Oposición venezolana admite riesgo de ruptura

El alcalde de Caracas, el antichavista Antonio Ledezma, acepta que hay problemas internos en la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD)

COMPARTIR 
09/02/2014 13:35 EFE

CARACAS, 9 de febrero.- El alcalde metropolitano de Caracas, el líder antichavista Antonio Ledezma, admitió hoy que existe riesgo de ruptura en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la alianza opositora, y que el Gobierno de Nicolás Maduro se beneficia de ello.

Hay problemas, hay dificultades y eso no se puede negar", admitió en una entrevista con la emisora privada Televen, en la cual se situó entre los opositores que intentan mediar entre los más beligerantes para "evitar que la sangre llegue al río", según dijo.

De concretarse la división de la MUD, añadió el alcalde sin identificar a los dirigentes que la propician, "los primeros que montarían un gran sarao" serían Maduro y sus seguidores.

Sin embargo, Ledezma restó dramatismo a la situación y matizó que los problemas en la MUD son naturales y hasta necesarios y que surgen porque cada integrante tiene su manera de interpretar los fenómenos políticos del país.

Es natural que existan discrepancias, pero debe primar la inteligencia, porque no estamos jugándonos una aspiración personal (...); nos estamos jugando el país", afirmó y ponderó el liderazgo nacional del ex candidato presidencial Henrique Capriles.

Capriles ha jugado un papel trascendental y no solo que no se le debe debilitar, sino que más bien tenemos que exaltar sus virtudes", exhortó.

Proceso de 'revisión'

Capriles reveló el domingo pasado en el mismo programa de Televen que la MUD vive un "proceso de revisión" de su liderazgo tras las elecciones municipales de diciembre pasado, cuando actuó como jefe de la campaña electoral de los candidatos opositores, quienes solo conquistaron alrededor de un tercio de los ayuntamientos en disputa.

Las críticas en su contra al interior de la MUD se han intensificado, dijo entonces, debido a que en las últimas semanas no ha dado su apoyo a una serie de manifestaciones propuestas por otros dirigentes de la alianza que no identificó y tildó de desleales.

Algunos de ellos, manifestó, "se sientan al lado de uno (...), atrás de uno y uno tiene que estar pendiente porque lo que hay no es la palmadita sino el cuchillo para clavártelo".

Insistió en que mantendrá su oposición al Gobierno de Maduro y la búsqueda de una "salida democrática a la crisis" que vive el país, pero siempre de manera pacífica y constitucional.

Ese mismo día, unas asambleas opositoras efectuadas en varias ciudades a instancias del dirigente opositor Leopoldo López acordaron convocar a una "gran marcha" en Caracas para el próximo miércoles contra Maduro y autoridades de otros poderes del Estado.

Que se vayan todos, un cambio total y profundo de quienes conducen el Poder Nacional. Quedó claro que el problema ya no solo es Maduro; son todas las cabezas de los poderes públicos que han secuestrado el Estado", dijo López, del partido Voluntad Popular.

López ha actuado junto a la diputada María Corina Machado y ambos han recibido censuras de otros dirigentes de la MUD que les critican el "querer hacerse los radicales", según el secretario general del partido opositor Acción Democrática, Henry Ramos.

jrr

Relacionadas

Comentarios