Se quiere un TLC más justo; 50% pide un cambio de fondo

No se esperan amplios beneficios para el país, revela la encuesta BGC-Excélsior

COMPARTIR 
17/02/2014 05:54 Ulises Beltrán y Alejandro Cruz/ BGC, Beltrán, Juárez y Asociados

A Jaime Serra

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de febrero.- Poco conocida aún, la llamada Cumbre de Líderes de América del Norte en Toluca entre los presidentes de Estados Unidos, Canadá y México, genera bajas expectativas de beneficios relevantes para el país. Se cree que Enrique Peña Nieto debe buscar que el Tratado de Libre Comercio (TLC) sea más justo, dada la percepción de trabas que EU impone y de desigualdad de condiciones en favor de este país, según se observa en la última  encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior.

A unos días de celebrarse la Cumbre en Toluca, pocos saben que se va a llevar a cabo (32%). Quienes están enterados creen que su finalidad es mejorar o revisar el TLC. Este acuerdo comercial es aprobado (gráfico 1)por la mayoría de la población (66%), aunque se cree que Estados Unidos ha sido el más favorecido (77%) y también el que más obstáculos impone para su buen funcionamiento (67%).

Sobre el TLC, la población quiere que el presidente Peña Nieto busque un cambio de fondo (50%) para que sea más justo (gráfico 2): se aspira a que EU ponga menos trabas a las exportaciones mexicanas y que el comercio sea equitativo (gráfico 3).

Pese a que se estima que el TLC será el centro de las pláticas, la opinión pública expresa también otros intereses. De hecho, no hay amplio consenso en torno a un tema en particular en el que deban enfocarse en esta Cumbre. Los temas económicos (incluidos el empleo y el TLC), la cuestión migratoria y los asuntos de seguridad son casi igual de mencionados (gráfico 4).

En comparación con 1994, año en que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la opinión pública nacional cree  (gráfico 5) que la relación de México con Estados Unidos y Canadá es igual que siempre (49%) o, en segundo término, que ha mejorado (33%). Muy pocos piensan que ha empeorado (15%).

En particular (gráficos 6 y 7), se sigue expresando un juicio positivo sobre la relación de México con Estados Unidos (54%) y también se opina favorablemente de la que tiene con Canadá (56%). En lo específico, es aprobada la manera como el presidente Enrique Peña Nieto lleva el trato bilateral con la Unión Americana (49%). Lo anterior en un contexto donde se percibe que el presidente Barack Obama tiene a México en un nivel medio en sus prioridades en el manejo de las relaciones internacionales de la Casa Blanca (42%).

Los mexicanos dicen querer mayor libertad de comercio (73%), de tránsito de personas (74%), de inversión de empresas (78%) y, sobre todo, de trabajo (90%). Sin embargo, esa actitud cambia cuando se tocan sectores económicos sensibles, por ejemplo, en el campo energético, la población se opone a que las empresas de EU y Canadá inviertan en la producción de petróleo y gas (no se debe permitir, 67%).

No se esperan amplios beneficios de esta Cumbre. Se cree poco o nada que aumente la venta de productos nacionales en Estados Unidos y Canadá, que se estimule el crecimiento económico o la generación de empleos en México. Quien sí se estima se verá favorecido, es Estados Unidos; dos tercios creen que se incrementarán las exportaciones a nuestro país (gráfico 8). En el tema de la obligación de visa que impuso Canadá a los mexicanos, tampoco se espera que se supriman.

Se tiende a ver mayor disposición de Obama para mejorar el funcionamiento del TLC (54%), no así en el tema migratorio.

Comentarios

Lo que pasa en la red