NSA recopila 30% de datos telefónicos

La disminución de la obtención de información se debe a que hay menos líneas fijas y más móviles

COMPARTIR 
08/02/2014 02:52 EFE y AP
El extécnico de la CIA Edward Snowden filtró documentos de la Agencia de Seguridad Nacional sobre el espionaje que ésta realiza a miles de personas. Foto: AP

WASHINGTON, 8 de febrero.— La Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) recopila menos de 30% de los registros telefónicos de estadunidenses, debido a la incapacidad desde hace años de ponerse al nivel del aumento de usuarios de teléfonos celulares, según fuentes citadas por The Washington Post.

Desde mediados del año pasado los expertos han asegurado que las revelaciones del extécnico de la CIA Edward Snowden demostraban que la agencia tiene la capacidad de recopilar los metadatos telefónicos (datos de la llamada, pero no contenido) de prácticamente todos los estadunidenses.

Un funcionario indicó al Washington Post que en 2006 la NSA recopilaba prácticamente todos los datos de llamadas que se realizaban en EU bajo el programa de espionaje revelado por Snowden, pero esa capacidad cayó a menos de 30%.

No obstante, la NSA intentó que las compañías de telefonía móvil que no les permiten acceder a esos datos lo hagan lo antes posible, con la intención de que sus programas antiterroristas sean realmente eficaces.

“Para encontrar una aguja en un pajar hace falta tener todo el pajar para poderlo registrar”, indicó en una audiencia del Congreso el pasado julio el asistente al fiscal general, James Cole.

Expertos consultados por The Washington Post indicaron que el bajo porcentaje se explica en el caso de que la NSA también contabilice entre las llamadas que no puede registrar las que tienen lugar en internet, con programas como el Skype.

Esto cambiaría si, como prometió el presidente Barack Obama el mes pasado, la NSA deja de hacer acopio de datos telefónico y guardarlos durante años para que se queden bajo control de los operadores telefónicos privados y sólo sean provistos a la agencia con una orden judicial concreta.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos comenzó a recopilar esos metadatos telefónicos, especialmente de operadores de líneas fijas, pero con la cada vez más rápida transición a los teléfonos celulares, han tenido mayores problemas para ponerse al mismo nivel.

Pese a las medidas prometidas por Obama, la NSA sigue construyendo un discreto y gigantesco complejo en el desierto de Utah, donde aparentemente podría almacenar un número aún mayor de registros telefónicos o tráfico de internet en todo el mundo.

Fuerte descenso

El volumen de llamadas interceptadas descendió desde 2006.

El escaso porcentaje de llamadas interceptadas actualmente llevó a algunos expertos a dudar de la eficacia del programa. El científico de Princeton Edward Felten expresó sus dudas de que “las explicaciones usadas para justificar el programa sean consistentes con la forma en la que se han desarrollado estas operaciones”.

Desde 2009 a 2012, el número de líneas terrestres descendió de 127 millones a 96, un descenso de 24 por ciento, mientras que el uso de teléfonos móviles se disparó de los 255 millones a los 326 millones de 2007 a 2012, según cifras oficiales.

Funcionarios indicaron que el proceso de recopilación de datos móviles es más complicado. “No sólo consiste en que un tribunal ordene a una operadora que te dé los teléfonos. Hay que asegurarse de que el sistema está listo y de que los datos responden a las peticiones del tribunal”, indicó un oficial de la agencia.

Descarta videoconferencia

El extécnico de la CIA Edward Snowden rechazó la invitación a testificar en persona o por videoconferencia ante la comisión del Parlamento Europeo (PE) que investiga el escándalo de espionaje de Estados Unidos a Europa.

En una carta recibida ayer por los miembros de la comisión de Libertades Civiles del PE, el abogado de Snowden, Wolfgang Kaleck, explica que “es imposible” para el filtrador “dar su testimonio tanto personalmente como mediante videoconferencia”.

El letrado explica en la misiva que el exempleado de la CIA no tiene problemas, sin embargo, para “responder a un cuestionario que le remita la comisión” en cuestión.

Kaleck advierte que “el señor Snowden quiere enfatizar que no se debe esperar que dé nueva información, sino más bien exponer su experiencia en la materia y explicar lo que ya se ha contado”.

Snowden también podría “comentar la autenticidad de los documentos revelados, así como las prácticas institucionales” de la Administración estadunidense.

La comisión de Justicia e Interior del PE invitó a Snowden el pasado 9 de enero, después de alcanzarse un acuerdo de los coordinadores de los grupos políticos de la Eurocámara.

El próximo 12 de febrero está previsto que los trabajos de la comisión de investigación lleguen a su término.

Comentarios

Lo que pasa en la red