Consideran que el frío comenzará a ceder en EU

El termómetro no superó ayer los -10 grados centígrados en NY, pero se espera que la intensa ola gélida que afecta a buena parte de la Unión Americana y Canadá desde hace una semana dé paso a temperaturas más clementes

COMPARTIR 
09/01/2014 02:06 EFE, DPA, AFP y AP

WASHINGTON, 9 de enero.– El vórtice polar que congeló esta semana un tercio de Estados Unidos empezó a retirarse ayer, lentamente, dejando atrás al menos 21 muertos y pérdidas que se calculan ya en más de cinco mil millones de dólares.

La tormenta invernal Hércules, que empujó fuertes nevadas desde el noreste del país a finales de la semana pasada, y la ola de frío que batió marcas mínimas en vastas áreas de EU, afectó a unos 187 millones de personas.

El día comenzó con cielo despejado en la mayor parte de los 32 estados que el martes tuvieron avisos oficiales de emergencia por las bajas temperaturas. El martes hubo temperaturas de cero grados Celsius o menos en los 50 estados de la Unión Americana, incluido Hawai.

Y el número de vuelos comerciales cancelados ayer por la mañana rondaba los mil 700, comparados con dos mil 500 un día antes.

El frío, que acentuado por el viento llevó la sensación térmica a unos 40 grados centígrados bajo cero en Minnesota y Wisconsin, obligó al cierre de escuelas en 14 estados del centro y nordeste del país, e interrumpió las labores de agencias del gobierno y empresas privadas.

El frente meteorológico polar llevó temperaturas extremas desde Boston, en Massachusetts, a Knoxville, en Tennessee, y desde Atlanta, en Georgia, a Little Rock, en Arkansas, y batió en el Parque Central de Nueva York un récord de 118 años.

El Servicio Meteorológico Nacional siguió dando cuenta de temperaturas bajo cero en casi un tercio del país, pero el pronóstico ofrece un alivio para los próximos dos días.

Las autoridades de diferentes estados dieron, en conjunto, información sobre al menos 21 muertes relacionadas con la tormenta de nieve del domingo pasado y la ola de frío que la siguió.

Varias de las víctimas fueron personas desamparadas, sin hogar, o que no llegaron a tiempo a alguno de los cientos de albergues públicos abiertos por las municipalidades y las iglesias desde Maine a Florida y desde Virginia del
Oeste a Dakota del Norte.

Creemos que el problema es de corta duración pero calculamos el costo (de las inclemencias) en unos cinco mil millones de dólares por el tamaño de la población afectada”, dijo por su parte Evan Gold, vicepresidente de la compañía Planalytics, que hace análisis para las empresas privadas.

“El impacto es aparente en la pérdida de productividad, la bajada del gasto de los consumidores y las facturas de  calefacción más alta”, declaró Gold a la cadena NBC de televisión.

Florida también se congeló

El vórtice polar que ha afectado a varios estados de Estados Unidos no dejó de pasar su factura por la soleada Florida.

La masa de aire helado proveniente del Polo Norte hizo que las temperaturas en Florida llegaran al punto de congelación, especialmente el martes en la madrugada.

El estado del sol, como se le conoce, amaneció con las hojas de sus plantas y cultivos cubiertas de una capa fina de hielo.

Es por eso que los agricultores y médicos, especialmente, se prepararon para evitar problemas. Muchos cultivos de naranja y otras frutas pasaron las últimas noches bajo las cobijas, con cobertores para protegerlos. A los ciudadanos además se les advirtió cubrirse bien y evitar estar al aire libre más de lo necesario, para prevenir cualquier afectación a su salud.

 

Ola de calor mata a peces

Cientos de peces aparecieron muertos ayer sobre las aguas del lago de un parque de Buenos Aires, al parecer por las altas temperaturas que se registraron en la capital argentina. Las especies más afectadas fueron los bagres y sábalos.

Alejandro Pérez, director del Parque Tres de Febrero, donde fueron vistos los animales muertos, dijo que éstos sufrieron las consecuencias de una seguidilla de días entre mediados y fines de diciembre en los que se registró una intensa ola de calor, lo que elevó la temperatura del agua. “Eso le resta oxígeno a las aguas y los que han sufrido las consecuencias son las especies de gran tamaño”, dijo Pérez.

Durante la ola de calor, los termómetros treparon a más de 32 grados centígrados y registraron mínimas altas, de 25 grados. A partir del primero de enero las temperaturas bajaron, aunque el lunes volvieron a superar los 32 grados y luego han disminuido por efecto de una tormenta.

Pérez también indicó que los últimos análisis de las aguas son del 30 de diciembre y los parámetros fueron normales. “No estamos teniendo como hipótesis la contaminación a algún factor externo”, afirmó.

Los peces fueron sacados del agua con embarcaciones provistas de un rastrillo. El Parque Tres de Febrero es muy frecuentado por personas que van a hacer deporte y familias que quieren disfrutar del aire libre.

Comentarios

Lo que pasa en la red