EU pide extradición de El Chino Ántrax

Acuerdos de cooperación EU, Holanda y México rinden frutos con la captura del capo sinaloense

COMPARTIR 
05/01/2014 08:04 Carmen Álvarez
La captura en Ámsterdam, Holanda, de El Chino Ántrax ha sacado a la luz pública los excesos y el derroche de recursos de este presunto narcotraficante sinaloense. Foto tomada del Facebook

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de enero.- Desde hace más de ocho años, Hans Hoogervorst, entonces ministro holandés de Salud, selló acuerdos de cooperación con Estados Unidos y México que este 30 de diciembre rindieron frutos con el arresto, en Ámsterdam, de José Rodrigo Aréchiga Gamboa, El Chino Ántrax, uno de los principales capos del cártel del Pacífico.

“Los Países Bajos y Estados Unidos acordaron cooperar más estrechamente en la lucha contra el consumo de drogas. La administración de control de drogas de Estados Unidos (la DEA) y el ministro de Salud, Hans Hoogervorst, estuvieron de acuerdo”, informó el 15 de julio de 2005 el diario Elsevier.

La prensa holandesa informó también de la visita de Hoogervorst a Estados Unidos y a México para tratar el problema del consumo de éxtasis y del informe anual del Sistema de Monitoreo de Información sobre Drogas (DIMS) en ese país (America blij met Nederlandse xtc-aanpak), según informó Elsevier el 4 de julio de 2005.

El informe DIMS de 2012 advirtió que a pesar del colapso del mercado de éxtasis en 1992, “más y más pastillas” siguen llegando a Países Bajos con dosis más altas.

Corte de San Diego lo reclama

El viernes, la oficina en San Diego del Departamento de Justicia confirmó el arresto de El Chino Ántrax, acusado de traficar metanfetaminas, cocaína y mariguana en el sur de California.

La policía aduanal holandesa informó que arrestó al sospechoso, de 33 años, el martes después de que arribó bajo otro nombre al Aeropuerto Schiphol de Ámsterdam en un vuelo proveniente de la Ciudad de México.

Las autoridades no revelaron su nombre en cumplimiento de las leyes locales de privacidad, pero dijeron que fue detenido a petición de las autoridades estadunidenses.

Aréchiga está retenido en una prisión en Holanda, a la espera de ser extraditado para enfrentar cargos en un tribunal federal en San Diego. El Departamento de Justicia estadunidense ya está buscando su extradición.

La embajada de México en Holanda informó que está al tanto de la detención de un ciudadano mexicano y que está dispuesta a ofrecer apoyo consular si él solicita ayuda.

De acuerdo con la prensa local, Aréchiga Gamboa es uno de los dos líderes de un grupo de sicarios que se autodenominan Los Ántrax, como la enfermedad mortal.

Las autoridades atribuyen a este grupo una serie de asesinatos, entre ellos el de tres hombres que fueron colgados de un puente en 2011 en presunta venganza por el asesinato de uno de sus líderes.

Los Ántrax ayudaron al cártel del Pácífico en la batalla territorial con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva, en 2008.

 

Aréchiga Gamboa formó organización de sicarios

José Rodrigo Aréchiga Gamboa, El Chino Ántrax, fue uno de los fundadores de cártel Virus Ántrax, organización adscrita al cártel del Pacífico, de Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, que opera básicamente en Culiacán.

Quienes lo conocieron lo recuerdan como un joven obsesionado por el ejercicio, principalmente por dedicarle muchas horas al gimnasio, que evidenciaba una obsesión por las pesas.

Las autoridades de procuración de justicia sospecharon vínculos de esta organización en la limpia de presuntos robacarros que ocurrieron de 2008 a 2010 en ciudades como Culiacán, lugar donde operaba Aréchiga Gamboa.

Al hombre de  33 años le gusta la ropa de marcas exclusivas y viajar a Europa; presume amistades de la socialité, como la foto de su cuenta de Facebook con la empresaria y modelo Paris Hilton.

Así lo describen los corridos interpretados por grupos norteños como Colmillo Norteño, Los Hijos de Barrón y Nuevos Rebeldes, en honor a unos de los fundadores del cártel de El Mayo Zambada.

“Surcando el camino voy abriendo paso; me dicen El Chino, soy gente de El Mayo. Si salgo a cazar, trozo lo que cazo; me quieren matar, difícil su caso”,  dice una de las más recientes canciones entonadas por Los Hijos de Barrón.

“La venganza es plato pa’ comerse frío, andando en lo que ando he creado enemigos; tal vez en el cielo no gane camino, pero en el infierno están mis amigos”, dice la misma canción.

A El Chino Ántrax le gustan los carros de lujo, deportivos y de uso rudo, sobre todo los cuatro por cuatro, en los que acudía a las fiestas en Culiacán, donde abundaban los lujos y los excesos, sin faltar las horas de música en vivo con grupos de banda sinaloense y norteños. Ahí portaba un anillo con una gran calavera por encima.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios