Habrá cumbre sobre energía; Obama y Harper respaldan reformas de Peña Nieto

México, EU y Canadá agilizarán aduanas y facilitarán el flujo de personas a través de un programa de viajeros confiables

COMPARTIR 
20/02/2014 06:13 Georgina Olson y José Carreño Figueras/ Enviados
El Palacio de Gobierno de Toluca fue el marco para la conferencia de prensa ofrecida por los tres mandatarios de América del Norte.
El Palacio de Gobierno de Toluca fue el marco para la conferencia de prensa ofrecida por los tres mandatarios de América del Norte.

TOLUCA, 20 de febrero.— México, Estados Unidos y Canadá definieron ayer que la energía es una prioridad trilateral. Con el fin de expandir el progreso reciente en este sector, los ministros de Energía de las tres naciones se reunirán este año para promover estrategias comunes de eficiencia, infraestructura, innovación, comercio, desarrollo responsable de recursos y aprovisionamientos económicos y confiables de energía limpia para la región de América del Norte.

En la Declaración Conjunta emitida al final de la cumbre realizada ayer, los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de EU, Barack Obama, así como el premier canadiense, Stephen Harper, destacaron la colaboración energética entre un conjunto de 20 acuerdos, en los que figuran la agilización de aduanas y la facilitación del movimiento de personas a través del Programa de Viajeros Confiables de América del Norte.

“La clase de reformas que Enrique (Peña Nieto) ha iniciado en los últimos 13 meses son las que pondrán a México en una situación competitiva”, dijo Obama.

“El desarrollo de México en 20 años ha sido increíble. México se está convirtiendo en un poder mundial”, afirmó también Harper en declaración final.

Energía, clave para la “región más dinámica”

Los tres líderes manifestaron su anhelo de edificar una Norteamérica más competitiva; acuerdan cumbre energética este mismo año.

El tema energético será prioritario en el relanzamiento de las relaciones entre México, Estados Unidos y Canadá, y para lograr el objetivo de hacer de América del Norte la región  “más competitiva y dinámica  del mundo”.

“La energía es una prioridad trilateral”, establece la declaración conjunta firmada ayer en esta ciudad por el presidente Enrique Peña Nieto, su homólogo estadunidense Barack Obama y por el primer ministro canadiense Stephen Harper.

 México promulgó el año pasado la Reforma Energética, la cual rompe los candados legales que impedían la inversión de capital privado en Petróleos Mexicanos. La modificación a la Constitución abre la puerta para que empresas nacionales y extranjeras participen en la exploración, extracción, refinación transporte y venta de hidrocarburos.

“Desarrollar y garantizar un suministro de energía asequible, limpio y confiable puede ser un impulsor del crecimiento económico y apoyar el desarrollo sostenible, a medida que nos dirigimos hacia un futuro energético bajo en carbono”, refiere el texto, denominado La Norteamérica del siglo XXI: Crear la región más competitiva y dinámica del mundo.

El compromiso trilateral establece que los ministros de Energía se reunirán este mismo año para definir estrategias comunes de eficacia energética.

“Con el fin de expandir el progreso reciente en este sector, nuestros ministros de Energía se reunirán para hablar sobre infraestructura, innovación, energía renovable, fuentes de energía no convencionales, comercio energético y desarrollo responsable de recursos, incluido el desarrollo de estudios técnicos relevantes”.

La idea de colaboración energética fue sólo una de las puntualizaciones sobre competitividad y complementariedad incluidas en la declaración final de un evento que nadie esperaba fuera espectacular.

Eso implicará nuevos mecanismos de comercio para facilitar y asegurar el movimiento de mercancías en la región.

“Lograremos el TPP”

“Le digo a Peña Nieto y a Harper que lograremos que el TPP  (Acuerdo de Asociación Transpacífica) sea aprobado en el Congreso estadunidense, si es un buen acuerdo”, así lo dijo el presidente Obama, al ser cuestionado sobre el tema por un reportero estadunidense.

El reportero le expresó al jefe de la Casa Blanca que hay legisladores republicanos e incluso demócratas, que se oponen al TPP y detectan en él riesgos para la economía estadunidense.

Obama dijo que en el pasado el Congreso estadunidense ha aprobado acuerdos como el TLC con México, o con Colombia, y que el TPP no será la excepción.

Aunque dejó en claro que “ahora debemos asegurarnos de que, como campeones del libre comercio, resolvamos nuestros intereses nacionales legítimos para presentar un frente unido ante los otros negociadores del TPP, que no tienen tal experiencia en libre comercio”, dijo.

Al respecto Peña Nieto respondió que “es un tema que interesa a México, que ha venido participando en las mesas de negociación para llegar a un acuerdo en este gran espacio y oportunidad de mayor integración económica”.

Y Harper destacó que es necesario que las naciones de América del Norte “sigan negociando, pues el desarrollo comercial es sustantivo para todos nuestros pueblos”.

Obama subrayó que con niveles mayores de intercambio comercial se darán las condiciones para que la gente tenga acceso a mejores trabajos.

Todo esto lo expresaron en la ronda de preguntas y respuesta después del mensaje a medios, que inició alrededor de las 19:15 horas de ayer.

“Debemos ir  más allá”

Previamente, en un mensaje de los tres mandatarios a empresarios, académicos y sociedad civil, el jefe del Ejecutivo mexicano expresó que después de 20 años de Tratado de Libre Comercio México, Estados Unidos y Canadá están obligados a incrementar y hacer más eficiente el comercio trilateral.

“Estamos obligados a ir más allá y potenciar junto a los avances que nuestros países han tenido en lo individual, por ello los ejes temáticos son muy claros: 1) prosperidad incluyente y compartida; 2) nuevas áreas de oportunidad; 3) seguridad ciudadana, y 4) temas regionales y globales”, dijo.

En la Declaración Conjunta los mandatarios acordaron un Plan de Trabajo para la Competitividad de América del Norte, mediante el cual los ministros del ramo crearán una estrategia común para promover la inversión e innovación.

Otro acuerdo relevante es el poner en marcha un Plan de Transporte de América del Norte, que iniciará con un plan de carga regional y “buscará homologar criterios técnicos al interior de la región, comenzando por el transporte de carga”.

También acordaron armonizar los requisitos de información aduanera, con lo cual se “simplificarán y equipararán los requisitos que deben cumplir tanto comerciantes, como visitantes”.

En cuanto a Administración Fronteriza, acordaron que México designará un observador en las reuniones ejecutivas del mecanismo fronterizo Estados Unidos-Canadá y Canadá también enviará un observador al mecanismo México-Estados Unidos.

Peña recordó que el comercio que existe entre las tres naciones supera el billón de dólares anual.

“México es, cada vez más, una potencia”

El primer ministro de Canadá, Stephen Harper, sostuvo que la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, firmado en 1994) ha tenido resultados exitosos y que desde entonces México se “es, cada vez más, una potencia mundial”, lo cual se aceleró con la presidencia de Enrique Peña Nieto.

Sostuvo que su país comparte con México y Estados Unidos el entusiasmo genuino por la colaboración y para seguir trabajando en la Alianza Transpacífico que genere más desarrollo para las tres naciones.

En conferencia afirmó que el comercio en la región se ha cuadruplicado en los últimos 20 años y seguirá creciendo de manera exponencial.

En este sentido, Harper dijo que continuarán trabajando para enfrentar los retos del siglo 21 en beneficio de sus habitantes. “Aún queda mucho por hacer, se debe tomar en cuenta lo que sucede en el mundo para poder avanzar, por ello es necesario seguir negociando para el desarrollo de los tres pueblos”.

Los señalamientos fueron también parte de las declaraciones de impulso al comercio incluidas tanto en los documentos como en las intervenciones verbales de los participantes en un evento en el que se anunció “la apertura de un nuevo capítulo en nuestra asociación”.

El propio presidente Obama hizo notar, en declaraciones aparte, que los países de Norteamérica “tenemos todos los incentivos para hacer funcionar” la alianza comercial significada por el Tratado Norteamericano de Libre Comercio (TLCAN).

En ese sentido, definió el proceso de las reuniones “cumbre” de América del Norte como un mecanismo que obliga a llegar a hechos concretos en términos de comercio y seguridad.

La Norteamérica del siglo 21 “está entre las más competitivas y dinámicas de mundo”, declararon los gobernantes regionales, y como tal, comprometida en el bienestar de sus habitantes, promoverá nuevos estándares de comercio, educación, crecimiento e innovación.

“Nuestras tres economías se benefician de la estabilidad de las otras, así como del compromiso compartido de crear buenos empleos y oportunidades para todos nuestros ciudadanos”, precisó el documento.

Comentarios

Lo que pasa en la red