No se reportan heridos mexicanos en descarrilamiento de tren en Chicago

En septiembre del año pasado, otro tren, también de la línea Azul, se descarriló hiriendo a unas cuarenta personas

COMPARTIR 
24/03/2014 11:34 Julio Alejandro / Corresponsal

Unos 142 mil mexicanos viajan a este aeropuerto cada año. Programan sus viajes y compran sus boletos de avión con 49 y 37 días de anticipación respectivamente; sólo un 13% utiliza agencias de viaje para comprar sus tickets, un 74% lo compra individualmente

CHICAGO, Illinois, 24 de marzo.- No se reportan heridos de nacionalidad mexicana en el descarrilamiento del tren de Chicago en el aeropuerto internacional O’Hare que dejó lesionados a 32 pasajeros, han confirmado a Excélsior los cuatro hospitales a donde se llevaron a los transeúntes y el consulado de esta ciudad.

No se han tenido reportes o llamadas de connacionales heridos en este episodio hasta las 12 de la mañana, confirmó Luis Adrián Sosa, encargado de prensa del Consulado General de México en Chicago.

Seguiremos atentos y monitoreando con las autoridades de la ciudad, CTA y hospitales donde fueron trasladados los heridos, de ser así les brindaremos asistencia con nuestro Departamento de Protección”, aseguró a Excélsior.

Los 389 mexicanos que viajan en 10 vuelos directos hacía este aeropuerto cada día verán ligeramente afectadas sus vacaciones ya que la única estación de metro y medio de transporte público que conecta al aeropuerto hacía la ciudad, la estación “O’Hare”, en la línea azul, estará cerrada entre 12 y 24 horas, dijo Joe Santiago, comisionado del departamento de transporte de Chicago.

Este lunes también se inició un proceso de remodernización en cuatro estaciones de la misma línea afectada, color Azul, por lo que aumentará el caos vial en el noroeste de la ciudad, afectando a unos 100,00 habitantes, principalmente inmigrantes mexicanos, que residen en los barrios de Albany Park, Avondale y Logan Square.

Los turistas tendrían que tomar un camión, que pasará cada 10 minutos, desde O’Hare hasta el centro de convenciones Rosemont, para continuar con su trayecto en la línea Azul.

Tomar un servicio de Taxi, que suele costar unos $50 dólares hacia la mayoría de los hoteles ubicados en el Downtown o en la Avenida Michigan, es preferido en estos casos.

En septiembre del año pasado, otro tren, también de la línea Azul, se descarriló hiriendo a unas cuarenta personas. La Autoridad de Tránsito de Chicago (CTA por sus siglas en inglés), ha estado bajo constante ataque por los últimos años ya que no se ha modernizado seriamente el deficiente, tardado y peligroso servicio que otorga.

Santiago no contestó si el descarrilamiento del tren no afectará o retrasará las actividades aéreas del aeropuerto, medios de comunicación locales lo consideran “improbable”.

Unos 142 mil mexicanos viajan a este aeropuerto cada año. Programan sus viajes y compran sus boletos de avión con 49 y 37 días de anticipación respectivamente; sólo un 13% utiliza agencias de viaje para comprar sus tickets, un 74% lo compra individualmente, aseguran datos enviados a Excélsior por Choose Chicago, la agencia de turismo de esta ciudad.

El Concilio de Asuntos Internacionales de Chicago, el think tank más importante del Medio oeste estadunidense, asegura que de no ser renovado “urgentemente” los servicios de transportación, esta ciudad podría perder su estatus como una “ciudad del futuro”.

La otra parte de los mexicanos inmigrantes que viven en los barrios “hispanos” de esta ciudad no verán afectado sus trayectos necesariamente, ya que el funcionamiento de las líneas Rosa, Naranja y Verde, que conlleva a otros barrios de mexicanos y de otras minorías, no afecta el desempeño de la línea afectada: la de color Azul.

 

pdg

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red