Abundancia menstrual en mujeres mexicanas no es normal: Especialista

30% de las mexicanas con alteraciones en su sangrado; miomas, endometriosis, pólipos y cáncer entre las causas más comunes

COMPARTIR 
16/01/2014 09:42 Guadalupe Camacho

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de enero.- De acuerdo con Leopoldo Vázquez Estrada, ginecólogo certificado por el Colegio Mexicano de Ginecología y Obstetricia, es común que las mujeres mexicanas tengan sangrados abundantes.

Los problemas con la menstruación es la causa más común de consulta médica con el ginecólogo. Incluso, sólo 15% de las pacientes tienen sangrados ‘normales’. Es decir, un reducido número de mujeres tiene una pérdida que es cíclica e indolora”, explicó el entrevistado.

Las causas

Vázquez Estrada, biólogo de la reproducción humana, explicó que son los miomas la causa más común de sangrado abundante.

Estos tumores benignos que salen en la matriz son de tipo muscular y aumentan la superficie de sangrado del útero o bien inhiben la capacidad de sangrados, por eso el útero no para de tener hemorragias”, dijo el médico de Grupo Ángeles Servicios de Salud.

Otra causa de sangrado son los pólipos, tumores de la mucosa del útero. A diferencia de los miomas, los pólipos generan moco, es decir, no son tan sólidos como el músculo. Vázquez Estrada comparó: los pólipos son como las verrugas de la piel, son una extensión cutánea y desarrollan un gran número de vasos sanguíneos que pueden llegar a sangrar profusamente.

Por su parte, el endometrio es lo que sangra la mujer cada mes, se pierde a los 30 días y progresivamente vuelve a formarse hasta que nuevamente recubre la parte interna del útero.

Ahora imagínate que ese endometrio se va para otras partes externas del útero, que invada otros tejidos del abdomen, lógicamente esto aumenta el volumen uterino haciendo que se sangre más”, afirmó el entrevistado.

La enfermedad que genera el endometrio fuera del útero se llama adenomiosis y “lo veíamos muy frecuentemente hace décadas, cuando las mexicanas eran madres de grandes familias; tenían cinco, seis o siete hijos. Y como consecuencia de ello, estas mujeres, después de tantos partos, desarrollaban esta enfermedad.

Entonces llegan a los 40 o 42 años con infiltración del tejido endometrial y, en ocasiones, los sangrados era tan excesivos que quitábamos la matriz”.

Pero “hoy ocurre que las mujeres ya tienen más de 40 años y no han tenido hijos, entonces hay exposición más extensa del tejido endometrial. Es decir, los patrones reproductivos son diferentes y, como consecuencia de ello, las féminas de hoy tienen entre 300 o 400 menstruaciones a lo largo de toda su etapa reproductiva, lo que no ocurría en las abuelas (porque se embarazaban más frecuentemente)”, indicó el experto.

Así, el periodo de exposición es de más de 40 años, en los cuales constantemente se va a estar menstruando cada mes, y este tejido endometrial, que está permanentemente presente a lo largo de la vida, pues puede condicionar menstruaciones dolorosas.

Otro problema que vemos en las mexicanas es la endometriosis (muy similar a la adenomiosis), pero el endometrio, en lugar de infiltrar solamente el cuerpo uterino, se presenta dentro del abdomen de la mujer, en sitios como: ovario, abdomen y trompas de Falopio, entre otros tejidos externos al útero. Finalmente, las hormonas y la disfunción ovárica (la no ovulación) también juegan un papel crucial para incrementar los sangrados y llevarlos fuera de control.

El cáncer de endometrio o las leucemias del mismo modo generan problemas de sangrados abundantes. Por ello, el experto recomienda acudir con un ginecólogo para llevar un control del tiempo y cantidad de las menstruaciones.

Fg

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios