La NASA considera asociarse con China

Estados Unidos busca quién lleve a sus astronautas al espacio, tras la ruptura con la agencia de Rusia

COMPARTIR 
30/04/2014 00:30 José Carreño Figueras

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de abril.- Estados Unidos busca calladamente cómo establecer vínculos con la República Popular China para la exploración espacial, ante sus crecientes conflictos con Rusia por la crisis de Ucrania.

Mientras la Agencia Nacional Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) cortó la mayor parte de sus relaciones con su contraparte rusa como parte de las sanciones estadunidenses motivadas por la anexión de Crimea, tuvo cuidado en anunciar que la ruptura no incluía la colaboración en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés).

La ISS es un esfuerzo de 15 naciones –que no incluye a China– pero actualmente es “alimentado” sólo por los cohetes Soyuz rusos, toda vez que Estados Unidos terminó hace tres años con su programa de transbordadores espaciales.

70 millones de dólares paga la NASA a Rusia por cada astronauta que envía a la Estación Espacial Internacional

Desde entonces, los astronautas estadunidenses llegan a la ISS a bordo de naves rusas, lanzadas desde Baikonur, la base espacial rusa ubicada en Azerbaiyán. La NASA paga 70 millones de dólares por cada astronauta enviado a la estación orbital.

El anuncio de la NASA se dio el 2 de abril, apenas cinco días después de que el 26 de marzo, el estadunidense Steven Swanson llegara a la estación espacial en un cohete Soyuz.

En ese marco, algunos en Estados Unidos parecen estar en búsqueda de alternativas.

A principios de abril, el astronauta Leroy Chiao dijo a un panel del Senado estadunidense que China “sería una obvia adición a la asociación internacional (para vuelos espaciales tripulados), para el programa de la ISS y m´ss allá”.

Pero la idea enfrenta por un lado una prohibición legislativa, impuesta por una medida basada en cuestiones de seguridad nacional y derechos humanos. La NASA, sin embargo, ha señalado que busca fórmulas que le permitan cooperar con los chinos.

Por otro, hay también consideraciones políticas, toda vez que la derecha estadunidense ve a China como hostil a Estados Unidos.

“China en particular es un muy interesante dilema para nosotros”, comentó el legislador republicano Marco Rubio, uno de los integrantes del panel en el Subcomité de Comercio sobre Ciencia y el Espacio en el Senado estadunidense.

Estados Unidos ha denunciado repetidamente el espionaje chino y, según Rubio, su país debe ser muy cuidadoso y realista en lo que se refiere a la cooperación con un rival en la exploración espacial.

Pero China es el tercer país en la historia humana que ha logrado enviar un hombre al espacio. Los otros dos son Estados Unidos y la Federación Rusa (antes Unión Soviética).

Más aún, hace tres años que Estados Unidos descartó su programa de transbordadores espaciales y no tienen medios propios para enviar personal a la ISS, aunque confían en volver a hacerlo en un plazo relativamente corto, a través de empresas privadas que la NASA espera estén listas para operar en 2017.

De hecho, la NASA subrayó recientemente que el primer lanzamiento de “taxis” espaciales privados habría ocurrido en 2015 si el Congreso hubiera aprobado el presupuesto adecuado para la exploración espacial

“La opción ahora es entre el financiamiento completo del plan para hacer lanzamientos espaciales otra vez desde Estados Unidos o seguir el envío de millones de dólares a los rusos”, precisó un comunicado de la NASA.

Al mismo tiempo, en una audiencia legislativa, Susan Eisenhower, nieta del expresidente Dwight Eisenhower y cabeza de un grupo de análisis y asesoría estratégica, recordó al panel que el involucramiento estadunidense con la Federación Rusa tras la disolución de la Unión Soviética no fue para hacerles un favor, sino de hacernos un favor”.

Eisenhower recordó que la asociación permitió a los estadunidenses obtener un acceso sin precedentes a “sensitivas” instalaciones rusas.

La misma analista recomendó además que no se rompieran las relaciones de colaboración con Rusia.

“Es más fácil terminar la cooperación científica y técnica que comenzara de nuevo”, puntualizó.

Con todo, según declaraciones recientes del director de la NASA, Charles Bolden, la relación entre Estados Unidos y China no va a cambiar
pronto.

Pero en enero pasado, Bolden y otros funcionarios de la NASA aprovecharon una reunión de agencias espaciales en Washington DC para acercarse a sus contrapartes
chinas.

Pruebas vinculan a Rusia

Estados Unidos tiene pruebas de que Rusia mantiene una red de espías en el este de Ucrania, porque cuenta con grabaciones de sus conversaciones, dijo el secretario de Estado, John Kerry, en una reunión privada el viernes.

Las declaraciones de Kerry fueron reveladas por la revista en internet The Daily Beast, que citó información de inteligencia. La intervención ocurrió durante una reunión privada de la Comisión Trilateral en Washington. The Daily Beast aseguró poseer copia de una grabación.

Según Kerry, “Intel está produciendo conversaciones grabadas de los agentes de inteligencia que toman sus órdenes de Moscú, y todo el mundo puede decir la diferencia en los acentos, en los idiomas, en el lenguaje. Sabemos exactamente quién da las órdenes, sabemos de dónde vienen”.

El secretario de Estado norteamericano aseguró que las grabaciones son prueba de que los rusos fomentan deliberadamente el descontento en el este de Ucrania y mienten al respecto a funcionarios y al público de Estados Unidos.

–De la Redacción

 

Relacionadas

Comentarios