Milicianos prorrusos liberan a observadores europeos en Ucrania

Los siete integrantes de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, retenidos durante más de una semana, están sanos y salvos

COMPARTIR 
03/05/2014 10:04 AP / Fotos: AP y Reuters

SLAVIANSK, 3 de mayo.- Rebeldes prorrusos en el este de Ucrania dejaron el sábado en libertad a siete observadores militares de la OSCE y a cinco ayudantes ucranianos de éstos, retenidos durante más de una semana.

Poco antes de las liberaciones, el líder de los insurgentes en Slaviansk, Viacheslav Ponomarev, fue citado por la agencia de noticias Interfax diciendo que ordenó la liberación debido a la creciente inseguridad en la ciudad.

Los observadores fueron capturados el 25 de abril en la ciudad de Slaviansk, epicentro de la agitación en el este de Ucrania, cuando viajaban con un equipo de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Según los insurgentes, estas personas portaban materiales sospechosos y espiaban para la OTAN.

Un observador de Suecia también fue capturado, pero fue dejado en libertad antes. A diferencia de los otros países de los que son oriundos los observadores, Suecia no es integrante de la OTAN y el observador sufre de una forma leve de diabetes.

Tensión al máximo

Se reportó que dos helicópteros del gobierno fueron derribados el viernes a las afueras de la ciudad, muriendo dos tripulantes. El ministro de Defensa ucraniano dijo que otros dos soldados murieron en un enfrentamiento en la periferia.

El líder rebelde Ponomarev informó que 10 residentes locales murieron en un enfrentamiento con soldados en las afueras de Slaviansk. 

El sábado, hubo informes de prensa de supuestos combates en la ciudad de Kramatorsk, a unos 15 kilómetros al sur de Slaviansk.

A pesar de la liberación, las tensiones en Ucrania aumentaron agudamente después de que al menos 42 personas murieron el viernes en enfrentamientos entre partidarios del gobierno y opositores en el puerto de Odessa, en el Mar Negro.

El enfrentamiento comenzó con una pelea callejera entre ambos bandos en el cual se reportó que al menos tres personas murieron por disparo de arma de fuego. Entonces la pelea se volvió una conflagración, cuando opositores al gobierno se refugiaron en un edificio que se incendió después de que manifestantes lanzaron bombas al interior.

Al menos 36 personas murieron por el fuego, según el Ministerio de Manejo de Emergencias. Un comunicado del Ministerio del Interior proporcionó una cifra total de muertos de 42, pero no la detalló.

El jefe de la policía de la ciudad, Petr Lutsyuk, emitió el sábado un comunicado pidiendo calma en la ciudad de aproximadamente un millón de habitantes, pero horas más tarde fue despedido por el Ministro del Interior Arsen Avakov.

Moscú culpa Kiev del baño de sangre

El vocero del presidente ruso Vladimir Putin condenó abiertamente el sábado las muertes en Odessa, diciendo que son evidencia de que el gobierno interino en Kiev —el cual se instaló en el poder tras el derrocamiento del presidente prorruso luego de meses de manifestaciones en su contra— alentó a extremistas nacionalistas.

Sus armas están ensangrentadas hasta los codos", dijo Dmitry Peskov, citado por agencias rusas de noticias.

Uno de los observadores liberados, el coronel alemán Axel Schneider, dijo que todos los 12 del grupo se encontraban en buena condición.

Tuvieron una actitud muy positiva y eso les dio la fortaleza para soportar la situación", apuntó.

Según su palabra (la de Ponomarev), hemos sido tratados tan bien como ha sido posible. Ésta es una situación desdichada, pero estuvimos bajo su protección".

Los retenidos incluyeron otros tres alemanes y un soldado de cada uno de los siguientes países: Polonia, Dinamarca y República Checa.

Aunque Rusia niega las afirmaciones de que fomenta la agitación en el este de Ucrania, donde los insurgentes han ocupado edificios de gobierno en más de 10 ciudades y localidades, envió a su defensor de derechos humanos Vladimir Lukin a que negociara la libertad de los observadores.

Lukin, citado por la agencia noticiosa estatal rusa Ria Novosti, dijo que la libertad de los observadores fue "un acto humanitario voluntario" de quienes los habían capturado.

jrr

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red