Obama ordena que no se espíe a mandatarios de países aliados

El presidente estadunidense prometió más garantías para los ciudadanos de países extranjeros y que no se espiará a líderes aliados

COMPARTIR 
18/01/2014 08:44 Notimex, EFE, AP y DPA

WASHINGTON, 18 de enero.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer que giró instrucciones para que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) deje de monitorear las comunicaciones de los países aliados.

El jefe de la Casa Blanca mencionó que como parte de la nueva directiva emitida ayer, no se van a monitorear “las comunicaciones de jefes de Estado y gobiernos de nuestros amigos cercanos y aliados”.

Si yo quiero saber qué piensan acerca de un tema en particular, voy a tomar el teléfono y les voy a llamar”, afirmó el mandatario estadunidense.

Hablando ante miembros de su gabinete, legisladores e invitados especiales en el Departamento de Justicia, Obama ofreció garantías a gobiernos extranjeros de que sus derechos y soberanía no se verán menoscabados por las actividades de espionaje.

Explicó que las modificaciones anunciadas ayer están orientadas a dar transparencia a estas actividades, otorgar garantías adicionales de que se realizan en apego a las leyes y limitar el impacto que algunas de estas acciones tienen sobre empresas de telefonía y servidores de internet.

“Las reformas que estoy proponiendo deberán darle a los estadunidenses mayor confianza de que sus derechos están siendo protegidos, aun cuando nuestras agencias de inteligencia y policiacas mantienen las herramientas que necesitan para mantenernos seguros”, dijo.

“La gente alrededor del mundo, sin importar su nacionalidad, debe saber que Estados Unidos no está espiando a gente ordinaria que no amenaza nuestra seguridad nacional y que vamos a tomar en cuenta sus preocupaciones sobre la privacidad”, expresó Obama.

Indicó que ese mismo estándar se aplicará a los líderes de países aliados y amigos, algunos de los cuales continúan molestos tras las revelaciones hechas por el ex técnico de la CIA, Edward Snowden, de que sus comunicaciones privadas fueron intervenidas por Estados Unidos.

De acuerdo con documentos filtrados a la prensa por Snowden, los mandatarios de Brasil, Dilma
Rousseff; México, Enrique Peña Nieto, y de Alemania, Angela Merkel, entre otros, fueron espiados por la NSA.

Como parte de los cambios, Obama anunció el inicio de un proceso de “transición” como resultado del cual la NSA dejará de tener el resguardo de los metadatos obtenidos en sus labores de espionaje electrónico.

Dijo que este cambio pondrá fin a la estructura actual de la llamada sección 215 de la Ley Patriota respecto al resguardo de estos datos.

La ley, aprobada después de los ataques terroristas de 2001, es la que permite al gobierno federal conducir estas labores de espionaje, cuya existencia fue revelada el año pasado por Snowden, sobre quien Obama tuvo una mención superficial en su discurso de casi una hora.

Límite judicial

El Presidente indicó que se pondrá un límite a la vigencia de las órdenes judiciales —conocidas como cartas de seguridad nacional— que el gobierno utiliza para obligar a entidades privadas a proveer cierta información, prohibiendo a la vez que éstas hagan público el requerimiento.

“He instruido al procurador general modificar cómo usamos las cartas de seguridad nacional de manera que su secrecía no sea indefinida y concluya en un tiempo determinado a menos que el gobierno demuestre la necesidad real de mantenerla por mayor tiempo”, aseveró.

De igual forma, se reformarán programas y procedimientos a partir de un proceso periódico de revisión por parte del procurador general, Eric Holder, sobre los programas de espionaje, tanto domésticos como externos.

Obama mencionó que algunos cambios administrativos serán adoptados de manera unilateral, y para otros buscará la ayuda del Congreso, como en el caso del resguardo de los llamados metadatos.

Lamenta revelación de Snowden

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, denunció ayer las revelaciones sobre los programas de vigilancia estadunidenses que hizo el informático estadunidense Edward Snowden y lamentó que “cualquier persona pueda interferir en los programas de seguridad” de ese país.

