Mueren al menos 18 militares en una emboscada en Irak

Entre los fallecidos están varios altos cargos del ejército; el ataque ocurrió en la provincia de Anbar y dejó 32 heridos

COMPARTIR 
21/12/2013 13:27 Reuters

RAMADI, 21 de diciembre.- Al menos 18 militares iraquíes murieron en una emboscada el sábado en la provincia de Anbar, una zona en el oeste de Irak dominada por suníes, dijeron fuentes militares.

Tanto el comandante de la Séptima División del ejército como el comandante de su vigésimo octava brigada y varios altos cargos estaban entre los fallecidos, dijeron las fuentes. 

En el ataque también fueron heridos 32 soldados.

No se facilitó de inmediato una explicación de por qué había tantos oficiales de alto rango en el área, dominada por suníes vinculados a Al Qaeda, pero algunas fuentes sugirieron que habían llegado a documentar una reciente victoria militar en un área cercana.

Varias fuentes dijeron que había tres atacantes suicidas con bombas, que portaban cinturones explosivos. Los atacantes detonaron las bombas tras haberse mezclado entre los oficiales dentro de una casa deshabitada en el pueblo de Rutba, en el oeste del país, a unos 360 kilómetros al oeste de Bagdad.

Hasta ahora, todo lo que sabemos es que de la nada salieron tres atacantes suicidas con bombas y las detonaron entre los oficiales", dijo un funcionario militar que estuvo en la escena.

El primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, ordenó que las tropas ubicadas en el área lanzaran una operación para perseguir a los militantes que perpetraron el ataque, dijeron las fuentes.

Ningún grupo se atribuyó inmediatamente la responsabilidad, pero los ataques suicidas con bombas son el sello distintivo de la facción iraquí de Al Qaeda, que se fusionó este año con la unidad siria para formar el Estado Islámico de Irak y Levante (Siria).

Los militantes vinculados a Al Qaeda han intensificado sus ataques contra las fuerzas de seguridad, los civiles y cualquiera que se considere está apoyando el Gobierno dirigido por los chiíes, y llevando a Irak a sus peores niveles de violencia en cinco años.

En un incidente separado, el comandante en jefe de la fuerza policial en Shirqat, a unos 300 kilómetros al norte de la capital siria, murió y otros cuatro de sus oficiales fueron heridos cuando una bomba ubicada al lado de un camino explotó, dijeron fuentes policiales y médicas.

jrr

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios