China se compromete a conciliar el crecimiento económico con el desarrollo sustentable

En la reunión anual del Parlamento, el primer ministro Li Keqiang asegura que el país se desplazará hacia una expansión más equilibrada y limpia, sobre un eje de reformas

COMPARTIR 
05/03/2014 10:02 Reuters / Fotos: AP y Reuters

PEKÍN, 5 de marzo.- China ofreció su señal más clara hasta el momento de que se desplazará hacia un crecimiento económico más equilibrado y limpio, con la promesa de librar una "guerra contra la contaminación" y reducir el ritmo de la inversión a un mínimo en una década al tiempo que busca una expansión más sostenible.

En un discurso en la reunión anual del Parlamento chino que comenzó el miércoles, el primer ministro Li Keqiang dijo que Pekín pretende que la segunda economía más grande del mundo crezca un 7.5 por ciento este año, el nivel más alto entre importantes potencias del mundo, aunque destacó que el crecimiento no entorpecerá las reformas.

Utilizando un lenguaje cuidadosamente elaborado que sugiere que Pekín ha pensando seriamente en dejar sin cambios su pronósticos respecto al año pasado, Li dijo que la segunda mayor economía del mundo buscará reformas que van desde las finanzas hasta el medioambiente, incluso mientras intenta crear empleos y riqueza.

Luego de 30 años de vertiginoso crecimiento de dos dígitos que ha sacado a millones de personas de la pobreza, pero que también ha contaminado el agua y el aire y ha sumido a la nación en ominosos niveles de deuda, China quiere cambiar el rumbo y reequilibrar su economía.

La reforma es la máxima prioridad para el Gobierno este año", dijo Li a unos 3 mil delegados en una sala de reuniones en el centro de Pekín.

Debemos tener (...) el temple para enfrentar y romper los grilletes mentales con el objetivo de profundizar las reformas en todos los frentes", agregó.

Las fábricas inactivas serán cerradas, y el trabajo sobre un nuevo impuesto a la protección del medio ambiente será acelerado para crear una economía más verde y más equilibrada impulsada por el consumo y no la inversión, dijo.

Para ayudar a la transformación, el planificador económico de China, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, dijo al Parlamento que el Gobierno buscará un crecimiento de un 17.5 por ciento de la inversión en activos fijos este año, su nivel más ralentizado en 12 años.

La inversión es el principal motor de la economía china y representó más de la mitad del crecimiento del año pasado de un 7.7 por ciento al expandirse un 19.6 por ciento, superando el objetivo del 18 por ciento.

Las monedas en Asia subieron ante las noticias de que la economía china de 9.4 billones de dólares se mantendrá en una inercia uniforme tras un inicio poco firme en el año.

Los inversores temían ante la especulación de que China podría anunciar una reducción de su meta de crecimiento esta semana.

Dado que se espera que la expansión del PIB sea de 7.5 por ciento por 'más tiempo', vemos que esta meta será de apoyo a la región, el comercio y las monedas vinculadas a materias primas en Asia", dijo Annette Beacher, analista de TD Securities en Singapur.

Otros expertos fueron menos optimistas y consideran que al rechazar bajar su pronóstico de crecimiento de 7.5 por ciento, Pekín podría no ser tan radical en las reformas como se espera.

Es una señal de que quizás no va a abordar el crecimiento en el crédito tan rápido como pensamos que lo haría", dijo Julian Evans-Pritchard, economista de Capital Economics en Singapur.

En un encuentro plenario del Partido Comunista en noviembre pasado, China anunció reformas ambiciosas que señalaban un paso desde un crecimiento impulsado por la inversión y las exportaciones hacia una expansión más lenta, más equilibrada y sostenida.

Los anuncios del miércoles indican este objetivo está bien encaminado, pero avanza con cautela.

Algunos cambios, como la reducción o el cierre de fábricas endeudadas en sectores afectados por el exceso de capacidad, podrían pasar a un segundo plano para evitar avivar las pérdidas de empleo y socavar la estabilidad social, opinan los analistas.

Li también dijo que el Gobierno impulsará la reforma de la tasa de cambio del yuan. La convertibilidad del yuan en la cuenta de capital sería impulsada, dijo Li.

Agregó que las autoridades establecerían un sistema de seguro de depósitos, un paso hacia la meta de China de la liberación de las tasas de depósitos bancarios.

Li dijo que la batalla contra la contaminación será librada a través de reformas en los precios de la energía para aumentar el uso combustible no fósiles y recortar la capacidad en los sectores del acero y el cemento, que son importantes fuentes de la contaminación del aire.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red