“La defensa de nuestra nación depende en parte de la fidelidad de aquellos a los que se les confían los secretos de nuestra nación”, dijo Obama en una intervención televisiva.

“Si cualquier individuo que tenga objeciones sobre la política del gobierno puede tomar y publicar información clasificada, entonces jamás seremos capaces de mantener la seguridad de nuestra gente o tener una política exterior”.

En opinión de Obama, la “forma espectacular” en la que se hicieron las revelaciones hizo que la información sobre la inteligencia fuese accesible a los enemigos de Estados Unidos, lo que podría tener implicaciones durante mucho tiempo.

Snowden filtró a la prensa mundial en julio pasado cómo funcionaban los programas de espionaje en la red de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), lo que causó un gran revuelo, problemas diplomáticos y que el joven huyera de Estados Unidos. Actualmente está refugiado en Rusia.

Por su parte, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, desestimó el discurso del presidente Obama, anunciando cambios a las prácticas de vigilancia de los servicios de inteligencia norteamericanos y afirmó que las reformas sólo son posibles gracias a las filtraciones de Snowden, de lo contrario el monitoreo habría aumentado, afirmó.

“Es vergonzoso que un jefe de Estado hable durante casi 40 minutos y no diga casi nada”, dijo Assange tras escuchar el discurso de Obama sobre cambios en las prácticas de espionaje de la NSA.

En tanto, el gobierno alemán saludó el anuncio del presidente Obama de limitar las acciones de espionaje a los extranjeros por parte de las agencias de inteligencia.

 

Las herramientas para vigilar

Estos son los principales programas utilizados por la NSA que apuntan a identificar a sospechados terroristas.

Los metadatos telefónicos:

  • Los operadores telefónicos estadunidenses provén a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de metadatos del conjunto de llamadas telefónicas realizadas en Estados Unidos. Estos metadatos implican el número discado, la duración de la llamada y la hora, pero no incluyen ni el nombre del abonado, ni el registro de la conversación.
  • El “Patriot Act”, votado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, y en particular su artículo 215 aseguran la base jurídica de este programa (ley renovada en 2006, luego en 2011; y que debe expirar en junio de 2015).
  • La NSA afirma que este pajar es indispensable para encontrar la aguja que significan eventuales cómplices de sospechados terroristas en territorio estadunidense. La base de datos llevó a 300 búsquedas en 2012 realizadas por los 22 analistas de la NSA habilitados para acceder a la información.

 Prism:

  • Desde 2007, el programa Prism permite a la NSA recuperar el contenido de las comunicaciones (correos, fotos, videos, documentos) de usuarios de los sitios Microsoft (desde 2007), Yahoo (2008), Google, Facebook, PalTalk (2009), Youtube (2010), Skype, AOL (2011), Apple (2012). Estos gigantes de internet cuestionan el brindar un acceso especial a sus servidores a la NSA.
  • El programa apunta a las personas que la NSA considera que son extranjeros, y que no viven en EU. La Constitución norteamericana requiere un mandato individual para obtener las comunicaciones de ciudadanos y extranjeros que viven en su territorio.
  • El artículo 702 de la ley FISA Amendment Act de 2008 es la base jurídica del programa (ley renovada en diciembre de 2012 hasta diciembre de 2017).
  • Prism y un programa corolario de interceptación directa de cables de fibra óptica representan la fuente de información más rica de la NSA.
  • Según su director, el general Keith Alexander, una cincuentena de atentados en el mundo fueron frustrados gracias a estos programas, así como por el de metadatos telefónicos, una cifra cuestionada por sus críticos.

 El papel de la corte secreta: la Foreign Intelligence Surveillance Court (FISC)

  • Creada en 1978 e integrada por 11 jueces, la FISC aprueba regularmente y secretamente los programas de la NSA, que obtiene así la autoridad para almacenar y utilizar los datos sin necesidad de solicitar mandatos judiciales para cada petición informática.
  • La FISC otorga también mandatos individuales para investigar sobre un sospechoso en Estados Unidos e intervenir sus comunicaciones.
 

Relacionadas

Comentarios