Lo que hay detrás de Gravedad

En entrevista exclusiva con Excélsior, Tim Webber, supervisor de Efectos Visuales de Gravedad, explica la tecnología que se usó para crear el filme.

COMPARTIR 
26/03/2014 02:14 Paul Lara

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de marzo.- Realidad y ficción, son las dos palabras que usa Tim Webber, supervisor de Efectos Visuales de la película Gravedad, ganadora de siete Oscares en la última entrega de esta presea, para describir su trabajo en este filme que llevó a que el mexicano Alfonso Cuarón hiciera historia.

Han pasado tres años desde que junto a su equipo de 250 personas iniciaron los trabajos que revolucionaron el mundo del cine, y se siente satisfecho con los elogios del jurado en el tema de efectos especiales.

Webber concedió una entrevista a Excélsior para contar lo complicado que le resultó ser el pionero en utilizar el software Computer Graphics, que permite imponer a los actores, principalmente su rostro, en un estudio sobre paisajes y fondos enteros creados por diversos dispositivos tecnológicos.

Sólo como ejemplo, dice, 80 por ciento de lo que se ve en el largometraje fue realizado con computadoras. “La toma más complicada es cuando se destruye la Estación Espacial Internacional, pues mezclar la coreografía, simular los efectos explosivos y de impacto, sumado a la acción de Sandra Bullock, de la cual sólo se utilizó el rostro real en las escenas, fue muy difícil”.

Apoyado en el equipo de su compañía Framestore, el supervisor de los efectos visuales comenta que el plan inicial era colgar a los actores con alambres dentro de los trajes espaciales, sobre conjuntos parciales en bits de naves como el Hubble o cualquier otra con la que estuvieran interactuando. “Pero me quedó claro que eso no iba a funcionar para dar el realismo necesario, por lo que decidimos ir por la mayoría con gráficos de computadora”.

Para el también ganador de un Oscar por el filme pensado por Alfonso Cuarón, lo más complicado para simular a través de los programas de computadora es la micro gravedad, pues se necesita bastante tiempo para darse cuenta hasta dónde llegan sus efectos.

“Hagamos lo que hagamos en la tierra, no es lo mismo que sucedería en el espacio. Si una persona levanta el brazo hacia arriba, se produce un tirón visible en los músculos, ya que tienes que levantarla contra la gravedad. Si estás boca abajo toda la sangre sube a la cara, lo que no sería si están en gravedad cero. Y así sucesivamente. Realizar esto en computadora es complicado”, señala en la entrevista.

Trabajo conjunto

Sin querer dar a conocer el gasto total que se destinó a esta parte de los efectos visuales, Webber sólo señala que no era un enorme presupuesto para la película, pues nadie estaba seguro de que sería tan popular. “Es una idea extraña una sola persona abandonada en el espacio. Ese fue otro desafío”.

Respecto al trabajo conjunto con Cuarón, señala que se trabajó por alrededor de tres años, donde siempre hubo una planeación y supervisión por parte del director mexicano.

“En las tomas de caminata espacial, las caras de los actores son reales. Sus movimientos se basan en su desempeño, pero en realidad todo el resto de su cuerpo estaba animado, hasta el movimiento de los dedos. Imagina la complejidad”, explica.

Mientras comenta que la parte del sonido y la fotografía son importantes para que las tomas digitales sean más realistas, comenta que la toma de la Tierra y todos los vehículos y estaciones espaciales se realizaron con software.

“Construimos más de dos mil modelos para la película. Lo que la gente no se da cuenta es que los fondos de las secuencias en el interior de la Estación Espacial Internacional son animados también. Pasamos mucho tiempo, hablando digitalmente, en vestir el set con Alfonso Cuarón. Las escenas de Ryan (Sandra Bullock) al interior de las cápsulas (Soyuz y Shenzou) son en su mayoría de acción en vivo, con un montón de mejoras en lo que respecta a efectos visuales”, agrega.

Se hizo la luz

Webber dice que se trabajó bastante con Emmanuel Lubezki, director de fotografía, para mejorar los aspectos de luz a las escenas en la computadora.

“El traje, los paracaídas, los escombros, etc., se pueden simular y todo se mejora con la iluminación. Es un proceso muy complejo y requiere mucho tiempo”, explica.

Cada cuadro, según el experto en efectos visuales, necesitó alrededor de 50 horas de renderización (proceso mediante el cual se procesa una imagen digital).

Si toda la película se hubiera "renderizado" usando un solo procesador, se habrían necesitado siete mil años.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red