Reformas activan influencia global

Juan Manuel Gómez, subsecretario de la SRE, afirma que México debe discutir si debe tener papel más proactivo en el mantenimiento de la paz

COMPARTIR 
12/01/2014 04:28 Héctor Figueroa
Para el subsecretario Juan Manuel Gómez Robledo, las reformas aprobadas el año pasado redundarán en un vigoroso crecimiento económico en el país. Foto: Eduardo Jiménez
Para el subsecretario Juan Manuel Gómez Robledo, las reformas aprobadas el año pasado redundarán en un vigoroso crecimiento económico en el país. Foto: Eduardo Jiménez

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de enero.- Las reformas estructurales aprobadas durante la segunda mitad de 2013 permitirán que México tenga una mayor influencia global y una integración comercial con todo el mundo, que redundará en un vigoroso crecimiento económico y en un eficaz combate a la pobreza en el país.

Así lo señaló Juan Manuel Gómez Robledo, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), quien apuntó que México tiene mejores oportunidades en el bloque comercial de Norteamérica para fortalecer el intercambio comercial y económico con Europa.

En entrevista con Excélsior con motivo de la conclusión de la XXV Reunión Anual de Embajadores, dijo que México ya está en el momento de iniciar una discusión interna para decidir si debe jugar un papel más proactivo en el mantenimiento de la paz mundial, incluso con la presencia de fuerzas armadas en el exterior.

En otro tema, a 52 años de la expulsión de Cuba de la Organización de Estados Americanos (OEA), comentó que la isla, si así lo desea, puede integrarse plenamente al organismo, pues en el mundo de hoy ya no tiene cabida el aislasionismo.

—¿Las reformas estructurales aprobadas recientemente tienen un impacto en la política exterior de México, en su relación con otros países?

—El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto inició con una serie de propuestas, de ideas, de planteamientos, que en un año, exactamente, encontraron concreción en las diez reformas estructurales que hemos analizado, debatido a lo largo de estos días.

“La política exterior se ha convertido en la verdadera variable externa del proyecto nacional de desarrollo. El canciller lo denomina como espejo. Las reformas estructurales le van a permitir crecer a México en término de su influencia global.

“Así como en lo económico se decía que México era un país con bajo desempeño, en lo internacional ocurre lo mismo. Nuestro desempeño era relativamente bajo si se le compara con las enormes contribuciones que México ha hecho al orden internacional. Eso ha cambiado en 12 meses de manera muy importante.”

—¿Beneficia a México en el turismo, en el comercio, en la inversión, que se conozcan en el mundo las reformas estructurales?

 —Sin duda alguna. Los datos que nos daba la secretaria de Turismo (Claudia Ruiz Massieu) ya hablan de un cambio en la percepción, el incremento del turismo hacia México, la diversificación del mercado turístico que nos visita. Entre el grupo de países emergentes que se interesan cada vez más por venir a México, figuran Corea del Sur, China, Rusia, Sudamérica, eso habla de un interés. Hay un interés de una comunidad por un país que se considera muy interesante. Por eso se habló el año pasado del mexican moment.

 —¿Sigue vigente el mexican moment?

—Bueno, más que antes, porque tiene asidero en la realidad, en reformas que no sólo son una promesa electoral, se convirtieron en una realidad en un tiempo corto, verdaderamente asombroso, si uno observa el incremento de los flujos turísticos.

“Estamos interesando al mundo y seguimos siendo un país muy joven y nuestra juventud, ese bono demográfico mexicano, es nuestra mejor apuesta para crecer de manera muy dinámica en los próximos años y la mejor apuesta para la erradicación de la pobreza, nos explicaban los secretarios de Desarrollo Social (Rosario Robles), de Hacienda (Luis Videgaray) y de Economía (Ildefonso Guajardo), la mejor apuesta para la erradicación de la pobreza es el crecimiento económico y de la productividad, que a su vez deriva directamente de la Reforma Educativa, que es, de todas, la más trascendente.”

—¿Usted ve a México participando más decididamente en fuerzas multinacionales o para el restablecimiento de la paz en otros países del mundo?

—Bueno, México ya ha participado en operaciones de mantenimiento de la paz, la última vez fue en los años 90 en El Salvador, cuando elementos de la Policía Federal de Caminos participaron en la misión de paz en ese país y en los años 50 participamos en la primeras misiones de observación en lugares tan remotos como la frontera entre India y Pakistán o Medio Oriente.

