Aprehenden y expulsan de EU a mexicano sospechoso de asesinato

José Aguilar Lucas, de 36 años, fue entregado a la Policía Federal de México por oficiales de la Oficina de Operaciones de Aplicación de la Ley y Expulsión

COMPARTIR 
06/02/2014 18:39 Redacción
José Aguilar Lucas, de 36 años, fue entregado a la Policía Federal de México
José Aguilar Lucas, de 36 años, fue entregado a la Policía Federal de México

NOGALES, Arizona, 6 de febrero.- Un ciudadano mexicano buscado en su país de origen por homicidio fue entregado a autoridades de México en la garita de Nogales el viernes 31 de enero, como resultado de un esfuerzo conjunto en el que participaron agencias del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) bajo los auspicios del Programa de Remoción de Fugitivos Mexicanos de la Alianza para Combatir las Amenazas Transnacionales (ACTT).

José Aguilar Lucas, de 36 años, fue entregado a la Policía Federal de México por oficiales de la Oficina de Operaciones de Aplicación de la Ley y Expulsión (ERO) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).  Aguilar contaba con una orden de aprehensión expedida en mayo de 2010 por las autoridades de Baja California Sur, en la que se le acusaba de homicidio.

Agentes de la Patrulla Fronteriza en la Comisaría de Ajo identificaron la orden de aprehensión en noviembre de 2013 después de arrestar a Aguilar por entrar ilegalmente a los E.U., e ingresar su nombre en la base de datos del programa Información, Inteligencia e Integración (I-3), un recurso de reciente implementación.

Este individuo pensó que podría escapar de la justicia en México escondiéndose en Arizona", dijo Jon Gurule, director interino de la oficina de campo de Phoenix de la ERO.  "Gracias a la estrecha colaboración entre las agencias miembro de la ACTT y el gobierno de México, este sospechoso de homicidio fue aprehendido, identificado y regresado a México para enfrentar a la justicia".

Tras ser arrestado en noviembre de 2013 por la Patrulla Fronteriza, Aguilar Lucas fue declarado culpable de ingreso ilegal criminal en la Corte de Distrito de Tucson en diciembre del mismo año, y sentenciado a 40 días en prisión federal.  Posteriormente a su liberación en enero de 2014, fue entregado a la custodia de la ERO e ingresado al Centro de Detención Florece mientras la ERO coordinaba su expulsión con las autoridades mexicanas.

Con anterioridad Aguilar Lucas había sido declarado culpable de ingreso ilegal criminal en febrero de 2011, y había sido expulsado de los Estados Unidos en cuatro ocasiones en 2011 y 2012 al ser arrestado sendas veces por la Patrulla Fronteriza.

La base de datos I-3 es un nuevo programa concebido por la Unidad de Enlace Internacional del Sector Tucson en 2011, y creado con la cooperación del gobierno mexicano.  Antes de la creación del programa, aquellos individuos aprehendidos por ingresar ilegalmente a los Estados Unidos frecuentemente eran liberados en la frontera siempre y cuando no fueran buscados por algún crimen en Estados Unidos.  El Sector Tucson está solucionando vacíos informativos, aumentando la probabilidad de que fugitivos mexicanos sean presentados ante la justicia en México, y mejorando el conocimiento de amenazas potenciales a lo largo de la frontera internacional.

El I-3 funciona presentando una lista diaria de ciudadanos mexicanos arrestados por agentes de la Patrulla Fronteriza en todo el país al gobierno mexicano.  Oficiales mexicanos ingresan esos nombres a su base de datos de criminales para determinar si alguno de los individuos es buscado en México.  Tras confirmar la identidad mediante fotografías e información biográfica, las órdenes de arresto que existan son retransmitidas mediante la base de datos del programa I-3 en Tucson, y se coloca una alerta de "Personas Buscadas" en una base de datos de criminales de Estados Unidos.

Inicialmente oficiales en México y Tucson habían acordado compartir estas listas de detenidos bajo una operación binacional, pero la operación fue tan exitosa que se convirtió en un programa permanente, y fue ampliado para incluir todo tipo de información, incluyendo el tráfico de personas y otra inteligencia recabada sobre temas de interés.

La CBP en Arizona, como miembro de la ACTT, consistentemente trabaja con nuestra red de procuración de justicia a nivel nacional e internacional para identificar y aprehender criminales que amenazan a nuestras comunidades", dijo Manuel Padilla, Jr., jefe de agentes de la Patrulla Fronteriza del Sector Tucson.  "Este caso es un ejemplo de cómo trabajar juntos de manera integrada nos hacen más efectivos contra las redes criminales transnacionales".

Desde el inicio del programa, la base de datos I-3 ha recibido de México 260 alertas de personas buscadas, con cargos de alto perfil que incluyen homicidio, tráfico de armas, robo armado a bancos, robo, asalto, violación, abuso sexual de menores, y contrabando de personas.  Cincuenta de esos individuos fueron repatriados, y 19 se encuentran bajo custodia en Estados Unidos en espera de ser expulsados.

La Alianza para Combatir las Amenazas Transnacionales (ACTT) es un esfuerzo colaborativo de aplicación de la ley lanzado en septiembre de 2009 para apalancar las capacidades y recursos de más de 60 agencias federales, estatales, locales y tribales en Arizona y el gobierno de México.  Unidas, estas entidades combaten a aquellos individuos y organizaciones criminales que amenazan a las comunidades a ambos lados de la frontera.

Mediante el Programa de Remoción de Fugitivos Mexicanos de la ACTT, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la Patrulla Fronteriza en el Sector Tucson, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, y los Alguaciles Federales trabajan con el gobierno de México para identificar a ciudadanos mexicanos en custodia de los Estados Unidos que tienen órdenes de arresto pendientes en México, y coordinan su repatriación al país.

ogz

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red