Premios fulminan a la prueba ENLACE

Expertos sostienen que los estímulos a profesores desvirtuaron el objetivo de la prueba en el país

COMPARTIR 
26/01/2014 08:07 Lilian Hernández

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de enero.- Se aplicó durante ocho años. Escuelas, maestros y papás tuvieron por primera vez la oportunidad de verificar más allá de la boleta escolar qué aprendieron y en qué fallaban los niños de educación básica en español y matemáticas, a fin de tomar acciones que corrigieran esas deficiencias.

Sin embargo, el diagnóstico que anualmente arrojó la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE), desde 2006 y hasta 2013, terminó por perder certeza. Una ola de vicios incrustados en el sistema educativo mexicano terminaron por corromperla, tras convertirse en una prueba estandarizada que servía para otorgar premios a los alumnos y bonos económicos a docentes.

En vez de que sus resultados se utilizaran para implementar programas de gobierno específicos para revertir los problemas, que los maestros las utilizarán para corregir las fallas de sus alumnos y se capacitaran para enmendar sus propias deficiencias o se usara para destinar recursos para ayudar a las escuelas con los puntajes más bajos y que se aplicaran acciones detalladas en cada plantel, se convirtió en un instrumento carcomido por la serie de vicios que lo atacaron quitándole toda la validez que representó en los primeros años de su aplicación.

Ante ello, a mediados de 2013, el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, decidió darle punto final a esa evaluación que el SNTE convirtió en prebenda para estimular económicamente a los maestros tanto con bonos en efectivo como con puntos para subir de categoría y salario dentro del Programa de Carrera Magisterial.

Tras su cancelación, miembros del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), ex funcionarios de la SEP, representantes de organizaciones civiles y maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) coincidieron en que la prueba por sí misma era un buen instrumento de evaluación nacional, porque fomentó una cultura de rendición de cuentas; sin embargo, el mal uso que se le dio la descompuso por completo.

Por ello, enterrarla ahora en 2014 es para algunos especialistas como terminar con el perro, pero no con la rabia, porque el mayor error que cometió la SEP fue vincularla con premios para los alumnos y bonos económicos para los maestros.

Fue una prueba bien diseñada técnicamente, pero se corrompió al asociarse a estímulos. Me parece que eso sucedió en la segunda parte de la administración anterior, a partir de la llegada de Alonso Lujambio. Efectivamente, hubo un intento de que se asociaron los resultados de ENLACE a estímulos económicos y eso la pervirtió”, dijo Jorge Santibáñez, quien tuvo en sus manos la aplicación  de esa prueba cuando fue el encargado de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas (UPEPE) de la SEP, cuando Josefina Vázquez Mota fue la titular de la SEP.

Desde su punto de vista, cuando la prueba ENLACE fue un instrumento para medir las fallas y virtudes en el logro académico de los niños valioso para tomar decisiones, pero cuando se le adjudicaron premios, los mismos profesores la desvirtuaron, de modo que “hubo un efecto pervertidor”.

A raíz de ese uso que le dieron a la prueba, surgió la venta de exámenes apócrifos, las trampas escolares de preparar semanas antes a los alumnos para que respondieran bien, dejar que copiaran durante el examen, así como la venta de guías elaboradas por diferentes editoriales para ayudar a responder a los niños dicha prueba.

Las primeras aplicaciones fueron exitosas para ajustar la pedagogía en el aula, pero en el segundo año del gobierno de Felipe Calderón empezaron a dar premios a los niños con los puntajes más altos y estímulos a los maestros que lograron que sus estudiantes avanzaran más”, recordó David Calderón, director general de la asociación Mexicanos Primero.

Ello, envió “un pésimo mensaje”, porque les dijo a los niños y maestros que no importaría como salieran en el ciclo escolar, pero si salían bien en la prueba ENLACE habría recompensas.

Tanto Santibáñez como Calderón concluyeron que ENLACE acabó como un instrumento que el SNTE desvirtuó tras lograr que la SEP otorgara bonos a los profesores, así como una herramienta que usaron escuelas públicas y privadas para hacerse publicidad.

