Uganda promulga ley homofóbica que contempla cadena perpetua

El presidente Yoweri Museveni ratificó la polémica ley rechazada por la comunidad internacional; también serán castigados quienes apoyen a un gay

COMPARTIR 
24/02/2014 10:29 Agencias / Fotos: AP y Reuters

KAMPALA, 24 de febrero.- El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, promulgó el lunes una ley que convierte a la homosexualidad en un crimen pasible de cadena perpetua, ignorando críticas y presiones internacionales, informaron fuentes oficiales.

En Uganda, las relaciones homosexuales están prohibidas desde los tiempos coloniales.

Así, quien apoye a un gay o no denuncie comportamientos homosexuales de amigos o conocidos se arriesga ahora a un proceso judicial.

Además, quienes mantengan relaciones homosexuales con menores de edad o enfermos de sida se enfrentan a cadena perpetua.

El Parlamento de Uganda aprobó en diciembre esta polémica ley contra la que defensores de los derechos humanos y representantes de países occidentales llevan semanas protestando.

Según declaró hoy Michelle Kagari, de Amnistía Internacional, se trata de un "gigantesco paso atrás" para Uganda que "institucionalizará el odio y la discriminación de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales".

Tengo mucho miedo, ya hay desconocidos que me están amenazando por teléfono y a través de las redes sociales", dijo un activista homosexual.

Según dijo ante los medios el presidente Museveni, quienes "reclutan" a niños "para hacerlos homosexuales deben ser duramente castigados para defender la cultura" de Uganda.

La semana pasada, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió al mandatario de que la firma de la ley podría entorpecer las relaciones entre ambos países.

Uganda es un país soberano y sus decisiones deben ser respetadas", dijo el lunes un portavoz del presidente, Tamale Mirundi.

Las disposiciones más controvertidas de la ley, que preveían la pena de muerte en caso de reincidencia, relaciones con menores o para las personas con sida, finalmente no se contemplaron en el texto.

El presidente ugandés, en el poder desde 1986, indicó en un primer momento que no promulgaría la ley, pero finalmente cambió de opinión tras consultar a un grupo de científicos que, según él, le explicaron que la homosexualidad "no era una conducta genética".

Las influyentes iglesias evangélicas fomentan la homofobia en Uganda, donde los ataques contra los homosexuales son frecuentes.

jrr

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios