SCJN anula que menor tenga un careo con su violador

La madre de la víctima se inconformó con la determinación de la jueza que había pedido presentar a la menor de edad para tener un careo con su violador

COMPARTIR 
15/01/2014 15:09 Notimex
La madre de la víctima se inconformó con la determinación de la jueza que había pedido presentar a la menor de edad para tener un careo con su violador.

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de enero.- Un juzgado federal anuló la resolución de una juez penal de primera instancia que ordenó el careo entre una niña y su violador y aún impuso una multa a la madre de la víctima por no permitirlo.

Lo anterior, atendiendo a los principios de interés superior de los niños y de no revictimización, impulsados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con base en la Constitución y los tratados internacionales.

La madre cuya hija fue víctima de violación, promovió un amaparo contra los actos del Juzgado Tercero. 

A raíz de la reforma constitucional en materia de derechos humanos, el Poder Judicial federal ha generado una nueva jurisprudencia para resolver casos donde entran en conflicto derechos constitucionales, privilegiando de manera particular a los grupos vulnerables.

De acuerdo con la resolución del Consejo de la Judicatura en el caso de los menores, la Corte preparó el "Protocolo de Actuación Para Quienes Imparten Justicia en Casos en que Afecten a Niñas, Niños y Adolescentes", donde se recogen los principios a aplicar tomando en cuenta la normatividad en su conjunto.

A partir de estos lineamientos, el Juzgado Cuarto de Distrito en La Laguna, en Torreón, Coahuila, resolvió el juicio de amparo auxiliar 499/2013, promovido por una madre, cuya hija fue víctima de violación, contra actos del Juzgado Tercero de Primera Instancia en Materia Penal del Distrito Judicial de Viesca Especializada en Narcomenudeo.

De acuerdo con los antecedentes del caso, en octubre de 2012, la madre de la víctima presentó una denuncia por el delito de violación en contra de su hija menor de edad, y en principio se dictó el auto de formal prisión contra el presunto responsable.

En el desarrollo del proceso, la jueza penal de primera instancia ordenó el desahogo de los careos procesales entre la ofendida, el inculpado y testigos de descargo, sin tomar en cuenta la existencia de una constancia médica psicológica que certificaba el trastorno emocional que padecía la menor por la agresión sufrida.

La madre de la víctima se inconformó con la determinación de la jueza, quien además impuso una multa a la madre por no presentar a su hija para los careos por ella ordenados, por lo que la madre solicitó por la vía de amparo la protección de la justicia federal.

En su demanda de amparo, argumentó que se violaron sus derechos fundamentales establecidos en el Artículo 20 de la Constitución, relativos a la Convención de los Derechos del Niño, así como los de la Ley para la Protección de los Derechos y deberes de las Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Coahuila.

Además, la jueza al ordenar los careos constitucionales, no tomó en consideración el principio del interés superior del niño.

En la resolución del caso, el juez de amparo advirtió que estaban en conflicto dos derechos fundamentales consagrados en la Constitución: el derecho del procesado a ser careado con quien lo acusa y los derechos de la víctima, menor de edad, del delito de violación, que no puede ser obligada a carearse con el presunto agresor.

Ante tal confrontación, en la resolución de amparo el Juzgado Primero de Distrito del Centro Auxiliar de la Décima Región, en Saltillo, realizó un estudio del Artículo 20 apartado B, fracción V de la Constitución (texto anterior a la reforma de 18 de junio de 2008).

En dicho apartado existe una exclusión expresa para las víctimas u ofendidos de ser obligados a carearse con el inculpado, en los delitos de violación o secuestro.

Asimismo, tomó en cuenta que la víctima es una menor de edad, por lo que aplicó el Protocolo de Actuación para Quienes Imparten Justicia en Casos en que Afecten a Niñas, Niños y Adolescentes, que indica cómo garantizar los derechos humanos de los menores en cualquier etapa del proceso.

Tratándose del delito de violación, existe una limitación constitucional respecto de las víctimas.

En la especie, destacó la aplicación del principio de no revictimización, que se basa, entre otros, en los instrumentos internacionales: directrices sobre la justicia en asuntos concernientes a los niños víctimas y testigos de delitos; y Manual sobre la justicia en asuntos concernientes a los niños víctimas y testigos de delitos.

Así, el órgano jurisdiccional llegó a la determinación de que los acuerdos y multas impuestas por la jueza Penal, vulneraban el derecho fundamental de la víctima, al no considerar, en primer lugar, la condición que le asistía por ser menor de edad, pues en dichas actuaciones debió preservarse el interés superior de la menor.

Además, expuso que tratándose del delito de violación, existe una limitación constitucional respecto de las víctimas, en diversos instrumentos internacionales de derechos humanos, normatividad que ha sido recogida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el mencionado Protocolo de actuación.

El amparo mantiene, sin embargo, la preservación de los dos derechos humanos en conflicto, porque permite a la parte acusada aportar las pruebas que consideren necesarias para su defensa, pero sin obligar a la víctima a sostener un careo.

jpg

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios