Asteroide rozará la Tierra en la madrugada del 18 de febrero

El cuerpo rocoso 2000 EM26 tiene el tamaño de tres estadios de futbol; los científicos descartan peligro para la Tierra

COMPARTIR 
17/02/2014 13:54 Con información de Agencias y AFP

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de febrero.- A un año de que un enorme asteroide rozara la Tierra –el 15 de febrero de 2013- y la explosión de un meteorito en los cielos de Rusia provocarán severos daños en la ciudad de Cheliabinsk, astrónomos informaron que durante la madrugada del martes un asteroide del tamaño de tres campos de futbol pasara cerca de nuestro planeta.

El cuerpo rocoso de nombre 2000 EM26, tiene unos 270 metros de diámetro y avanza a una velocidad de 12.7 kilómetros por hora.

Los científicos descartan que exista peligro ya que el punto más cercano a la Tierra, en la trayectoria del asteroide, es de una distancia equivalente a unas 8.8 veces de la longitud entre nuestro planeta y la Luna.

El susto en Rusia en 2013

Hace un año, los habitantes de la ciudad rusa de Cheliabinsk miraron asombrados hacia arriba y muchos pensaron que había comenzado una guerra nuclear. Un asteroide estalló en el cielo provocando una lluvia de meteoritos que hoy hacen las delicias de los científicos.

Capturada por muchas cámaras de video, la explosión del asteroide hizo añicos los vidrios de muchas ventanas y la luz ultravioleta generada fue tan intensa que más de veinte personas sufrieron quemaduras en la piel.

No pasó de un gran susto que quedó en la memoria popular de los rusos, pero el meteorito de Cheliabinsk para los científicos fue un regalo del cielo. Los astrónomos dicen que les trajo conocimientos sin precedentes sobre la formación y las órbitas de los asteroides o los riesgos de que una roca rebelde pueda impactar la Tierra.

Fue un evento notable”, dijo a la AFP Mark Bailey, director del observatorio Armagh de Irlanda del Norte.

Sólo unos pocos asteroides cruzan la trayectoria de la Tierra. Muchos menos sobreviven al choque y la fricción con la atmósfera. Los que sí lo hacen, probablemente caigan en el mar, que cubre más de las dos terceras partes del planeta, o en una zona remota, como un desierto, la tundra o la Antártida.

Pero el hecho de que un meteorito explote sobre una ciudad –donde teléfonos celulares y cámaras de vigilancia registraron el evento– y en un país dotado de una rica tradición científica, fue una oportunidad para los investigadores.

El acontecimiento “nos dejó una cantidad colosal de información”, dijo Viktor Grokhovsky de la Academia rusa de ciencias.

ogz

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red