comprobación involucra a más de la mitad de los recursos asignados para dichos programas.

“Los estados de Tabasco, Veracruz y Zacatecas no ejercieron tres millones 680 mil pesos radicados para el equipamiento de Bancos de Leche Humana, ni los reintegraron a la  Federación”, se detalla. 

En cuanto al desempeño en el sector, se plantea que se observó que la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, administradora del Seguro Popular,  “no logró la cobertura universal en salud; no realizó el cotejo del Padrón Nacional de Beneficiarios del Seguro Popular con los esquemas  públicos y sociales de atención médica; presentó un índice de colisión de 14.8 por ciento con padrones de instituciones de seguridad social”, se enumera. Esto último significa que se detectó el empalme de beneficiarios.

Contratos por cumplir

Se detectó incumplimiento en programas de capacitación académica para médicos y personal de enfermería del IMSS. La auditoría aplicada en torno al Servicio Médico Integral de Cirugía y Procedimientos de Mínima Invasión entre julio de 2011 y diciente de 2013, permitió la recuperación de 18 millones 584 mil pesos correspondientes a 60 contratos.

También se reporta el incumplimiento de contratos establecidos con la Universidad Autónoma del Estado de México para concluir el proyecto Expediente Clínico Electrónico del IMSS para el cual se han invertido 12 millones de pesos; sólo se ha logrado implantar en 40 y en ellas su uso promedio es de 2 por ciento.

En siete contratos no se cumplió con los objetivos establecidos por el Instituto, por lo que la ASF determinó pagos indebidos de 148.1 millones de pesos.

También se identificaron pagos indebidos para el contrato “Servicio de Transmisión de Datos a través de la Red Integral de Comunicaciones (RPV),  por servicios no realizados equivalentes a 4.9 millones de pesos.

El reporte destaca que en los últimos tres  años se han realizado dos contratos plurianuales para el Expediente Clínico  Electrónico, con un importe mínimo de 280 millones de pesos y máximo de 675 millones de pesos.

“El primer contrato tuvo como objetivo finalizar el desarrollo del sistema, del cual sólo operan cinco de los ocho módulos requeridos. De los pagos realizados en 2012 por 136.4 millones de pesos, se concluyó que 56.7 millones de pesos no cumplieron con los objetivos contratados”, precisa la Auditoría.

Relacionadas

Comentarios