Merkel se lanza contra Obama

La canciller alemana criticó el espionaje de Washington y Londres contra su gobierno

COMPARTIR 
29/01/2014 23:56 Enrique Müller/ Especial
La canciller Angela Merkel dio sentada su discurso de una hora, algo que nunca había sucedido con un jefe de gobierno. Foto: Reuters
La canciller Angela Merkel dio sentada su discurso de una hora, algo que nunca había sucedido con un jefe de gobierno. Foto: Reuters

BERLÍN, 30 de enero.– Seis semanas después de haber jurado en el cargo, la canciller Angela Merkel ofreció ayer dos sorpresas a su país, al ocupar la principal tribuna política del país para pronunciar la primera declaración de su gobierno en la actual legislatura.

Merkel llegó al Bundestag apoyada en muletas, un hecho que la convirtió en la primera jefa del gobierno alemán que pronunció su discurso, de una hora de duración, sentada en una silla.

No fue la única novedad de la sesión parlamentaria que tuvo lugar en el histórico Reichstag de Berlín, sede del Bundestag. Merkel, aprovechó su primera declaración de gobierno ante el Parlamento alemán para criticar, con una energía poco común, a Estados Unidos y Gran Bretaña por las actividades de espionaje que realizaron ambos países en territorio alemán y que salieron a la luz gracias a las denuncias que realizó Edward Snowden, un extécnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés).

Nunca antes un jefe de gobierno alemán había utilizado palabras tan duras para criticar a su principal aliado político en el mundo. En su discurso, Merkel señaló que Washington había puesto en peligro toda su reputación al violar la libertad del individuo, un valor por el que era admirado en el resto del mundo.

No fue todo

La canciller, cuyas comunicaciones electrónicas han sido vigiladas por los técnicos de la NSA desde la embajada de EU en Berlín, insistió en que el daño había sido tan enorme que sería difícil superarlo en un plazo breve de tiempo a pesar de las señales de buena voluntad expresadas por el presidente Barack Obama, quien prometió ante las cámaras de la televisión alemana que, mientras el fuera presidente, las comunicaciones electrónicas de Merkel dejarían de ser espiadas por la NSA.

Las potencias occidentales que sacrifican la libertad en la búsqueda de seguridad envían una señal equivocada a miles de millones de personas que viven en países no democráticos”, dijo Merkel. “Las acciones en las cuales el fin justifica los medios, en las cuales se hace todo lo que es posible técnicamente, violan la confianza y siembran la desconfianza. El resultado final no es más seguridad, sino menos”, agregó.

Merkel, cuyo teléfono celular fue supuestamente sometido a escuchas por la NSA, tiene intenciones de viajar a Washington en los próximos meses para entrevistarse con el presidente Barack Obama y mañana se reunirá con el secretario de Estado, John Kerry, para discutir “la asociación transatlántica y asuntos de política internacional”, como informó su portavoz, Steffen Seibert.

Pero antes de su cita en Washington, Merkel se atrevió a calificar como un acto criminal el espionaje electrónico llevado a cabo por la NSA en su país. “Queremos que internet siga siendo una promesa y queremos evitar que sea destruido desde dentro por el mal uso criminal y no transparente de un control sin límites que se realiza desde el exterior”, denunció.

Merkel subrayó que “Alemania no podría desear un mejor socio que Estados Unidos”, pero reconoció que el escándalo de espionaje había dejado al desnudo que los aliados de su país estaban “muy alejados” de la “cuestión ética” que plantea la libertad versus la seguridad en la vigilancia electrónica del Estado. “¿Es correcto que nuestros socios más próximos como Estados Unidos y Gran Bretaña obtengan el acceso a todos los datos imaginables, afirmando que es por su propia seguridad y la seguridad de sus socios?”, se preguntó Merkel. “¡No! ¡Esto no puede ser correcto!”, añadió.

La canciller, que creció durante la era comunista en la exAlemania del Este, reiteró que Berlín se estaba esforzando por lograr un acuerdo europeo de no espionaje y nuevas reglas para salvaguardar la privacidad de los datos, pero tuvo que admitir que las negociaciones se habían estancado y que todo parece señalar que el tratado jamás será firmado.

Sé que hay muchos que piensan que esas conversaciones están condenadas desde el principio y que no son realistas. Puede ser... Pero creo que Estados Unidos quiere seguir siendo considerado un país amigo, por sus propios intereses”, esgrimió, para sentenciar: “Yo sí creo en esas conversaciones y las dirijo con la fuerza de nuestros argumentos, ni más ni menos”.

Merkel reconoció las enormes necesidades que en materia de seguridad impuso al mundo entero el ataque a las torres gemelas en Nueva York y dio las gracias a Estados Unidos y sus servicios de inteligencia por los grandes servicios que han cumplido desde entonces en materia de lucha contra el terrorismo. “Pero ningún político en el mundo puede sostener que los hechos que hemos conocido en el último medio año presenten progresos fundamentales de proporcionalidad”,dijo, mencionando de forma expresa las revelaciones de Edward Snowden.

Relacionadas

Comentarios