Intenta Ucrania aplacar la rebelión separatista en el este del país

Las tropas ucranianas toman posiciones en las ciudades de Odesa y Slaviansk, donde la violencia de los últimos días ha dejado decenas de muertos

COMPARTIR 
05/05/2014 08:53 Agencias / Fotos: AP y Reuters

ODESA, 5 de mayo.- El ministro del Interior de Ucrania dijo el lunes que había reclutado una unidad de fuerzas especiales para enviar a la sureña ciudad portuaria de Odesa, tras el "indignante" fracaso de la policía en controlar a los separatistas prorrusos en un fin de semana de violencia que ha causado decenas de muertos.

Los combates seguían cerca de la ciudad de Slaviansk, en el este del país, donde las tropas ucranianas trataban de acabar con la rebelión prorrusa

La violencia en Odesa, un puerto en el sudoeste del país donde convive una mezcla de ciudadanos rusos, ucranianos, georgianos y tártaros, se percibe como un punto de inflexión en Kiev; una advertencia de los peligros si se extiende la rebelión más allá del este rusófono del país.

El ministro del Interior, Arsen Avakov, dijo que la nueva fuerza de Odesa se basaba en "activistas civiles que quieran ayudar a la ciudad del mar Negro "en estos días difíciles". Los líderes de la policía local han sido despedidos y podrían enfrentar cargos judiciales.

La violencia en Odesa ha sido la más sangrienta desde que el presidente ucraniano Viktor Yanukovich huyera a Rusia en febrero y militantes prorrusos realizaran rebeliones en el este industrial.

La policía de Odesa actuó de forma indignante, posiblemente de forma delictiva", dijo Avakov en su página deFacebook.

Los líderes ucranianos han dicho que no confían en la policía en amplias zonas del país, en una rebelión que creen que está apoyada por Moscú y liderada en el terreno por fuerzas especiales rusas.

Las unidades a las que se refirió Avakov se nutren en parte del levantamiento contra Yanukovich de este año.

Eso podría aumentar el malestar entre la oposición al Gobierno, que lo acusa de promover a grupos militantes "fascistas", como Sector Derecho, que participó en la revueltade Kiev.

Ciudad estratégica

La pérdida del control de Odesa sería un enorme revés económico y político para Kiev, que acusa a Moscú de querer desmembrar Ucrania, un país del tamaño de Francia.

Odesa, con un millón de habitantes, tiene dos puertos, entre ellos una terminal petrolera, y es un núcleo central de transporte.

Esto también aumentaría la preocupación occidental de que Ucrania, ya dividida culturalmente entre el este industrializado que habla ruso y un oeste que mira más a Occidente, se pueda desintegrar.

El enojo de Kiev se centró el lunes en la decisión de la policía de Odesa de liberar a 67 militantes prorusos después deque sus seguidores asediasen una comisaría el domingo.

Los milicianos fueron detenidos el viernes después de altercados y enfrentamientos en los que se usaron cocteles molotov y armas pequeñas, en las calles de la ciudad.

Los seguidores prorrusos abandonaron un edificio que después se incendió, causando la muerte de 40 personas, algo de lo que Moscú culpa a las "provocaciones" de Kiev.

Slaviansk, otro foco rojo

Las fuerzas ucranianas consiguieron hacerse con el control de la torre de televisión de Slaviansk, situada en la aldea de Andréyevka, después de unos combates que pueden haber causado muertos y heridos, según distintos medios.

Un portavoz de los prorrusos en Slaviansk dijo a la agencia Interfax que los militares ucranianos ocuparon la torre de la televisión, en la aldea que se encuentra a medio camino entre esta ciudad y Kramatork, las dos plazas fuertes de la sublevación contra las autoridades de Kiev.

La torre de la televisión, que está en el pueblo de Andréyevka, en las afueras de Slaviansk, ha sido tomada por el enemigo. Hay combates y nosotros nos estamos retirando hacia el interior (de Slaviansk. El enemigo ya está en el territorio de la ciudad", señaló la fuente.

Según este medio, se han registrado varios heridos y una chica podría haber muerto, según informaciones sin conformar.

Los medios ucranianos también confirmaron que se habían reanudado hoy los combates en torno a la torre de la televisión de Slaviansk.

Bajas en ambos lados

Las fuerzas ucranianas han sufrido cuatro bajas mortales y 30 heridos en los combates con milicias prorrusas registrados hoy en las afueras de la ciudad de Slaviansk, informó el Ministerio del Interior de Ucrania.

Según la fuente, uno de los fallecidos fue alcanzado al ser tiroteado el microbús blindado en el que transportaban a heridos de los enfrentamientos.

El titular de la cartera, Arsen Avakov, que se encontraba en uno de los puestos de control a la entrada de la ciudad, había reconocido antes que hubo intensos combates y que las tropas ucranianas habían sufrido varias bajas.

Por su parte, las milicias prorrusas que controlan el interior de la ciudad reconocieron tener "muchas bajas" en los combates con las fuerzas ucranianas que se reanudaron hoy en la ciudad de Slaviansk, bastión insurgente de la región de Donetsk.

Continúan los combates. Tenemos muchas bajas. Puede ser que hasta 20", aseguró uno de los portavoces rebeldes a la agencia rusa Interfax.

El insurgente, que precisó que los muertos son milicianos, destacó que los rebeldes lograron "frenar el avance del enemigo en las inmediaciones de la ciudad, pero con muchas dificultades".

La televisión rusa confirmó que las milicias prorrusas habían sufrido numerosas bajas en la localidad de Semionovka, a las afueras de Slaviansk, a los que se sumarían un número indeterminado de civiles muertos.

Avakov, en declaraciones a los periodistas en uno de los puestos de control a la entrada de Slaviansk, afirmó que la operación para neutralizar a las milicias y retomar la localidad -que se inició el viernes pasado- va lenta porque quieren evitar víctimas civiles.

Nuestras fuerzas no asaltan barrios habitados y se han puesto la limitación de no atacar allí donde hay población civil", aseveró.

Estamos atados de pies y manos ya que a nuestro alrededor hay población pacífica. Algunos nos apoyan, otros no, eso no importa: los militares ucranianos no pueden disparar a la población pacífica", insistió.

Los prorrusos han decidido reforzar el puesto de control situado tras el puente que conduce al centro de la ciudad, el principal objetivo de la ofensiva ucraniana, junto a la localidad de Kramatorsk, que se encuentra a unas pocas decenas de kilómetros.

Según el Ministerio del Interior, las milicias prorrusas están integradas por menos de un millar de efectivos, entre los que figuran veteranos de guerra y militares que sirvieron en los Ejércitos soviético, ruso y ucraniano.

Las tropas ucranianas, que están reforzadas por efectivos de la Guardia Nacional, comenzaron el pasado viernes la nueva ofensiva contra Slaviansk y Kramatorsk.

Alemania exhorta a Rusia a respaldar elecciones

El Gobierno alemán pidió hoy de nuevo a Rusia una mayor implicación en la crisis ucraniana para frenar la violencia y estabilizar la región de modo que puedan celebrarse "en todo el país" y en condiciones de seguridad elecciones presidenciales libres el 25 de mayo, como está previsto.

Según explicó en rueda de prensa el portavoz de la cancillería, Steffen Seibert, la canciller, Angela Merkel, habló ayer de nuevo por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, y le dejó claro que "Rusia debe hacer más" ante la escalada de la violencia en Ucrania.

Todas las partes con responsabilidad en este conflicto deben trabajar para que todos los ucranianos, al margen de donde residan o de cuáles sean sus orígenes étnicos y culturales, puedan decidir libremente en las urnas el futuro del país y no en la calle con armas y cocteles molotov, subrayó el portavoz.

Los referendos separatistas que las milicias prorrusas quieren organizar en las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk el 11 de mayo, advirtió, no tienen "ninguna legitimidad democrática".

No favorecerán la paz, sino la escalada del conflicto", añadió.

A pesar de las dificultades, Berlín confía todavía en que las elecciones presidenciales puedan celebrarse para que las autoridades de Kiev, ahora cuestionadas en parte del país, cuenten con "una nueva legitimidad democrática", añadió el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Martin Schäfer.

El titular de Exteriores, Frank-Walter Steinemer, abogó ayer por celebrar una nueva conferencia internacional en Ginebra, aunque su portavoz puntualizó hoy que esa cumbre no es un fin en sí mismo.

El objetivo de la diplomacia alemana, explicó, es que todas las partes presentes en la primera reunión de Ginebra -Ucrania, Rusia, la UE y Estados Unidos- ratifiquen su compromiso con los acuerdos allí alcanzados el 17 de abril y que por el momento no se han aplicado.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red