Pro rusos toman bases militares

Ocuparon una sede militar ucraniana en el oeste de Crimea, tras arrebatar el cuartel general de la Marina

COMPARTIR 
19/03/2014 23:37 AFP, EFE, DPA y AP / Fotos: AP y Reuters

SIMFERÓPOL, 20 de marzo.— Fuerzas pro rusas ocuparon ayer la sede de la Marina ucraniana en el puerto crimeo de Sebastopol y una base naval en el oeste de Crimea, consolidando el control de Rusia sobre la península, pese a las amenazas de nuevas sanciones occidentales.

Estas fuerzas ocuparon una base naval ucraniana en Novoozerne, en el oeste de Crimea, tras haber tomado el cuartel general de la Marina. Unos 50 militares ucranianos abandonaron la base entre lágrimas y bajo supervisión de soldados rusos, mientras partidarios de la anexión de Crimea a Rusia izaban la bandera rusa.

La ocupación de la sede de la Marina se produjo sin disparos, al día siguiente de la muerte de un militar ucraniano y de un miliciano pro ruso en un intento de asalto contra una unidad militar ucraniana en Simferópol, la capital regional.

Son cerca de 200, algunos con pasamontañas. No están armados y no dispararon hacia nosotros. Los oficiales están encerrados en el interior del edificio”, indicó el portavoz de la Armada ucraniana, Serguei Bogdanov. Los soldados ucranianos tampoco respondieron, precisó.

El ministro ucraniano interino de Defensa, Igor Teniuj, y el viceprimer ministro, Vitali Yarema, anunciaron su intención de viajar a Crimea para “poner fin a la escalada”, pero las autoridades separatistas dijeron que no los dejarían entrar.

Tras la muerte de un militar y un miembro de las fuerzas de autodefensas, Kiev autorizó a sus soldados en Crimea usar sus armas en defensa propia.

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, afirmó ese mismo día que el conflicto había “pasado de una fase política a una fase militar”. Se trata de la peor crisis entre Moscú y los países occidentales desde la caída del Muro de Berlín en 1989.

En Moscú, el Tribunal Constitucional ruso validó por unanimidad el tratado sobre la incorporación de Crimea, firmado el martes por el presidente Vladimir Putin, pese a las amenazas de sanciones de los países occidentales por esa primera expansión de las fronteras rusas desde la Segunda Guerra Mundial. El presidente ucraniano interino, Olexandre Turchinov, comparó esta acción con las de la Alemania Nazi.

EU descarta intervención

Por su parte, el presidente estadunidense, Barack Obama, descartó ayer cualquier acción militar en Ucrania, y llamó a construir un sólido frente diplomático contra Rusia.

No vamos a realizar una incursión militar en Ucrania”, dijo Obama en una entrevista con la cadena NBC News en San Diego, California.

Los propios ucranianos reconocen que enfrentar a Rusia por medios militares no sería apropiado y no beneficiaría a Ucrania”, explicó el Presidente estadunidense.

Sin embargo, Estados Unidos advirtió a Rusia en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que lo ocurrido en Crimea “no puede repetirse en otras partes de Ucrania”, precisando que estaba listo para tomar medidas adicionales en caso de que la “agresión” rusa continúe y acusando a Moscú de “ladrón”.

Lo que ocurrió en Crimea no puede repetirse en otras partes de Ucrania”, advirtió la embajadora estadunidense Samantha Power en una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, convocada tras el referéndum celebrado en la península ucraniana y la decisión de Rusia de incorporar ese territorio.

EU llamó a Rusia a abrir un diálogo con Ucrania sobre las bases militares en Crimea. “El continuo esfuerzo de las fuerzas rusas por tomar instalaciones militares ucranianas están provocando una situación peligrosa”, señaló el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Rusia advirtió a Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la ONU por los “insultos” de tono “inaceptable” de la embajadora Power, en un nuevo debate sobre Ucrania.

Es inaceptable aceptar estos insultos a nuestro país”, afirmó el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin.

Mientras que la presidenta argentina, Cristina Fernández, denunció en París el doble rasero de las grandes potencias por haber tolerado en Malvinas a Gran Bretaña lo que niegan a Rusia en Crimea. “O respetamos los mismos principios para todos, o vivimos en un mundo donde no hay derecho”, dijo la mandataria a la prensa.

 

Preparan puente en península

Rusia construirá un puente entre su territorio y la península de Crimea, anunció ayer el presidente Vladimir Putin y el gobierno cifró el proyecto en tres mil millones de dólares.

Necesitamos un puente para los automóviles y para el tren”, subrayó Putin ante el consejo de ministros, según la agencia Interfax.

La travesía del estrecho de Kertch, un brazo de mar de 4.5 kilómetros en su parte más estrecha entre el mar de Azov y el mar Negro, al este de Crimea, es la única forma, al margen del avión, de llegar a la península desde el territorio ruso sin pasar por Ucrania.

Un transbordador une actualmente a ambas orillas. Los trenes circulan por el territorio ucraniano, indicó por otra parte el ministro de transporte, Maxime Sokolov.

Señaló que también estaban estudiando la posibilidad de cavar un túnel.

Mientras que el Presidente interino de Ucrania dio un ultimátum a las nuevas autoridades de Crimea para liberar al almirante de la marina ucraniana capturado ayer mismo, indicó un comunicado.

El presidente “Olexandre Turchinov dio al poder autoproclamado de Crimea tres horas para liberar a todos los rehenes”, entre ellos el almirante Serguii Gaiduk, indicó el comunicado. Si no son liberados el gobierno de Crimea tomará “medidas adecuadas” en represalia, agregó el comunicado.

El ministro ruso de Defensa Serguei Choigu también pidió a Crimea liberar al jefe de la marina ucraniana, anunció su Ministerio citado por Interfax.

En tanto, los mandatarios de la Unión Europea (UE) se reunirán en cumbre hoy y mañana con posiciones divididas sobre cómo responder a Rusia tras la anexión de Crimea.

Y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, viajó a Rusia para reunirse hoy con Putin, como parte de sus “esfuerzos diplomáticos” para buscar una solución pacífica a la crisis con Ucrania por Crimea.

 

Ucrania impondrá visado obligatorio

Tras la anexión de Crimea a Rusia, las autoridades ucranianas quieren establecer un visado obligatorio para los ciudadanos rusos que quieran ingresar al país.

El Consejo de Seguridad Nacional en Kiev hizo la solicitud correspondiente al Ministerio del Exterior, informó el jefe del órgano, Andrei Parubi, según la agencia Interfax.

La medida afectará a millones de personas en Rusia que tienen parientes en Ucrania. Además implicará que los habitantes de Crimea que cambien su pasaporte ucraniano por el ruso necesitarán visa para ingresar al país.

Luego del referéndum de anexión de Crimea, Rusia comenzó a extender pasaportes a la península ucraniana de Crimea, informaron las autoridades locales.

Todos los residentes de Crimea que se dirijan a las autoridades obtendrán un pasaporte en el que consta que desde ayer (martes) son ciudadanos de la Federación Rusa”, afirmó el director del departamento de Inmigración, Konstantin Romodanovski, según Interfax.

El presidente ruso, Vladimir Putin, y la cúpula leal a Moscú de Crimea firmaron el acuerdo de adhesión el martes.

Alemania frena contrato

El ministro alemán de Defensa, Sigmar Gabriel, frenó por el momento un contrato de la empresa armamentística germana Rheinmetall con el ejército ruso, debido a la crisis por Crimea, informó el Ministerio.

El contrato, de unos 120 millones de euros, prevé la construcción de un centro de entrenamiento militar para el ejército ruso. “En la situación actual, el gobierno no considera justificable la exportación del centro de entrenamiento militar a Rusia”, señaló el Ministerio de Defensa.

Proponen expulsión del G8

El gobierno británico cree que habría que plantearse la expulsión de Rusia del G8 durante la reunión que mantendrán el próximo lunes en La Haya el resto de los países del grupo, advirtió el primer ministro David Cameron.

Creo que tendríamos que discutir si expulsamos o no permanentemente a Rusia del G8 si toma más medidas” que promuevan una escalada en Ucrania, aseveró.

El secretario general de la OTAN, el danés Anders Fogh Rasmussen, afirmó que esa alianza está preocupada con la posibilidad de que Rusia extienda su intervención más allá de Crimea hacia el este de Ucrania.

Mientras que la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko regresó ayer a Kiev después de permanecer 12 días en un hospital de Berlín para tratarse su hernia discal crónica.

Comentarios

Lo que pasa en la red