“Yo creo que este tema va de la mano con el ejercicio de la responsabilidad global de un actor como México. Desde luego nuestros socios, amigos en el concierto internacional, nos preguntan de manera regular por qué México no participa en operaciones de mantenimiento de la paz. En algunas ocasiones nos lo plantean como algo difícil de entender.

“La respuesta que damos es que este es un tema que requiere de un consenso nacional y de un debate interno que se está dando de manera consciente en el país. Es una discusión que regresa de manera regular en el Senado y en las encuestas de política exterior que desde hace ya ocho o diez años elabora el CIDE junto con el Comexi y hay una percepción cada vez más grande de que esto es una asignatura pendiente de México.

“La contribución financiera de México a las operaciones de paz es muy importante. México es hoy en día entre el décimo y el catorceavo contribuyente al presupuesto ordinario de Naciones Unidas y de los órganos multilaterales, con más de 250 millones de dólares anuales de contribuciones a los órganos internacionales y la Cancillería paga más de la mitad.”

—¿Ve viable que en el acuerdo que discute EU con la Unión Europea quede México integrado y que sea un tratado entre Norteamérica en su conjunto y Europa?

—A título personal, yo sí lo vería así. Resulta difícil entender que se lleve a cabo una negociación con la Unión Europea que involucre sólo a uno de los tres socios de América del Norte, cuando los otros dos también tenemos un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.

“La entrada en vigor del TLC (en 1994) coincidió con el ingreso de México a la OCDE y nos llevó de inmediato a establecer una serie de elementos y comparación con los países que antes no nos comparábamos, como la prueba Pisa, en la educación, en los derechos humanos, y alcanzar ciertos niveles de países con los que antes no nos comparábamos, en fin, colocarnos en una situación de evaluación periódica.”

—¿Los cambios en política exterior, también deben ser inherentes al desarrollo político y económico del país?

—Salimos de cierto aislasionismo, porque a raíz del proyecto económico anterior, el llamado desarrollo estabilizador, México era un país relativamente aislado. Yo creo que la primera vez que se empezó a hablar de intereses de México, de la política exterior, que yo recuerde fue cuando tuvimos el gran problema de refugiados guatemaltecos en México, en los 80, y la posibilidad de que la situación tan conflictiva de Centroamérica se extendiera y ahí el canciller Bernardo Sepúlveda empezó a hablar de los intereses de México y de la política exterior.

“Las dos alternancias políticas, la de 2000 y la de 2012 también han incidido en un reajuste de prioridades y de énfasis como corresponde a un país democrático, donde la política exterior es la política del Presidente de la República de ese momento y más en un régimen como el nuestro, el Presidente define la política exterior. Por eso a mí me cuesta un poco de trabajo aceptar la política exterior de Estado.”

—En otro tema, el 31 de enero se cumplen 52 años de que Cuba quedó fuera de la OEA, ¿ve a Cuba integrada próximamente a este organismo?

—Cuba puede regresar a la Organización de Estados Americanos el día que quiera porque ya se tomó una decisión en la asamblea general hace cuatro años en San Salvador, se levantó ya la sanción que se había impuesto a principios de los años 60 a Cuba. De hecho, formalmente Cuba nunca dejó de pertenecer a la OEA. Es más bien cuestión de saber si le interesa a Cuba ser integrante. Y México desde la primera Cumbre Iberoamericana en Guadalajara, durante el gobierno del presidente Carlos Salinas promovió la integración de la isla.

 

CARGOS

Juan Manuel Gómez, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Cancillería:

  • El subsecretario estudió una licenciatura en Derecho, Universidad de París I. Maestría en Derecho Internacional, Universidad de París X. Maestría en Relaciones Internacionales, Instituto de Estudios Políticos de París, Francia. Subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos en la Cancillería.
  • Durante su carrera diplomática ha ocupado los cargos de: representante alterno de México ante la ONU; consejero jurídico; representante permanente alterno de México ante la Organización de los Estados Americanos en Washington; consejero en la Misión Permanente de México ante los organismos internacionales con sede en Ginebra; secretario particular del secretario de Relaciones Exteriores; coordinador de asesores del subsecretario para América del Norte, y asesor del secretario de Relaciones Exteriores.
  • Fue miembro de las delegaciones de México en la Asamblea General de la ONU y la Asamblea General de la OEA.
  • Fungió como oficial jurídico adjunto en la Oficina del Consultor Jurídico de las Naciones Unidas, entre otros cargos.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios