Francia cierra la puerta a fecundación asistida para lesbianas

El gobierno anuncia que no apoyará dicha práctica, incluida los vientres de alquiler a las parejas homosexuales, en la ley sobre la familia que se comenzará a debatir en abril

COMPARTIR 
03/02/2014 08:51 EFE / Fotos: Reuters y Especial
El aviso gubernamental llega un día después de las manifestaciones que reunieron en París y Lyon a miles de personas en defensa del modelo tradicional de familia.

PARÍS, 3 de febrero.- El Gobierno socialista francés anunció hoy que no apoyará la legalización de la fecundación médicamente asistida ni los vientres de alquiler a las parejas homosexuales, un día después de las manifestaciones que reunieron en París y Lyon a miles de personas en defensa del modelo tradicional de familia.

El primer ministro hizo saber a través de sus colaboradores que el Ejecutivo se opondrá a todo intento de legalización de estas prácticas en la ley sobre la familia que los diputados comenzarán a debatir en abril próximo.

Ese anuncio, adelantado por el ministro del Interior, Manuel Valls, representante del ala más conservadora del Partido Socialista (PS), supone un cambio de doctrina del Gobierno, al tiempo que levanta discrepancias entre algunos de sus correligionarios.

El presidente, François Hollande, que siempre se ha mostrado opuesto a legalizar los vientres de alquiler, se había comprometido durante la campaña electoral a aprobar la fecundación asistida para las parejas de lesbianas, un derecho que ya existe en países vecinos como España o Bélgica.

El Ejecutivo retiró el año pasado ese punto de la ley de los matrimonios homosexuales y prometió a las organizaciones gays y lesbianas que lo introduciría en la ley sobre la familia.

Valls aseguró que la ley sobre la familia no entrará en el tema de la fecundación asistida para homosexuales y que el Ejecutivo no apoyará ninguna enmienda en ese sentido.

Poco después, el portavoz de los diputados socialistas, Bruno Le Roux, aseguró que la posición de sus compañeros no está cerrada y que hay que esperar al informe del Comité Nacional de Ética, al tiempo que aseguró que su grupo no se opone a "ninguna apertura a nuevos derechos para los niños".

Más tajante fue el diputado socialista Erwann Binet, relator de la ley que legalizó en mayo pasado los matrimonios entre personas del mismo sexo, quien afirmó que ese texto ya permitía a parejas de lesbianas registrar como propios hijos que habían tenido mediante fecundación artificial en otros países.

Pero ante esa discordia, el portavoz del PS, David Assouline, afirmó que su formación está en la misma línea que el Gobierno y no apoyará la legalización de estas prácticas.

El PS no quiere que en la nueva ley haya otros debates ni otras proposiciones sobre esta cuestión", zanjó.

El cambio de postura del Ejecutivo ha provocado la "sorpresa" de los colectivos homosexuales.

La portavoz de LGTB, la principal de ellas, Sylvie Fondacci, acusó al Ejecutivo de "ceder" ante la presión de los "sectores conservadores", que no dejan de "acosar a los homosexuales".

No entendemos este cambio de postura que obligará a muchas lesbianas a acudir a otros países, como Bélgica o España, como si fueran clandestinas", aseguró, al tiempo que pidió al Ejecutivo que clarifique su posición.

Mientras, La oposición conservadora de la UMP acusó a los socialistas de estar en "permanente ambigüedad" sobre este asunto, al tiempo que recordó las numerosas ocasiones en las que el presidente, el primer ministro y el propio Valls se han mostrado favorables a la fecundación asistida para lesbianas.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red