Se cayó en un ejercicio de comparación de escuelas; lo cual motivó que algunas se anunciaban como las mejores por haber obtenido puntajes altos en esa prueba, y entonces los papás que pagaban mucho a escuelas que salían con malos puntajes terminaron por sacar de esos planteles a sus hijos, sin comprender que esa prueba no podía establecer si la escuela era buena o mala”, resaltó el ex funcionario de la SEP.

Por su parte, el miembro de la Junta de Gobierno del INEE, Eduardo Backhoff Escudero, insistió en que la prueba perdió credibilidad cuando la venta de exámenes se propagó hasta por redes sociales de manera descarada en diferentes estados.

Efectivamente se desvirtuó y se corrompió”, puntualizó, al explicar que no hubo un control, con lo cual “podía copiarse, podía  darse la prueba días antes, ya que hubo un interés por parte de los maestros y por parte de las escuelas de que sus estudiantes obtuvieran las mejores calificaciones. De esa manera, los profesores ganarían más dinero y las escuelas tendrían mayor reputación”, subrayó.

Guía para padres e indicador para definir programas

El director general de Mexicanos Primero enfatizó que la SEP, cuando Reyes Tamez fue el titular de esa dependencia (en el mandato de Vicente Fox), decidió establecer ENLACE como una evaluación que serviría para guiar a los padres de familia, ya que contarían con un diagnóstico más detallado del aprovechamiento escolar de sus hijos.

Aunado a ello, la secretaría tendría la posibilidad de contar con un indicador más para verificar el impacto de los programas educativos que implementaba y con base en ello determinar si funcionaban, qué necesitaban para mejorar o si había que desaparecerlos.

ENLACE fue como un diagnóstico médico. Era como decirle a una persona con sobrepeso que tenía malos hábitos, y entonces el que me diga dónde y cómo puedo hacer algo al respecto me ayudaba a tomar decisiones certeras”, expuso.

David Calderón destacó que una encuesta demostró que 90% de los maestros en promedio dijo haberla usado para cambiar sus prácticas en el salón de clases, aunque algunos en realidad la vieron como trampolín para obtener un ingreso adicional a su salario.

Jorge Santibáñez destacó que la evaluación nacional a los alumnos contribuyó con la rendición de  cuentas, además de que los resultados sirvieron para que algunas entidades capacitaran a los maestros en función del resultado de sus alumnos en el diagnóstico aplicado.

En vez de ofrecer capacitaciones abiertas, se tenían capacitaciones orientadas, porque, si 28 niños de un mismo grupo salían mal en las fracciones, eso mostraba que el profesor tenía problemas para explicarlas y no los alumnos; eso se pudo gracias a ENLACE”, destacó.

Derribó mitos

Entre sus aspectos positivos, David Calderón resaltó que la prueba ENLACE acabó con mitos de generaciones, porque siempre hubo la idea de que la secundaria técnica era muy inferior a la secundaria general, porque era para quienes ya no cursarían el bachillerato, mientras que las generales estaban enfocadas a quienes sí estudiarían al egresar de la secundaria.

ENLACE demostró que la secundaria técnica era totalmente equivalente en su logro académico y que en algunos estados incluso era la secundaria técnica la que tenía mejores resultados”, destacó.

Otro ejemplo similar fue que se creía que las telesecundarias serían una vergüenza en sus resultados y, aunque sí salen más abajo que las técnicas y las generales, hubo casos en los que eran mejores y “entonces la prueba sirvió para comprobar cosas que sin la evaluación habrían quedado en conjeturas y opiniones”, puntualizó.

Lo cierto es que pese a tener aplicaciones útiles, la SEP decidió cancelarla de manera definitiva, basándose en el argumento de que no se trata de un capricho político, sino que la Reforma Educativa dictó cambios que se deben acatar, en tanto el INEE resuelve cómo se evaluará el desempeño de los niños.

Desconfían de nueva prueba

Ante la incertidumbre e inconformidad que ha generado la cancelación de la prueba censal, organizaciones civiles como Mexicanos Primero y la Unión Nacional de Padres de Familia critican que la SEP haya tomado esa decisión sin ofrecer argumentos claros y precisos respecto a su anulación.

David Calderón consideró que no sólo se perderá una serie histórica de información, sino que será un año “de apagón” en los indicadores básicos de la educación, pero lo más grave es que “estamos a la expectativa de quién va a evaluar”, porque la SEP dice que ya no lo hará y que será el INEE, pero el instituto tiene la facultad de emitir lineamientos, pero no está obligada a evaluar a los alumnos.

Ante ello, “no se sabe si habrá una nueva prueba, porque la SEP y el INEE se echan la bolita. El secretario dijo que ya no evaluarán, que el INEE va a ser el único, pero la gente del instituto dice que va a poner lineamientos para la evaluación, y los que van a evaluar son las autoridades educativas. Entonces, si estas cabezas no tienen claro qué les toca hacer, entonces sí estamos en problemas”, advirtió el director de Mexicanos Primero.

Al respecto, Santibáñez consideró que tras su cancelación se pierde un instrumento que indicaba cómo estaban los niños, pero lo que se debió eliminar fue el mal uso, no la prueba en sí.

Dijo que ENLACE es el instrumento dañado, pero no es el responsable de su perversión, de modo que lo que había que hacer era quitarle lo que la estaba enfermando, porque “hubo usos positivos, desafortunadamente hubo más usos negativos y esos fueron más visibles”.

En ello coincidió Backhoff, al señalar que las lecciones que deja la prueba están más ligadas con el mal uso, porque el error más grave fue hacer de ENLACE “la política educativa de un sexenio”, al convertirla en el único instrumento para la rendición de cuentas.

Calderón, Santibáñez y Backhoff coincidieron en que sus principales funciones —diagnóstica, propedéutica y pedagógica—, se perdieron y su historia se cierra de manera abrupta.

 

La OCDE advirtió de trampa a SEP

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) le advirtió a la SEP que no asociara los resultados de la prueba ENLACE con estímulos docentes, porque eso la iba a pervertir, ya que el profesor con el afán de ganar más tendería a hacer trampa.

Sin embargo, las presiones que hizo la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) fueron más fuertes que el aviso que hizo el organismo internacional.

A la llegada de Alonso Lujambio a la dependencia federal, uno de los grandes anuncios fue que los maestros recibirían bonos económicos si sus alumnos salían mejor en el diagnóstico.

Las presiones que hizo el sindicato y las concesiones que se le hicieron en ese entonces sí llevaron a que el estímulo se asignara de manera directa”, aseveró Jorge Santibáñez, ex funcionario de la SEP quien se hacía cargo de ENLACE hasta que llegó Lujambio.

En abril de 2010, la dependencia anunció la creación del Programa de Estímulos a la Calidad Docente, para el que tenía destinado ese año 900 millones de pesos para distribuirlos en bonos colectivos e individuales, que iban desde los dos mil hasta los 20 mil pesos para cada profesor.

Tras ese beneficio a través de ENLACE, surgió la venta de exámenes previos a la aplicación, así como la preparación de alumnos días antes de la prueba, usando cuestionarios para que los alumnos memorizaran respuestas o compraban las guías que diseñaron casas editoriales.

Fue así como el SNTE logró obtener dos mil 800 millones de pesos para estímulos que la SEP repartió durante tres años a los docentes, lo cual para Santibáñez fue el principal factor que detonó la perversión de la prueba estandarizada.

En un sistema como el mexicano (la prueba) tiene muchos riesgos, porque el SNTE y el liderazgo magisterial de ese entonces (Elba Esther Gordillo) tenía un poder mayor que el propio secretario de Educación y entonces no puedes asociar las evaluaciones a estímulos, es decir, que no es algo que per se esté mal, sino que en las condiciones en las que vivía el sistema educativo mexicano en ese momento no era una buena idea asociar las evaluaciones a estímulos”, consideró.

Con ese programa ligado a ENLACE, cada maestro recibió en promedio tres mil 500 pesos como recompensa, pero otros alcanzaron a beneficiarse con los 20 mil pesos, aunque dependía de las bolsas que cada escuela repartió entre sus docentes, pues hubo planteles que recibieron 40 mil pesos, otros alrededor de 150 mil pesos y algunos hasta 300 mil pesos.

Los lineamientos de dicho programa estipularon que se entregaría en dos modalidades: por escuela y por mérito personal, con base en los planteles con los mejores puntajes de cada estado o en las escuelas que demostraron aumentar la calificación respecto al año anterior.

El monto asignado a cada plantel dependía del tipo de servicio, nivel educativo, tipo de localidad y el grado de marginación, otorgando 10% adicional a personal de escuelas rurales.

Para la segunda edición del Programa de Estímulos a la Calidad Docente (2011), la SEP volvió a destinar 900 millones, y mil en 2012. En 2013, con Emilio Chuayffet al frente de la SEP, el programa de estímulos se canceló.

 

Resultados muestran “avances mágicos”

Tras el vínculo que tuvo la prueba ENLACE con los estímulos para los profesores, los resultados de los alumnos empezaron a perder confiabilidad, debido a que se permitió de todo para que los niños salieran bien.

Eduardo Backhoff, integrante de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), advirtió que los resultados por entidad fueron cambiando como por arte de magia, al grado de que Chiapas y Guerrero pasaron de los últimos lugares a primeras posiciones en 2013, al igual que Campeche e Hidalgo, cuando no habían destacado en el inicio de esta prueba.

Aparecen en primer lugar estados como Chiapas, Guerrero, Campeche e Hidalgo, que en pruebas internacionales como PISA (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, cuyas siglas vienen del inglés) están en los últimos lugares”, señaló.

Ese cambio tan rápido, dijo, evidencia que los resultados de ENLACE 2103 se manipularon al extremo de que “en las condiciones actuales en que se utiliza la prueba, más que informar al público y transparentar las condiciones en que se encuentra el sistema educativo nacional, los estados, las escuelas y los alumnos, ENLACE está desinformando y ocultando la verdadera situación de la educación en México”.

Al revisar los resultados de 2006 con los de 2013, se observan grandes avances en Guerrero, Chiapas, Campeche e Hidalgo, pues los niños alcanzaron niveles bueno y excelente en matemáticas “de manera sorprendente”.

Lo anterior habla de que los resultados de la prueba se movieron de una manera inexplicable, porque además si se analizan los resultados de ENLACE de secundaria con los de PISA, Chiapas y Guerrero, destacan en la evaluación nacional, pero en la prueba internacional ocupan los últimos lugares, alertó.

 

Organizaciones exigen que se rindan cuentas

Tras la decisión de la SEP de no volver a aplicar la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE), organizaciones civiles consideran que su cancelación es echar por la borda ocho años de rendición de cuentas acerca del aprendizaje de millones de niños de educación básica.

Ante esa molestia, las agrupaciones civiles han iniciado una recopilación de firmas para exigir a la dependencia que ofrezca “razones sólidas” del porqué se cancela, de modo que pedirán cuentas tanto a la SEP como al INEE, porque “no hay argumentos claros para haberla enterrado y si no hay claridad de qué sigue es gravísimo”, aseveró el director de Mexicanos Primero, David Calderón.

No queremos revivir a toda costa ENLACE, lo que queremos es que si se va a hacer alguna evaluación aprendamos de esta experiencia y no la liguemos a dinero para los maestros, porque de inmediato se distorsiona”, puntualizó.

Al mencionar que son más de 10 las organizaciones sociales que están inconformes por la manera como actuó la SEP, dijo que exigirán hasta el cansancio que el INEE establezca los lineamientos para evaluar a los alumnos y que la secretaría federal y las de los estados cumplan con la parte que les corresponde para que rindan cuentas sobre lo que aprenden los niños.

De no contar con una prueba que muestre el nivel académico de los estudiantes de primaria y secundaria, consideró que será “un maltrato a los ciudadanos y un paso atrás en la rendición de cuentas”.

Admitió que la prueba actual se distorsionó al haberla vinculado con la puntuación para subir de categoría en la Carrera Magisterial, ya que eso orilló a que los profesores se preocuparan más porque sus alumnos salieran bien en ENLACE que porque aprendieran todo el año.

La contaminación de ese programa le pegó a la prueba, fue un virus que infectó a la evaluación”, dijo.

Sin embargo, consideró que eso no es motivo para terminar con el ejercicio, por lo que el titular de la SEP, Emilio Chuayffet Chemor, tendrá que iniciar algo mejor, pues sería irresponsable no hacerlo.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red