'Las escuelas no son changarros': Alba Martínez Olivé

Subsecretaria afirma que evaluación no se cancela, sino sólo se pospone un año la prueba ENLACE

COMPARTIR 
08/02/2014 05:22 Lilian Hernández
Alba Martínez Olivé, subsecretaria de la SEP, estableció que las escuelas públicas no deben evaluarse como si fueran unos negocios particulares. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de febrero.- Alba Martínez Olivé, subsecretaria de Educación Básica de la SEP, lamentó que organizaciones civiles insistan en que se aplique la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centro Escolares (ENLACE), pues piensan que las escuelas son como “changarros”, que compiten unas con otras, cuando no es así porque a todas hay que impulsarlas por igual.

Señaló que eso podría aplicar en planteles privados, pero en la educación pública no es el objetivo. “Estas organizaciones piensan que las escuelas son una suerte de changarros para competir con otro changarro y por eso necesitan exhibir resultados todos los años, aunque esos resultados sean engañosos. Ésa no es la concepción que nosotros tenemos”.

En el primer Foro Regional sobre Educación Básica, en el marco de la Consulta Nacional para la Revisión del Modelo Educativo, la subsecretaria insistió en que una prueba que da resultados irreales ya no tiene sentido aplicarla, pero aclaró que la evaluación no se cancela y suspenderla un año no implica que se pierda la rendición de cuentas.

En respuesta a las organizaciones civiles que insisten en no suspender ENLACE, la funcionaria federal subrayó que estas agrupaciones son “muy respetables”, pero tienen que entender que las evaluaciones no son para hacer ranking ni para hacer comparaciones como si las escuelas fueran negocios; de modo que habrá una nueva evaluación que diagnostique el logro académico de los alumnos, pero hay que diseñarlo y esperar un año no afectará la calidad de la educación.

De los profesores despedidos, comentó que a diferencia de antes de la Reforma Educativa, ahora hay reglas claras y se terminaron las negociaciones como se solía hacer, “por usos y costumbres”.

Aseguró que es una muestra de que se acabaron los privilegios, porque durante muchos años todo era negociable “y todo se dirimía en función de quién eres amigo, de quién te cobija y eso dejaban a los mejores maestros, a los responsables, a los cumplidos, a los entregados a su trabajo, sumamente desprotegidos”.

De ENLACE, comentó que hay un consenso general de que es necesario evaluar el aprendizaje de los niños, pero no necesariamente cada año, “porque es simple y sencillamente inadecuado.

“Si todo el tiempo estamos evaluando, ¿a qué hora, damos tiempo para la mejora? Los resultados de evaluación son útiles en la medida en que sean fehacientes, en que den cuenta de lo que tienen que dar cuenta, y en la medida en que haya tiempos para reflexionarlos”, atajó.

Pese a la molestia manifestada por asociaciones civiles sobre la cancelación de ENLACE, Martínez Olivé apuntó que el instrumento era inadecuado y no debe persistirse en su aplicación, sino en buscar un proceso que rebase ese conjunto de “vicios que tuvo la prueba ENLACE, porque no nos sirve seguir insistiendo en un instrumento que ya mostró debilidades”.

Dijo que no se pierde nada con suspender un año la evaluación, porque 2014 será el año en el que se deberá determinar sobre qué “estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo”, además de dar la oportunidad de construir condiciones para que en las escuelas realmente se trabaje teniendo como centro el aprendizaje y la enseñanza.

“Entonces si hoy tenemos un instrumento malo para darnos cuenta de los aprendizajes, no tenemos por qué perseverar en ese instrumento malo; al contrario, vamos construyendo el mejor posible”, concluyó.

Dijo que, a diferencia del sexenio pasado, el Instituto para la Evaluación de la Educación (INEE) dará certeza para tener una prueba confiable y que “no sirva para hacer rankings descontextualizados, ni nos sirva para decir que los maestros no hicieron la tarea”.

 

Relacionadas

Comentarios