EU lanza plan para reducir emisiones de carbono en centrales eléctricas

El objetivo es disminuir las emanaciones contaminantes en un 30% para 2030; es la acción más ambiciosa del presidente Obama contra el cambio climático

COMPARTIR 
02/06/2014 12:32 EFE / Fotos: AP
Las centrales eléctricas generan alrededor de un tercio del total de las emisiones de gas de efecto invernadero en Estados Unidos.

WASHINGTON, 2 de junio.- El gobierno estadunidense desveló hoy una ambiciosa propuesta para reducir las emisiones de dióxido de carbono de las centrales termoeléctricas en un 30 % para 2030.

La Agencia de Protección Medioambiental (EPA, en inglés) dijo que los estados podrán aplicar la nueva legislación, que se prevé que entre en vigor en 2016, con flexibilidad.

La decisión del presidente Barack Obama de recurrir a su autoridad ejecutiva con esta iniciativa, y esquivar así al Congreso, ha suscitado ya críticas por parte de la oposición republicana, por lo que se espera el inicio de una batalla legal.

Se trata de la propuesta más ambiciosa en materia de protección al medioambiente hecha por un mandatario estadunidense y Obama busca marcar con ella su legado en contra del cambio climático.

Podemos elevar el denominador común por una economía más limpia y baja en emisiones de carbono que impulse el crecimiento en las próximas décadas", dijo Gina McCarthy, directora de la EPA en su discurso adelantado antes del acto oficial que se celebrará hoy mismo en Washington.

Los estados tendrán capacidad para definir su combinación de fuentes de energía para alcanzar este objetivo a través de la promoción de energías renovables, incrementar el uso de gas natural, aumentar la eficiencia energéticas y a través de un sistema nacional de intercambio de licencias de emisiones.

Para 2020, se prevé que las emisiones de carbono se reduzcan en un 20 %.

Obama justificó este fin de semana el plan, al recordar que cerca del 40 % de la contaminación en Estados Unidos proviene de las plantas de energía.

Algunos legisladores republicanos ya han mostrado su rechazo a la normativa y han anunciado su intención de tomar acciones para frenar su aplicación, con el argumento de supondrá eliminar miles de puestos de trabajo.

Los gobernadores de algunos estados con fuerte dependencia del carbón o de la electricidad generada con este mineral, como Kansas, Kentucky o Virginia, también se han mostrado críticos con el plan.

También la Cámara de Comercio estadunidense ha expresado su oposición a la medida, al pronosticar que costará unos 50 mil millones de dólares al año a la economía y aumentará los costes de la energía.

Niegan aumento de costes

La directora de Protección Ambiental de Estados Unidos, Gina McCarthy, descartó hoy la posibilidad de que el plan del Gobierno para recortar las emisiones de carbono vaya a disparar los costes de energía y aseguró que para 2030, la factura eléctrica media puede llegar a ser un 8 % más barata.

Los críticos afirman que las facturas de electricidad se dispararán. Están equivocados", dijo McCarthy al presentar la propuesta.

Cualquier aumento a corto plazo en los precios de electricidad estará dentro de las fluctuaciones normales con las que ya ha lidiado el sector energético durante años, y cualquier pequeño incremento de coste que veamos como resultado de esta norma será de alrededor del precio de un galón de leche al mes", añadió.

La EPA pronostica que desplegar el plan costará hasta 8 mil 800 millones de dólares al año, dependiendo de las políticas que escoja cada estado, pero argumenta que esa inversión se compensará a largo plazo a través de los beneficios en salud pública.

De acuerdo con la agencia, el plan evitará hasta 6 mil 600 muertes prematuras, hasta 150 milataques de asma en niños y hasta 490 mil días perdidos de trabajo o escuela, lo que repercutirá en hasta 93 mil millones de dólares en beneficios para la salud y el medio ambiente.

Si sólo contamos los beneficios en cuanto al hollín y la niebla tóxica, esto significa que por cada dólar que invirtamos en este plan, las familias tendrán 7 dólares en beneficios directos de salud", aseguró McCarthy.

La directora de la EPA describió el plan como ambicioso pero posible de conseguir y aseguró que lo que lo amalgama y la clave para hacer que funcione es que los estados tendrán flexibilidad a la hora de decidir que medidas tomaran para cumplir el objetivo.

Afirmó que la meta fijada para 2030 equivale a eliminar la contaminación anual por carbono de dos tercios de los automóviles y camiones de Estados Unidos.

Los críticos van a recurrir a datos fabricados y tácticas para meter miedo (...), con acusaciones que desafían la historia y muestran una decidida falta de fe en la innovación y capacidad empresarial estadounidense. No debemos aceptar esa premisa", subrayó.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red