Se elevan índices de depresión al finalizar el año

En esta época, la mayoría de las personas empiezan a hacer una valoración de logros y fracasos, y en muchos casos, la persona considera que el balance es negativo

COMPARTIR 
26/12/2013 18:51 Lilián Hernández

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de diciembre.- Cada que un año está a punto de concluir se elevan los índices de depresión porque en esta época, la mayoría de las personas empiezan a hacer una valoración de logros y fracasos, y en muchos casos, la persona considera que el balance es negativo.

El jefe de servicio de Siquiatría del Hospital Siquiátrico “Fray Bernardino Álvarez” de la Secretaría de Salud, Alberto López Díaz, explicó que la depresión se manifiesta con mayor preocupación por la llegada de un nuevo año y con frecuencia las personas están enojadas, tristes, apáticas, y todo el tiempo se les altera el apetito (comen en exceso o ingieren poca cantidad de alimentos).

En esta época, la mayoría de las personas empiezan a hacer una valoración de logros y fracasos, y en muchos casos, la persona considera que el balance es negativo

Además recuerdan con frecuencia la ausencia de personas queridas, piensan mucho en su situación económica, creen que la principal muestra de afecto son los regalos y se sienten tristes al no poder solventarlo como ellos quisieran o, por el contrario, si los obsequios que reciben no cubren sus expectativas.

En muchas ocasiones la depresión en temporada navideña es transitoria, es decir, permanece durante el periodo de festejos, después, las personas se recuperan y continúan con su vida diaria.

En ese sentido, el especialista aseguró que si se observa comportamiento depresivo después de la Navidad es necesario que la persona afectada acuda al médico para que se le haga el diagnóstico oportuno porque, en ocasiones, toman salidas falsas como el consumo de alcohol o drogas y, en un caso extremo, se llega a la idea suicida.

Alberto López comentó que la depresión en esta época es prevenible, para lo cual es necesario que a lo largo del año tengan un estilo de vida sano, donde la persona, sin importar la edad, tenga una ocupación, por ejemplo la escuela o trabajo, mantener la convivencia familiar, evitar el aislamiento, realizar actividad física permanente y continua para mantener la salud emocional.

Finalmente, un factor más de prevención es manejar las fechas festivas como cualquier otro sin añadir un valor, no esperar que durante diciembre se resuelva la vida, ni encontrar la armonía al 100 por ciento, pero sí mantener buena relación en el trabajo, pareja y con la familia.

jgl

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios