Pepenador de EU gana hasta 130 dólares diarios en México

El texano Alfred Stephen, que vive en Nuevo Laredo, se dedica desde hace 30 años a la pepena de fierro, aluminio y cartón

COMPARTIR 
05/02/2014 11:16 Texto y fotos: Juan Manuel Reyes Cruz / corresponsal

NUEVO LAREDO, 5 de febrero.- Un ciudadano americano que dice llamarse Alfred Stephen y que vive en Nuevo Laredo narró que hace años encontró un pino de Navidad artificial, aunque no recuerda dónde exactamente, pero por él le dieron 300 pesos.

Y desde hace 30 años, Stephen se ha dedicado a la pepena de fierro, aluminio y cartón, que le ha generado ganancias por hasta 130 dólares diarios. Nació en Texas, pero prefiere radicar en suelo mexicano tamaulipeco, porque la renta es menos cara que en su país de origen.

No hay necesidad de robar ni de pedir; con lo que uno se va encontrando a su paso basta”, cuenta Alfred Stephen.

Todo indicaría que Stephen es de Carolina, porque carga en un carrito de mandado dos banderas: una mexicana y una de los Estados Confederados de América, aunque asegura haber nacido en Texas.

Este tipo de bandera con barras blancas y rojas con siete estrellas dejó de usarse desde el final de la Guerra de Secesión. Algunos habitantes de los estados del sur u otros continúan empleándolas como símbolo de su historia.

Acompañado de su “carrito” que usa como depósito, el ciudadano norteamericano recorre el sector aduana y otras colonias aledañas, donde además la gente le ayuda con alimentos.

“Ayer, por la calle Amado Nervo, me encontré lámina y cobre y me dieron 300 pesos”, cuenta Alfred, quien actualmente tiene 53 años.

Vive en la colonia Anáhuac, al poniente de esta frontera, la que todos los días recorre desde las 7 de la mañana y luego se traslada a otras áreas. Su jornada de trabajo termina cerca de las 10 de la noche, y sin descansar labora toda la semana, incluso visitando la ciudad de Laredo, Texas, donde también recoge materiales de desecho, lo que le reditúa en buenos ingresos.

Dijo tener conocimiento para construir casas, insular viviendas y en ocasiones lo contratan obteniendo adicionales ganancias. “También cuando hace mucho frío salgo a trabajar, nada más me tapo bien y le seguimos”, agregó el norteamericano.

Su sonrisa, barba y bigote canoso lo caracterizan. Pasea por la ciudad, no se queja y dice vivir bien y comer bien, ya que la vida se gana con trabajo, presume.

dgp

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios