Congreso limita el espionaje de la NSA

La Cámara de Representantes puso fin al almacenamiento masivo de datos telefónicos

COMPARTIR 
23/05/2014 01:38 EFE, AFP y AP
Activistas del Partido Pirata alemán protestaron frente al Congreso, que debate si debe interrogar a Edward Snowden en persona o a través de videoconferencia. Foto: AFP

WASHINGTON, 23 de mayo.– La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayer poner fin al almacenamiento masivo de datos telefónicos por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), la primera gran consecuencia legislativa de las filtraciones de Edward Snowden.

Con una mayoría de 303 votos frente a 121, la Cámara baja dio luz verde a un proyecto de ley que prohíbe a la NSA almacenar por su cuenta miles de millones de “metadatos” telefónicos, incluidos los de prácticamente todas las conexiones telefónicas de los estadunidenses.

Ahora deberán ser las compañías telefónicas norteamericanas las que mantengan esa información, que se limita a número teléfono, duración de la llamada o localización, durante 18 meses.

Las diferencias

La NSA tendrá acceso a los mismos sólo mediante una autorización judicial en la que provea detalles de la razón específica por la que se desean rastrear comunicaciones y para investigar planes terroristas orquestados desde el extranjero.

En el pasado, la mayor agencia de espionaje electrónico de Estados Unidos podía pedir autorización para hacer acopio de estas conexiones y almacenarlas en sus propia base de datos durante años para realizar análisis de inteligencia que en ocasiones excedían la justificación que motivó la orden judicial inicial.

La ley, bautizada como Freedom Act, es una enmienda a la polémica Patriot Act, creada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 para ampliar a un nivel sin precedentes el alcance del espionaje de la NSA, saltándose ciertas salvaguardas para proteger la privacidad de los estadounidenses consagrada en la Constitución.

Las filtraciones de Snowden, extécnico de la contratista de la NSA Booz Allen Hamilton, expusieron los detalles de la acumulación masiva de conexiones telefónicas y el espionaje en las comunicaciones en internet y llevaron al presidente estadunidense, Barack Obama, a actuar.

El Presidente propuso en enero poner en manos de las empresas de telecomunicaciones los datos telefónicos y pidió al Congreso legislar sobre este punto, el que más claramente podría ser considerado una violación de la Constitución estadunidense.

Tras la aprobación por parte de la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, la Freedom Act debe pasar al Senado, donde el predominio es demócrata y donde no debería haber problemas para que la ley pase al presidente y se convierta en la primera consecuencia tangible de la histórica filtración de Snowden.

 

Daño por las revelaciones

El “asombroso” daño provocado a los servicios de espionaje estadunidenses por la filtración de documentos sustraídos a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) por el extécnico Edward Snowden es el objeto de un informe secreto revelado por el diario británico The Guardian.

El diario obtuvo parte del documento, con fecha de diciembre de 2013, gracias a una demanda de Libertad de Información. El reporte es una evaluación preparada por la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), que “liberó” doce de las 39 páginas.

De acuerdo con The Guardian, una de las conclusiones es que “el alcance del conocimiento comprometido respecto a las capacidades de inteligencia de Estados Unidos es asombroso”.

Siempre según la fuente, el informe titulado “Examen de la información del Departamento de Defensa Fuerza de Tarea 2: Evaluación Inicial, del Impactos Resultante del Compromiso de Material Clasificado por un ex contratista NSA”.

El informe de la DIA describió como “grave” el daño a la inteligencia (espionaje) de EU, pero el diario destacó que el gobierno de ese país se niega aún a liberar cualquier detalles específicos para apoyar esa conclusión.

Steven Afterwood, de la Federación de Científicos Estadunidenses, subrayó que la porción liberada del documento no contiene información que sustente la idea del “asombroso daño” a las capacidades de espionaje de su país.

–por José Carreño Figueras

 

Relacionadas

Comentarios