Cambios detonarán el desarrollo: Lozoya

El director de Pemex alabó la autonomía que ahora tendrá la empresa

COMPARTIR 
14/12/2013 05:45 Redacción
Emilio Lozoya Austin, director general de Pemex, enfatizó que el petróleo es y seguirá siendo propiedad de la nación, que no se privatiza nada, pero que nunca como ahora requiere inversión. Foto: David Solís

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de diciembre.- Emilio Lozoya Austin, director general de Petróleos Mexicanos, aseguró que la Reforma Energética (Pemex), aprobada por el Congreso, fortalecerá a la empresa, dándole mayor flexibilidad en la toma de decisiones así como autonomía técnica y presupuestal, además de que detonará el crecimiento y el desarrollo regional del país.

En entrevista con Martín Espinosa, para Grupo Imagen Multimedia, dejó en claro que ni Pemex ni la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se privatizarán, porque la reforma prohíbe la figura de “concesiones “ y sólo dará entrada a la inversión privada para aumentar la renta petrolera, para detonar mayores oportunidades de empleo para los mexicanos, “pero los hidrocarburos seguirán siendo propiedad de la nación”, estableció.

Es un gran cambio, muy positivo para Pemex, porque se le dota de una serie de autonomías que desde hace década debía tener: mayor autonomía presupuestal, flexibilidad en la toma de decisiones, y mayor autonomía técnica, ya que podremos actuar más rápido, ejecutar proyectos de inversión más rápido y extraer hidrocarburos de forma más acelerada, en beneficio de los mexicanos.”

Insistió en que “ésta es una reforma de alto contenido nacionalista, pues se prohíbe la figura de concesiones, y los hidrocarburos del subsuelo seguirán siendo propiedad de la nación. No se privatiza nada”.

Lo que se hará, señaló, “será compartir los riesgos de exploración y producción, para incrementar la renta petrolera.

“Hoy en día Pemex sólo tiene contratos de servicio, que es bueno para Pemex, pero tiene que pagar a una plataforma de aguas profundas más de cinco millones de pesos al día, encuentre o no petróleo, y eso no es negocio. Lo lógico es que los inversionistas asuman riesgos, y no se les pague si no encuentran petróleo.”

Lo que se mantiene, dijo, será el cobro de la renta petrolera, que se ubica actualmente por arriba de 70%, “pues con esta reforma ya no sólo Pemex invertirá, sino que los privados pagarán estos altos impuestos que permitan incrementar de 2.5 millones de barriles a 3.5 al final del sexenio, que se invertirán para construir más escuelas, hospitales y mayor infraestructura para quienes menos tienen”.

De la no participación del sindicato de Pemex en el Consejo de Administración, Lozoya Austin afirmó que “esto no afectará la relación que se tiene con el sindicato”, y negó que con el tiempo éste pueda desaparecer.

“Nuestra relación con el sindicato seguirá siendo de colaboración y esta reforma protege los derechos laborales de los trabajadores de Pemex y de la CFE; eso nos mantiene en la norma de la Ley Federal del Trabajo. Además, es falso que esta reforma quiera desaparecer a Pemex, si lo que falta es mayor capacidad de inversión.”

Enfatizó que “con este nuevo marco regulador el sindicato seguirá trabajando alineado con la empresa, como ha sido en los últimos 75 años, pero no participará en el Consejo de Administración”, con lo que se terminará con esas figuras “que eran nombrados por el Senado y que operaban por afinidades políticas y no por capacidades técnicas”.

En su lugar serán nombrados por el Estado cinco consejeros y cinco independientes que, explicó Lozoya, “estarán ahí para apoyar la gestión de la empresa, con lo que se moderniza y se pone a la par de paraestatales de vanguardia”, al señalar que hoy sólo México y Corea del Norte son “las únicas dos naciones en el mundo que contaban con un marco regulador obsoleto en materia de energéticos”.

Incluso Venezuela, Brasil, Argentina y Colombia cuentan con marcos jurídicos modernos, como el aprobado en el Congreso mexicano.

Rumbo a la modernización, el director de Pemex detalló que, para extraer y procesar mayores cantidades de petróleo, integrará a las cuatro empresas subsidiarias actuales: Pemex Exploración y Producción; Refinación, Petroquímica y Petroquímica Básica, entre otros cambios.

 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios