Abuso de celular provoca tendinitis

El uso desenfrenado de la mensajería instantánea puede causar la inflamación de los tendones del dedo pulgar

COMPARTIR 
22/04/2014 05:51 Carlos Barrón
Si usted siente dolor en el pulgar o en la muñeca, tenga cuidado, porque puede que tenga tendinitis causada por el uso del teléfono inteligente.
Si usted siente dolor en el pulgar o en la muñeca, tenga cuidado, porque puede que tenga tendinitis causada por el uso del teléfono inteligente.

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de abril.- El constante uso de los teléfonos inteligentes para navegar en redes sociales puede ocasionar una tendinitis en el dedo pulgar. En casi todos los ámbitos sociales las personas requieren por trabajo, o ante la necesidad de la comunicación, un aparato que los tenga expectantes.

Sin embargo, la forma de mover la muñeca para sostener el teléfono y ocupar el pulgar crean una tendinitis en el primer compartimento dorsal que es conocida comúnmente entre la comunidad médica como tenosinovitis de Quervain, en honor al cirujano suizo Fritz de Quervain, y no es otra cosa que la irritación de los tendones en la base del pulgar.

Dévora Ríos, subdirectora médica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora refirió que “se ha vuelto persistente este padecimiento. Con una serie de ejercicios se pueden relajar los tendones”.

La irritación de los tendones en la base del pulgar es normalmente motivada por la iniciación de una actividad repetitiva como lo es precisamente ocupar el teléfono celular. Hasta antes de la explosión social de los teléfonos móviles, este padecimiento era común en las mamás nuevas que, por cargar al niño en posiciones incómodas, sufrían de este dolor, pero en ellas también contribuían las fluctuaciones hormonales y la lactancia.

“El problema es que hoy en día el uso de los teléfonos inteligentes o móviles se ha vuelto indiscriminado”, relata la doctora Díaz; “es necesaria la comunicación entre las personas, pero el acto repetitivo con el dedo pulgar puede causar un dolor fuerte lo cual no está exento de problemas”.

Aquellos que pudieran sufrir de esto empezarán sintiendo un pequeño piquete en la muñeca, en el lado de donde se encuentre el pulgar. El daño puede ser gradual e ir pasando al antebrazo o irradiar hacia los dedos, dependiendo de los movimientos de la mano que normalmente provocan un aumento de dolor, especialmente al tratar de agarrar algo. La hinchazón en la base del pulgar puede traer consigo un quiste lleno de fluido.

Una vez que los tendones se han irritado, puede ser motivo de incapacidad laboral. La subdirectora médica Dévora Ríos afirmó que “es mejor prevenir, porque muchos de los casos que tienen los hospitales es por el uso desenfrenado de celulares. Aún no se ha catalogado el padecimiento, pero se tendrá que analizar para ser más específicos en el tratamiento y prevención”.

El diagnóstico de una tendinitis de pulgar es relativamente sencillo y visible. El paciente tendrá que cerrar el puño apretando el pulgar con los demás dedos para hacer girar la muñeca en sentido de donde se encuentre el dedo meñique. Esta simple tarea provocaría un dolor intenso en el afectado, si es que padece la inflamación de sus tendones.

“Normalmente con un par de ejercicios se pueden curar, pero tendrán que hacerlo cada hora dependiendo del grado de tendinitis que tengan. Lo básico que se les pedirá es pegar los codos al cuerpo para relajar las manos con tal de agitarlas suavemente unas 15 veces mientras se estiran poco a poco los brazos con los dedos apuntando al cielo”, refiere la doctora Ríos.

De cualquier forma, la recomendación principal es ocupar el celular de forma moderada porque se puede caer en lo que la revista médica The Lancet calificó como Whatssappitis, en una mujer californiana de 34 años que pasó más de seis horas ocupando la mensajería instantánea en diciembre pasado.

La mujer estaba embarazada de siete meses y sufrió tendinitis del pulgar cuando acababa el turno en el hospital donde trabajaba. Entonces sintió una fuerte molestia en la muñeca a la que no le tomó importancia, puesto que siguió mandando felicitaciones navideñas durante seis horas, ya en su casa. Al no poder mover con facilidad la mano, regresó al hospital en donde los doctores le diagnosticaron la inflamación de los tendones por sostener durante tanto tiempo el móvil en esa posición. The Lancet bautizó a esto como Whatsappitis.

Comentarios

Lo que pasa en la red